Bolsa, mercados y cotizaciones

La temporada de resultados en Wall Street no defrauda tras superar el ecuador

  • Los beneficios del S&P 500 son un 8% mejores de lo previsto por el mercado
  • La bolsa europea muestra mayor debilidad: la sorpresa es negativa
  • Las tecnológicas mejoran previsiones en ambas geografías
Edificio de la bolsa de Wall Street. Dreamstime
Madridicon-related

Wall Street no ha defraudado hasta la fecha al mercado con los resultados empresariales del tercer trimestre. Con casi el 60% del total del S&P 500 con sus cuentas actualizadas hasta septiembre los beneficios son un 8% mejores de lo esperado por los expertos. Y en ventas tampoco estuvieron por debajo de lo previsto por el consenso de mercado que recoge Bloomberg.

La sorpresa (que mide en porcentaje los resultados trimestrales frente a lo esperado por la media de expertos) afianza la fortaleza de la bolsa estadounidense, a pesar del clima geopolítico, la tensión de la deuda soberana y la previsible desaceleración de la economía por los últimos ajustes de las políticas monetarias. Un cóctel que agrega volatilidad y riesgo en la toma de las decisiones para los inversores a dos meses de que finalice el año, según el director de inversiones financieras de Mutualidad, Pedro del Pozo.

Frente a la fortaleza de Wall Street se postula el índice paneuropeo Stoxx 600 que al superar el ecuador de los resultados (53% de las compañías con el tercer trimestre publicado) defrauda en ventas y beneficios. La mejora del 8% de las previsiones del mercado de la bolsa estadounidense eclipsa a la bolsa europea que defrauda en un 8,2% en cuanto a beneficios y un 2% en ventas.

Además, el crecimiento trimestral en el S&P 500 es un hecho con casi el 60% del índice con sus resultados publicados hasta el tercer trimestre mientras que el índice europeo refleja la contracción de los resultados respecto al periodo anterior. De esta forma, menos del 50% de las compañías del Stoxx 600 consiguen declarar beneficios de junio a septiembre. "Las empresas europeas expuestas a mercados emergentes registran datos particularmente débiles, en especial los beneficios por acción en Alemania y Francia", explicaron desde Bank of America, que ven en los países periféricos (como España o Italia) mejores presentaciones de resultados hasta la fecha.

No obstante, y a falta de que finalice la temporada de resultados a mediados de noviembre, la mayor parte de analistas considera que en el cierre del 2023 se verá deterioro de beneficios e ingresos tanto en Wall Street como en la bolsa europea. "En EEUU, el impulso del beneficio por acción sigue siendo positivo, aunque la tendencia de las ventas y las revisiones del beneficio por acción sugieren un impulso menos fuerte en el futuro", estimó el estratega de renta variable de Generali Investments, Michele Morganti.

Las principales diferencias se ven en el desglose por sectores. En ambas geografías la tecnología sigue siendo el motor del crecimiento y el grupo que más sorprende a los expertos (véase apoyo), que esperaban un deterioro de la actividad en este periodo ante la debilidad de la economía China y el entorno de tipos de interés altos, tanto en Estados Unidos como en la eurozona.

20 de las 26 tecnológicas europeas del Stoxx 600 (el 73% del total) refleja unas ganancias un 6% superiores a las previsiones que recogía Bloomberg. Más notorio es el impulso de las tech estadounidenses cuya sorpresa alcanza el 12% en porcentaje. La otra y última similitud a ambos lados del Atlántico es el sector financiero que refleja un crecimiento trimestral respecto al mismo periodo del año pasado y mejor de lo esperado por los expertos.

El único sector del S&P 500 que no cumple con lo previsto es el energético (con un beneficio medio un 4% por debajo), aunque aún queda la mitad de las compañías del ramo por actualizar sus cuentas. En el Stoxx los grupos que más defraudan son el del consumo discrecional, el inmobiliario, el de materias primas, telecomunicaciones y el sector energético, por ese orden. Por la parte del consumo discrecional destaca la evolución de Air France-KLM, cuyo beneficio declarado fue un 90% pero de lo esperado.

Mientras, las compañías del Stoxx 600 ligadas a la construcción (y al acero o aluminio, principalmente) mientras mayor debilidad de la esperada ante la caída de la demanda global. Hasta el inmobiliario europeo refleja malos resultados cuando los inversores muestran preocupación por su apalancamiento elevado. Pero hay otros casos con nombre propio que destacan por sí solos como la proveedora de energía e infraestructura renovable, Orsted, que recortó su beneficio bruto de explotación en un 23% en los nueve primeros meses del año y eso provoca que cotice en mínimos históricos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud