Empresas y finanzas

Seis grandes bancos europeos, en pérdidas por la pandemia

  • El italiano Unicredit y el español lideran los números rojos
  • El sector acumula más de 10.000 millones en provisiones extraordinarias
Sede de BBVA

La gran banca europea está sufriendo las consecuencias de la pandemia del coronavirus. Seis de las principales entidades del Viejo Continente han publicado pérdidas trimestrales, que en algunos casos (como el español BBVA) han sido históricas, debido a la caída de la actividad y, sobre todo, a las provisiones extraordinarias para hacer frente a los efectos en los próximos meses.

En concreto, los dos bancos alemanes más destacados –Deutsche Bank y Commerzbank-, el italiano Unicredit, el francés Société Générale, el holandés ABN Amro y BBVA entraron en números rojos entre enero y marzo de este año. Y las perspectivas no son nada buenas, a pesar de que el sector confía en que la recuperación comience a partir del verano. Así, por ejemplo, el grupo que preside Carlos Torres descarta pérdidas en el conjunto de 2020.

La entidad con el mayor agujero en sus cuentas es Unicredit, de 2.706 millones, tras haber reservado una hucha especial contra el Covid de 900 millones. Su situación contrasta, precisamente, con la de su rival directo Intesa Sanpaolo, que mejoró sus beneficios en un 9,6%, siendo el único de la zona euro que experimenta un aumento de las ganancias de entre los mayores agentes del sistema.

A Unicredit le sigue BBVA, con pérdidas de 1.792 millones, influenciadas por el ajuste en el valor del negocio en Estados Unidos y por la dotación especial de 1.433 millones por la pandemia. El resto de números rojos no supera los 400 millones.

El conjunto del sistema continental ha anticipado con provisiones el aumento de la morosidad y la bajada de la actividad –tanto en préstamos como en otros productos, como los fondos de inversión y la compra-venta de acciones por parte de los clientes-, además de los aplazamientos de las deudas. Los fondos destinados a esta partida superan los 10.000 millones de euros, sin contar a los grupos británicos ni suizos. Para los próximos trimestres, las entidades tendrán que continuar realizando dotaciones. Así lo han avanzado los diferentes gestores durante las presentaciones de resultados, lo que drenará las cuentas.

Los españoles Santander y CaixaBank registran los mayores descensos en estas cuentas por ahora, de entre las entidades que han logrado dar resultados positivos hasta marzo. Sus beneficios han bajado en el inicio del ejercicio más de un 80%, tras llevar a cabo una reserva de 1.600 y 400 millones, respectivamente, para combatir las consecuencias de la crisis.

Ampliaciones y fusiones

Los expertos no descartan que tarde o temprano diferentes bancos vayan a tener que acudir al mercado para ampliar capital para reforzar solvencia, a pesar de la flexibilidad otorgada por el BCE en la contabilización de los créditos insolventes ligados al Covid y de la libertad de reducir los niveles de capitalización.

El Banco de España, en este sentido, ha reflejado hace unos días que el sector está preparado para poder hacer frente a los impagos sin recurrir a este tipo de operaciones. Hasta el punto, que ha cifrado en unos 100.000 millones los créditos morosos que puede asumir con los fondos ya constituidos.

Sin embargo, lo que parece más claro es que una vez se vuelva a la normalidad (como pronto finales de este año) el sector tendrá que iniciar una oleada de fusiones para poder sobrevivir, porque el daño de la pandemia será demoledora. Antes del coronavirus el sector no cumplía con las exigencias de rentabilidad y los supervisores alentaban las operaciones de integración, aunque sin mucho éxito.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin