Empresas y finanzas

Línea Directa perderá dinero con Vivaz, su marca de salud, hasta 2024

  • La aseguradora suma números rojos de 30 millones con esta división
  • Confía en poder adelantar las ganancias por el crecimiento del negocio
Imagen de Línea Directa

Línea Directa empezará a cotizar el 29 de abril y lo hace con buenas perspectivas de negocio, aunque no todos ofrecen las mejores estimaciones en cuanto a rentabilidad. Su última apuesta en el marco de la diversificación de fuentes de ingresos y actividad, Vivaz, no generará beneficios positivos hasta al menos 2024, por tanto estará en pérdidas técnicas los primeros siete años de su vida. La aseguradora lanzó esta plataforma digital a finales de 2017 para adentrarse en el segmento de pólizas de salud.

De acuerdo con las cifras aportadas en el folleto de la colocación en el parqué de sus acciones, desde entonces los números rojos de esta marca superan los 30 millones de euros. En concreto, el agujero se situó en 7 millones en 2018;16,3 millones en 2019; y 7,89 millones, en 2020. Unas cifras que han recortado sus ganancias anuales globales del grupo. El año pasado fueron de 143 millones.

Al ser un negocio de reciente creación, necesita tiempo de maduración, de ahí que los resultados negativos que obtiene y que sea la rama que más crecimientos de ingresos registra del grupo. En 2020, el alza de la facturación de Vivaz alcanzó el 38%. Si bien, su peso en la compañía aún es pequeño, ya que solo contribuye con 21 de los casi 900 millones de su volumen total de primas. Algo más de tres cuartas partes de sus ingresos provienen de su actividad tradicional, las pólizas de automóviles; y un 11%, los seguros de hogar.

Línea Directa explica en el documento que Vivaz se encuentra en fase de crecimiento y que el número de pólizas aumentó un 28,4%, mientras que la prima media disminuyó un 7,7% en las nuevas operaciones y un 1,7% en las renovaciones de las antiguas. Tiene una base de clientes de 90.000. De esta manera, no descarta que la compañía entre en break even antes de 2024, si se cumplen las evoluciones de hogar y autos del pasado. Además, remarca que 6,1 millones de las pérdidas totales son provisiones por cuestiones regulatorias por la actividad.

Estos avances han permitido a la compañía posicionarse como la número 23 del ranking en 2020 en seguros de salud, aunque todavía su cuota de mercado es muy residual, de apenas el 0,24%. De hecho, la firma advierte de la concentración del sector en este ramo, donde las tres primeras empresas controlan el 64% del mercado (SegurCaixa Adeslas, Sanitas y Asisa).

El objetivo de Línea Directa es reforzar la diversificación en los próximos ejercicios y alcanzar los 1.000 millones de facturación, algo que le permitirá poder cumplir sin problema con uno de los pilares de su plan como firma cotizada: el reparto suculento de dividendos. La intención de la franquicia de Bankinter es destinar un 70% de los beneficios a la remuneración de los accionistas, siempre y cuando su solvencia no baje del 180%. En la actualidad tiene un 213%.

Accionistas principales

Línea Directa saldrá a bolsa en el marco del proyecto de Bankinter de desconsolidar el negocio asegurador de su balance y centrarse en la actividad financiera, además de retribuir a sus accionistas. La colocación será un dividendo extraordinario que el banco ofrezca a sus socios, ya que cada uno de ellos será titular de manera directa de las acciones de la aseguradora.

Empezará a rodar en el mercado con una valoración de 1.300 millones y sus principales inversores serán Cartival (de la familia de Jaime Botín), con un 19% del capital; el propio banco, que retendrá un 17%; y Fernando Masaveu, con algo más de un 4%. En principio, ninguno de estos accionistas principales se ha comprometido a mantener los títulos que reciba de Línea Directa, por lo que podrían vender parte o toda su participación cuando quieran.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin