Bolsa, mercados y cotizaciones

Wall Street se prepara para la peor temporada de resultados en 3 años

  • Se espera un descenso de más del 7%
Foto: iStock
Madridicon-related

Este viernes comienza la temporada de resultados en Wall Street. Como es tradición, los primeros en publicar sus resultados del segundo trimestre y, por tanto, de la primera mitad del año 2023 serán los bancos norteamericanos. Esta época siempre es importante como calibre de la buena o mala salud por la que pasa la economía y, en consecuencia, el mercado. Y en esta ocasión no es distinto, en un momento en el que una vez superada la crisis del Covid, es la inflación cronificada la que está deteriorando el consumo y elevando los costes de las empresas. Además, se van a poder ver las consecuencias de la crisis bancaria que se produjo entre marzo y abril tanto en EEUU como en Europa.

Los analistas esperan en este contexto que las compañías que forman parte del S&P 500 hayan reducido su beneficio por acción en algo más de un 5% durante el segundo cuarto del año, hasta situarse en los 52,67 dólares. Si esto finalmente es así, estaríamos hablando del mayor descenso interanual desde el cuarto trimestre de 2020, en plena pandemia y del tercer trimestre consecutivo a la baja en este sentido, lo que consolidaría este escenario de recesión de beneficios en el que ya se encuentra Wall Street.

"Es muy pronto para decir cómo de profunda va a ser la recesión que viene, pero claramente el deterioro económico ya está aquí", apuntan desde M&G. "El año comenzó con resultados muy sólidos a nivel global pero el mercado prevé un frenazo donde ya haga mella el impacto de tipos y la inflación persistente", explica Ignacio Albizuri, de Miraltabank y Bisontrade. Desde Buy & Hold, Antonio Aspas espera"mejoría en ventas pero plano en beneficios debido a la presión en márgenes por la inflación". "El mercado se fijará especialmente en la capacidad de cada compañía para trasladar este incremento de costes al cliente final", añade. "Mientras se cumpla este escenario, las bolsas podrían seguir teniendo argumentos para mantener la senda alcista pero si los resultados muestran debilidad, las valoraciones alcanzadas volverán a ser exigentes y aumentarían las posibilidades de que los índices experimenten retrocesos drásticos", concluye.

Según recoge el índice que elabora Citi semanalmente con las revisiones al alza y a la baja de las estimaciones de beneficio, durante este año la gran mayoría de las actualizaciones están siendo a la baja en Wall Street pero al alza en el Viejo Continente. Y es que a este lado del Atlántico el panorama es bastante más soleado ya que el consenso espera un incremento de más del 7% del beneficio por acción durante el segundo trimestre que, aunque es cierto que supone el menor crecimiento en dos años, alarga la racha positiva que mantiene Europa desde el último cuarto del ejercicio de 2020. "El mercado ha sido muy positivo respecto al buen año que hemos visto en 2022 pero vemos aún mucha incertidumbre ya que hay valores que pese a que han incrementado mucho sus beneficios no se han revalorizado", señala Albizuri. "Pensamos que unos resultados mejores de lo esperado no tienen por qué ser un catalizador positivo para las bolsas después de las fuertes alzas del inicio del curso", agrega.

Desde Bank of America apuntan como la principal razón de esta diferencia a "un primer trimestre mucho mejor de lo esperado y un entorno inflacionario mejor que el de Estados Unidos". Hay que recordar que en el primer cuarto del ejercicio, las cotizadas del S&P 500 anunciaron beneficios que se quedaron un 7% por encima de las expectativas del mercado mientras que a este lado del Atlántico el balance fue incluso más sorprendente al reportar un BPA conjunto un 30% por encima de la previsión. "Europa sigue liderando las revisiones de estimaciones aunque es cierto que en el último mes es donde menos han variado", recuerdan desde el banco norteamericano.

Peor evolución en Europa

En lo que va de año es cierto que el EuroStoxx 50 y el S&P 500 igualan el tono positivo. No así el Stoxx 600 que por el efecto del resto de bolsas ajenas al euro, especialmente la de Londres, las subidas se quedan por debajo de la mitad, algo más de un 6% desde el inicio del año.

Históricamente la bolsa americana se ha comportado a largo plazo mejor que la europea y precisamente la respuesta está en los beneficios. "Desde 2007 los beneficios totales de los integrantes del S&P 500 crecieron aproximadamente un 120% frente a solo un 36% de sus homólogos europeos, que han pagado una mayor austeridad fiscal tras la crisis de 2008, cierre del crédito bancario, falta de empresas disruptivas y una exposición limitada al sector tecnológico", exponen los analistas de Wellington Management.

Esto explica por qué Europa siempre ha cotizado con descuento frente a Wall Street. De cara a los beneficios previstos este año, el consenso de analistas que recoge FactSet apunta a un crecimiento del BPA del 1% en el Stoxx 600 y un descenso del 0,2% en el S&P 500. Así, este último se compra a 20,2 veces por PER (veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción), lo que implica una prima del 56% frente al primero. "Esta diferencia tenderá a estrecharse cuando los tipos de interés se normalicen", concluyen en Wellington.

El Ibex batirá el crecimiento del resto de Europa

Antes del inicio de la oleada de presentaciones de resultados de este verano, los analistas prevén que sea el Ibex el índice que cuyos beneficios más hayan crecido durante el segundo trimestre. En este contexto, el consenso apunta a un incremento del BPA de más del 25% con respecto al mismo periodo del año pasado, muy por encima del promedio del Stoxx 600. Para el conjunto del ejercicio se esperan 913 euros por acción, lo que implica un ascenso del 12,6% y la mayor cuantía desde 2011. No obstante, de cara al año que viene el mercado deja de ver crecimiento y vaticina un ligero descenso en el BPA y un multiplicador de beneficios de 10,4 veces.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud