Precio del Bitcoin en euros hoy: datos en tiempo real y evolución histórica de la criptomoneda

Image
Autor

Autor: Redacción de Servicios de comparación financiera

Actualizado: 23 de enero de 2024, 12:10

 

La del Bitcoin es una historia llena de grandes crestas y profundas depresiones. Su gráfica es tan abrupta como la orografía de los Picos de Europa, en especial a partir de 2017, cuando se convirtió en un auténtico fenómeno de inversión. Desde entonces ha protagonizado subidas extraordinarias y sonados batacazos, evoluciones que han hecho ganar bastante dinero a unos pocos y perder grandes sumas a otros muchos.

El Bitcoin, como cualquier otra criptomoneda, se caracteriza por su volatilidad y la dificultad para prever su comportamiento a corto y medio plazo. De hecho, en los momentos de mayor optimismo con este activo no fueron pocas las voces que vaticinaron que, tras su enorme crecimiento, se estabilizaría al alza. Sin embargo, al poco tiempo esas mismas voces vieron como el valor de la criptodivisa se hundía casi hasta los cimientos.

Pero, sin duda, una cosa diferencia al Bitcoin de otras criptomonedas, y es su enorme capacidad para recuperarse de los reveses del mercado. A cada caída de su valor le ha seguido un periodo de recuperación, en algunos casos extremadamente rápido y en otros más prolongado y paulatino, pero, hasta el momento, siempre ha vuelto a renacer de sus cenizas.

A continuación te mostramos una gráfica con la evolución de su valor en tiempo real. Un poco más abajo analizamos su recorrido histórico, los elementos que influyen en sus cambios de precio y las posibilidades de hacer previsiones sobre este activo, tan volátil como atractivo.

Advertencia: invertir en Bitcoin es extremadamente arriesgado y las posibilidades de perder parcial o totalmente el dinero con este activo son bastante elevadas. Antes de empezar a operar con ellos es importante informarse sobre sus características y comprender sus peligros.

Precio del Bitcoin/euro: una historia de cambios abruptos

Desde que comenzase a funcionar en 2009, el Bitcoin ha experimentado notables cambios de valor hasta alcanzar los destacados precios de la actualidad. Para poner un poco las cosas en perspectiva, en marzo de 2010, tan sólo un año después de su lanzamiento, un usuario propietario de grandes cantidades de esta criptomoneda subastó en internet 10.000 unidades de ella por 50 dólares y no encontró comprador. En mayo de ese mismo año se realizó la primera transacción en el mundo real con esta criptodivisa: una persona compró dos pizzas por 10.000 Bitcoin en Florida. En la actualidad, con un precio que supera los 40.000 euros por unidad, el valor de esos 10.000 Bitcoin sería de más de 400 millones de euros. Y, de haberse vendido a su máximo histórico de 59.700 euros (66.400 dólares al cambio en aquel momento), alcanzado en 2021, de casi 600 millones de euros.

Pero claro, es que pocos podían vaticinar el comportamiento que empezaría a tener el Bitcoin algunos años después de aquella fecha como activo de inversión. El primer gran salto de esta criptomoneda se produjo en 2011, cuando su valor pasó de 8 centavos de dólar a 31 dólares en cuestión de seis meses. Estas cifras, comparadas con las actuales, parecen irrisorias, pero en este caso lo destacable es que en muy poco tiempo multiplicó su valor por 38.000. A ese primer gran incremento le siguió un profundo hundimiento hasta los dos dólares para finales del mismo año. Ese primer comportamiento ya daría muestras de lo que sería la evolución de este criptoactivo en los siguientes años.

En 2013 el Bitcoin vuelve a experimentar un importante incremento de su valor, de los 13 dólares a principios de año a los 1.240 de los últimos meses, aunque de nuevo sufrió un importante batacazo en diciembre de ese mismo ejercicio al caer a los 600 dólares. Un hundimiento del que tardaría en recuperarse, puesto que no volvería a superar la barrera de los 1.000 dólares hasta principios de 2017. Y en este año, precisamente, se desató la locura por esta criptomoneda, pues por primera vez empezó a ofrecer importantísimos beneficios a quienes hubiesen decidido invertir en ella: en enero de 2017 tenía un valor 800 dólares por unidad, mientras que para mediados de diciembre de ese mismo año alcanzó los 19.783 dólares.

Por supuesto, a ese pico le siguió un rápido hundimiento, como ya había pasado anteriormente, puesto que en pocos días su valor cayó a los 13.800 dólares, para marzo de 2018 llegó a costar 6.200 dólares y en diciembre de ese mismo año los 3.300 dólares. En cualquier caso, tras este periodo, la criptomoneda consolidó una importante subida de su valor, de 800 a 3.300 dólares, cifra de la que ya no volvería a bajar.

Y llegamos a 2020, el año en el que el Bitcoin se hizo extraordinariamente popular como activo donde invertir porque experimentó una espectacular y continuada crecida que le llevó de un valor de unos 6.550 dólares a principios de ese año a los casi 26.500 dólares de principios de 2021. Un incremento que, salvo por un breve bache en enero de este último año, siguió escalando hasta marzo, momento en el que llegó a valer 61.500 dólares. Es decir, en poco más de un año multiplicó su valor casi por diez.

Y no sería ese su tope en 2021, aunque antes experimentó una caída hasta los 53.500 dólares a principios de octubre, un mes que, sin embargo, quedaría grabado en su historia como uno de sus mayores hitos, al alcanzar el que, por el momento, es su precio máximo histórico: 66.400 dólares por unidad.

Este periodo de casi dos años fue, sin duda, el más exitoso de la trayectoria del Bitcoin no sólo por el impresionante incremento de su valor y los enormes beneficios que proporcionó a sus inversores, sino también porque hizo que la popularidad de las criptomonedas se disparase y se consolidase en amplias capas de la población. Antes de 2020 muchas personas ni siquiera habían oído hablar de ellas, para finales de 2021 raro era el que, al menos, no conocía su nombre de haberlo escuchado en las noticias, en conversaciones con amigos y familiares o en el trabajo.

Este periodo de casi dos años fue atípico en la historia del Bitcoin, puesto que consolidó su precio muy al alza cuando lo normal era que, tras experimentar importantes picos, volviese a caer rápidamente para ir recuperando parte de ese valor poco a poco. Pero, a pesar de ese comportamiento desacostumbrado entre 2020 y 2021, la criptomoneda volvió por sus fueros y para enero de 2022 su cotización se hundió hasta los 30.900 dólares, es decir, perdió la mitad se su valor en cuestión de meses. No obstante, pocas semanas después dio síntomas de recuperación al volver a escalar hasta los 45.800 dólares en abril.

Pero fue sólo un breve respiro. Al poco tiempo, en junio, su valor se desplomó de nuevo hasta los 17.500 dólares y cerraría el 2022 ligeramente por debajo de los 17.000 dólares. Desde ese momento inició un nuevo periodo de calma, esta vez a la baja, en el que ha ido aumentando su valor poco a poco con varios picos destacados pero no tan importantes como los experimentados a lo largo de 2021. Eso sí, desde octubre de 2023 su crecimiento se ha disparado, y en pocos meses ha pasado de los 26.000 a los 45.000 dólares a principios de 2024, por lo que se está produciendo un nuevo periodo alcista acelerado.

Como vemos, la historia del Bitcoin está llena de altibajos, pero después de quince años de vida se puede observar que es un activo que, a pesar de experimentar importantes pérdidas de valor, siempre acaba recuperando parte del precio que alcanzó en sus picos, aunque sea muy lentamente, lo que puede reducir ciertos riesgos de pérdidas para aquellos inversores que no necesiten vender la criptomoneda rápidamente. Además, a pesar de que haya protagonizado sonoros batacazos, sus mínimos tras el periodo alcista siempre se consolidan por encima del valor previo al inicio de la última escalada.

Esto no quita que invertir en Bitcoin sea altamente peligroso, pues, como hemos visto, en pocos meses es capaz de perder más de tres cuartas partes de su valor, por lo que se recomienda precaución y estar muy bien informado de su comportamiento si se decide operar con este activo.

¿Qué influye en el precio del Bitcoin?

Las criptomonedas son activos altamente volátiles cuyas variaciones responden a multitud de factores, muchos de ellos difícil de prever, y el Bitcoin no es una excepción. Además de reglas básicas de los mercados de inversión, como la de la oferta y la demanda, en el precio de los criptoactivos influyen mucho los sentimientos de los inversores hacia el mercado, mucho más que en otros instrumentos como las acciones o los ETF, de tal forma que cualquier noticia que éstos puedan considerar relevante para la marcha de la divisa digital puede disparar su valor, si es positiva, o hundirlo, si es negativa.

El ejemplo más claro de esto lo tenemos en la gran subida experimentada por el Bitcoin en 2021. Entre otros factores, muchos analistas vinculan buena parte de ese incremento (de 40.000 a 66.400 dólares) a la salida a bolsa de Coinbase, la principal plataforma de compraventa de criptomonedas del mundo en ese momento. Los inversores consideraron que esta noticia suponía un espaldarazo a todo el ecosistema cripto, por lo que empezaron a comprar más y el precio de muchas divisas digitales, no solo el Bitcoin, subió. También contribuyó a ese optimismo que Elon Musk, uno de los empresarios más populares y exitosos del mundo, comprase a principios de ese año Bitcoins por valor de 1.500 millones de dólares.

Como vemos, dos decisiones empresariales de difícil previsión, en especial la compra masiva por parte de Musk, influyeron de forma crucial en que el precio del Bitcoin se disparase. Aunque estos factores también afectan al valor de otros activos como las acciones (por ejemplo, cuando se anuncia la compra de una empresa sus títulos tienden a incrementar su valor), la variación no es, ni de lejos, tan acusada.

Otro factor que influye en el precio de los Bitcoins es el de las decisiones gubernamentales que restringen o potencian su uso, en especial cuando tienen lugar en países con un peso importante en la economía mundial. Estas resoluciones pueden preverse hasta cierto punto, porque en general suelen tener un recorrido legal y burocrático antes de que se promulguen, pero el margen tampoco es muy amplio.

Además de las decisiones de una empresa o un gran empresario acerca de la compra o venta de una criptomoneda, la mera opinión de una compañía relevante o de un líder de opinión destacado también puede influir de forma decisiva en el precio del Bitcoin, puesto que llevarán a los inversores a especular sobre lo que esconden sus palabras y sacar conclusiones, positivas o negativas, de lo dicho.

Otro factor que hace difícil prever la variación de precios del Bitcoin es que, al ser la criptomoneda más popular, suele marcar el ritmo del mercado. Esto quiere decir que aquellos que tengan otras criptodivisas pueden estar atentos al comportamiento del Bitcoin para decidir si es momento de vender o de comprar más, puesto que su evolución suele arrastrar a muchas de las demás, pero con el criptoactivo que nos ocupa esto no suele ser posible porque no tiene par.

Por último, el Bitcoin, como activo de inversión, también está sujeto a la lógica de la oferta y la demanda: cuando muchas personas quieren comprar, su precio sube, y cuando muchas desean vender, su precio baja. Esto fue lo que sucedió, en parte, con la compra masiva de Musk en 2021: además del optimismo que despertó en el mercado de los criptoactivos, al comprar Bitcoins por valor de 1.500 millones de dólares sacó del mercado una enorme cantidad de esta criptomoneda, lo que automáticamente hizo que su precio se incrementase.

Previsiones sobre el precio del Bitcoin: ¿es posible adelantarse a sus cambios?

Como hemos visto, adelantarse a los cambios de precio del Bitcoin no es una tarea para nada sencilla. Es posible, por supuesto, seguir la evolución de su valor, estar al día de las noticias relacionadas con el activo y tratar de reunir todos los datos posibles sobre elementos y factores que puedan afectarle para tratar de anticiparse a sus movimientos. Pero, al ser tan susceptible a eventos totalmente imprevisibles, como la decisión puntual de una empresa o de un individuo poderoso, que sólo se suelen conocer una vez se producen y desencadenan la tormenta, es difícil pronosticar a sus cambios con precisión.

Existen muchos analistas de mercado, tanto de forma independiente como en equipo para grandes empresas, que se dedican a estudiar el comportamiento del Bitcoin teniendo en cuenta todos los factores que pueden afectarle a medio y largo plazo. Sus informes pueden arrojar algo de luz a la evolución futura de la criptomoneda y acercarse a la realidad de una forma relativamente precisa, pero de nuevo entran en juego los elementos imprevisibles: por muy buenos que sean estos analistas, y muy bien informados que estén acerca del mercado (muchas veces manejan datos exclusivos que la opinión pública no conoce), tampoco ellos están a salvo de que una decisión puntual de un empresario, una compañía o un gobierno dé al traste con sus pronósticos.

La buena noticia es que el Bitcoin es una criptomoneda bastante consolidada y, hasta ahora, ha tenido un comportamiento cíclico. Como hemos visto, por mucho que se hunda, siempre acaba remontando el vuelo, por lo que, en el caso de que pierda mucho valor, es bastante probable que, con un poco de paciencia, el inversor pueda recuperar su dinero e, incluso, conseguir algún beneficio a largo plazo. Aunque esto también es sólo una posibilidad. Hay que tener presente en todo momento que invertir en Bitcoins es muy arriesgado y las posibilidades de perder dinero con estos activos son elevadas.

¿Qué es el Bitcoin?

El Bitcoin es la criptomoneda más popular del mundo, concebida en 2008 y lanzada en 2009. Desde entonces, se ha convertido en la principal criptodivisa del planeta, y bajo su paraguas han prosperado muchas otras.

Para entender qué es el Bitcoin es preciso saber qué es una criptomoneda. Se trata de monedas digitales que se crean mediante un proceso descentralizado conocido como Blockchain o cadena de bloques, por el que una red de ordenadores utilizan métodos criptográficos para crear la divisa y certificar dicha creación, su seguridad, control y registros. De todo ese proceso resulta un activo digital reconocido por todos los que han participado en su creación que, además, registran todas sus transacciones futuras mediante el mismo método criptográfico descentralizado.

Gracias al Blockchain, la creación y transacción de Bitcoins es segura (siempre que se realice en brókers de confianza) sin que sea necesario que los controle ninguna entidad estatal o supranacional, como ocurre con las divisas convencionales como el dólar o el euro. Esto hace que ningún órgano gubernamental controle su precio, algo que hace que sean mucho más vulnerables a las fluctuaciones y que explica sus abruptos cambios de valor.

En general, las criptomonedas no suelen ser aceptadas como método de pago en la mayoría de los países, aunque algunas naciones sí lo permiten. También hay empresas que admiten algunas de ellas, en especial el Bitcoin, como forma de adquirir sus productos y servicios. Sin embargo, como no es común que sean utilizada como moneda convencional, lo más habitual es que se usen como activo de inversión con el que especular.

Los mejores brókers: ¿qué se ha tenido en cuenta?

  • Variedad: cantidad de instrumentos a elegir para formar la cartera
  • Depósito: cantidad de dinero mínima necesaria para poder comenzar a invertir
  • Otros: herramientas disponibles, comisiones, regulaciones y autorizaciones, plataformas aceptadas, etc.

En octubre de 2023 hemos estudiado los productos disponibles en el mercado con el fin de crear un listado que ofrezca a los usuarios información directa y fácil de comparar para que puedan encontrar el producto ideal. Para hacerlo, nos hemos centrado en las características que pensamos que el cliente valorará más y, siempre bajo nuestro criterio, hemos clasificado los productos de la manera que el usuario pueda encontrar primero el que más características positivas reúne.

Antes de elegir un producto no se debe olvidar que la decisión final depende del usuario y que esta debe tomarse teniendo en cuenta sus necesidades y los factores que sean importantes para cada uno de ellos.

Brókers de criptomonedas recomendados

Freedom24

freedom24
  • 11 ETFs que replican el valor del Bitcoin 
  • No es necesario tener una billetera de criptomonedas
  • Comisión de 2€ por orden + 0,02 € por ETF
  • Gráficos y herramientas de análisis con información en tiempo real
  • CopyPortfolios: copia estrategias de expertos en trading
  • Sin tarifas ocultas
  • Compra y venta disponible las 24 horas del día
  • Tarifas de ejecución en criptomonedas desde el 0% hasta el 0,26%
  • Depósitos en la cuenta en criptomonedas