Empresas y finanzas

La banca duplica provisiones, hasta 8.300 millones, para afrontar la crisis

  • El agujero de BBVA lleva el resultado conjunto del sector a pérdidas de más de 1.000 millones
  • Recibe 378.000 peticiones de moratorias de préstamos
  • Las entidades piden al Gobierno el desbloqueo de préstamos avalados
Oficinas bancarias. Foto: eE

La gran banca española ha decidido anticipar todo lo posible los efectos de la pandemia del coronavirus, que se notarán con toda su crudeza en los próximos trimestres en menos ingresos por el freno de la actividad, el aumento de la morosidad y las consecuencias de determinadas medidas legislativas, como las moratorias hipotecarias y de consumo.

Las entidades han decidido provisionar de manera extraordinaria unos 3.900 millones de golpe en el primer trimestre, aprovechando que el impacto ha sido limitado este periodo, ya que únicamente las consecuencias negativas se han percibido en marzo. Pero además, el sector ha elevado también las provisiones ordinarias ante la mayor entrada de impagos, que crecieron un 5%, aunque de manera desigual en las seis principales entidades. Con todo, las dotaciones totales de Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter, se duplicaron hasta casi 8.300 millones.

Con este escudo, que previsiblemente crecerá en los próximos trimestres, el sector financiero intenta adelantarse y hacer más llevadero el fuerte deterioro de su balance y cuenta de resultados. Está previsto que la morosidad (la principal amenaza) se dispare, pero algunos banqueros no creen que llegue a duplicarse en el conjunto de 2020. Así, por ejemplo, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha vaticinado que no alcanzará el 10%, cuando ahora se sitúa en el 5%. Por su parte, su homologo de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha estimado que en el caso de su entidad, se mantendrá por debajo del 5%, frente al 3,6%; mientras que el del Santander, José Antonio Álvarez, indica que podría controlarse porque las carteras hipotecarias tardan en reflejar insolvencias.

La hucha tanto especial como ordinaria, así como el ajuste del fondo de comercio de BBVA en su filial de EEUU, han provocado que estas entidades se anoten pérdidas de 1.053 millones. Eso si, sólo el banco azul ha registrado números rojos. En el resto, salvo en Bankinter, los resultados empeoraron hasta marzo entre un 60 y un 80% con respecto al primer trimestre de 2019.

Recuperación rápida

Las expectativas del sector no son nada halagüeñas, pero se confía en una recuperación rápida, sobre todo si se toman las medidas adecuadas, entre ellas, una rápida vuelta a la actividad del tejido industrial y la puesta en marcha de nuevas líneas de préstamos avalados para que las empresas puedan afrontar sus compromisos económicos y se mantenga el empleo.

Todos los banqueros reclamaron al Gobierno el desbloqueo de nuevas líneas de créditos ICO, después de que hayan prácticamente agotado los dos tramos de 20.000 millones cada uno, porque cuentan con solicitudes. Además, se han sentido molestos por las críticas del presidente Pedro Sánchez sobre la lentitud en las aprobaciones., dejando patente la guerra abierta entre el sector, el Gobierno y el ICO.

De hecho, las entidades esperan que el negocio derivado de los préstamos garantizados por el Estado, por un máximo de 100.000 millones, amortigüe el golpe en resultados del desplome de la nueva actividad en hipotecas y consumo. En marzo y abril, ya con el Estado de Alarma, las operaciones en estos segmentos llegan a caer un 80%.

Moratoria

Con ello, compensarían también la merma de los ingresos por las moratorias tanto hipotecarias como de consumo que otorgan a los clientes, tanto obligatorias como voluntarias. Estas peticiones en las seis principales entidades llegan a los últimos días de abril a 378.000. El Gobierno aprobó el pasado 17 de marzo una moratoria que permitía a los ciudadanos no pagar nada del importe de su cuota hipotecaria o su préstamo durante tres meses, siempre y cuando se hubieran visto afectados económicamente por la crisis sanitaria. Sin embargo, tan solo unos días después el conjunto de las entidades españolas pusieron en marcha de forma voluntaria su propia moratoria por hasta doce meses en el caso de los préstamos inmobiliarios y seis meses para los créditos al consumo. En este caso, los clientes no pagan el principal del préstamo mes a mes pero sí los intereses del mismo.

Desde el inicio de estas medidas y hasta los últimos días de abril, la cifra de solicitudes va camino de situarse en las 400.000. CaixaBank es la entidad que más operaciones ha recibido; 120.000 para crédito al consumo y otras 95.000 para hipotecas. Le sigue el Santander con 46.000 solicitudes para préstamos personas, lo que equivale al 9% del salvos en este segmento, y otras 45.000 para créditos al consumo, suponiendo éstas últimas ya el 8% de su cartera hipotecaria.

Por su parte, Bankia ha gestionado hasta el 27 de abril 19.400 operaciones para el impago de la cuota hipotecaria y otras, 14.100 para préstamos personales. En unas cifras similares se mueve BBVA, entidad que ayer informó que ha realizado 15.000 moratorias de créditos para la adquisición de vivienda y 14.000 para los otros préstamos. Las cifras del banco azul solo hacer referencia a las operaciones a través de la disposición del Ejecutivo.

Por su parte, Bankinter comunicó que había recibido 2.500 solicitudes de sus clientes para las moratorias, sin desglosar los datos. Finalmente, el Sabadell ha gestionado 1.800 peticiones de moratorias públicas, equivalentes a 145 millones. Por la vía de la moratoria voluntaria, tiene pendientes operaciones por un volumen de 275 millones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin