Bolsa, mercados y cotizaciones

La banca española aguantaría impagos del 8,5% del crédito sin ampliar capital

  • Puede permitirse pérdidas en préstamos por 160.000 millones hasta 2022
  • Los expertos advierten de los riesgos del repunte del coste del riesgo
La banca aún tiene margen antes de pensar en acudir al mercado

La disrupción que ha supuesto el coronavirus para gran parte de las industrias mundiales ha cambiado también radicalmente la situación de la banca. En un entorno de bajos tipos de interés, la principal defensa del sector era el bajo coste del riesgo (dotaciones para insolvencias sobre el total del crédito), un escudo que previsiblemente va a caer en el entorno actual. Y es que con un 2020 que se da por perdido, la gran preocupación del mercado es cuánto pueden aguantar las entidades antes de tener que volver a entrar en la rueda de ampliar capital y disparar el número de títulos tras años de fuertes pérdidas.

Según los cálculos de Jefferies, los bancos españoles podrían tener préstamos fallidos por casi 160.000 millones entre 2020 y 2022 sin romper los niveles mínimos de capital exigidos por el regulador en condiciones normales –sin contar con la relajación momentánea adoptada por el mismo–. La cifra calculada por el banco de inversión supone casi el 8,5% de los préstamos totales del sector, si bien varía sustancialmente entre los gigantes –en Santander supera el 9% y en BBVA el 10,5%– y las firmas domésticas.

Las cuentas del banco proceden  del beneficio estimado para las entidades antes de provisiones –unos 125.000 millones de euros– y del exceso de capital calculado –unos 35.000 millones de euros– antes de alcanzar los requerimientos del Mecanismo Único de Supervisión.

En todo caso, desde Jefferies advierten de que los niveles más altos de protección de las entidades internacionales parecen "menos espectaculares" al tener en cuenta su exposición más elevada a emergentes. "Nos preocupa el sector turístico y del ocio (ya que la vuelta a la normalidad podría llevar más tiempo en este tipos de negocios) y los préstamos no asegurados dados los riesgos del impacto que pueda haber en el empleo. Creemos que los préstamos retail para hipotecas deberían ser más defensivos toda vez que las dinámicas son muy distintas que en la anterior crisis", argumentan desde la casa de análisis.

El colchón de capital

Una de las debilidades percibidas por el mercado con respecto a la banca española está en un colchón de capital menos amplio que el del resto de la eurozona. Según datos de Barclays, los bancos españoles cuentan a cierre de 2019 con 3 puntos porcentuales de margen con respecto al mínimo regulatorio, frente a los 4,2 puntos del conjunto de la industria en Europa. 

El banco con mayor margen sería Bankia, con 3,8 puntos porcentuales; y en el otro extremo se sitúa Sabadell, con 2,2 puntos. Con todo, desde Barclays apuntan que el sector en España está "mejor capitalizado para esta crisis que en cualquier otra reciente, incluyendo la de deuda soberana y la crisis financiera global. Tienen unos niveles de capital más elevados y mejores ratios de liquidez, lo que debería ayudar a mitigar las pérdidas potenciales".

Aún así, reconocen que el principal riesgo para su tesis es "la duración de la crisis y su efecto en la calidad de los activos". En el escenario dibujado por la entidad británica, los bancos del Ibex se anotarían provisiones por pérdidas en préstamos de unos 62.000 millones de euros en el periodo 2020-2022, muy lejos de los 156.000 millones de euros que cálcula Jefferies que tendrían de margen antes de romper los requerimientos de capital.

La importancia de las pérdidas

Durante la gran crisis financiera el coste del riesgo del sector bancario de la eurozona se disparó hasta los 350 puntos básicos. Durante los últimos años este había caído hasta niveles mínimos y los analistas pronosticaban que este año se situase en el entorno de los 50 puntos básicos, una estimación muy desfasada. Según los cálculos de Credit Suisse, cada aumento de 10 puntos básicos en el coste del riesgo consume entre 10 y 11 puntos básicos del capital de las grandes entidades del país, si bien creen que en esta ocasión el repunte de esta ratio será inferior al vivido en otras crisis.

Según los cálculos de Credit Suisse, cada aumento de 10 puntos básicos en el coste del riesgo consume entre 10 y 11 puntos básicos del capital de las grandes entidades del país, si bien creen que en esta ocasión el repunte de esta ratio será inferior al vivido en otras crisis.

"Vemos dos razones clave para ello. Por un lado, esperamos la combinación de una política fiscal y monetaria que suponga un puente de liquidez y, por otro lado, los hogares y las empresas se han desendeudado sustancialmente desde la gran crisis financiera. Además, en España el esquema de garantía de préstamos garantiza el 80% de los créditos a pymes y autónomos", explican en el banco helvético.

En este entorno, los analistas aún ven lejano el riesgo de tener que ampliar capital, pero sí advierten de que las valoraciones pueden estar muy lejos de ser atractivas si el coste del riesgo finalmente repunta. "Si estresamos el nivel del coste del riesgo un 50%, todavía estaríamos por debajo del de la gran crisis financiera y la soberana, pero aún así ninguna entidad estaría cotizando en múltiplos atractivos", señalan en UBS, donde calculan que cada aumento de 10 puntos básicos borra entre el 10 y el 45% del beneficio esperado. 

De momento, el sector en España y Europa ha vuelto a perforar los mínimos del años, pero los analistas siguen sin ver una oportunidad de inversión clara. "Dada la significativa debilidad en los precios de las acciones, pensamos que la cuestión principal para el inversor es si la ecuación rentabilidad riesgo es positiva asumiendo que los balances serán resistentes ante un shock económico sin precedentes o si veremos que el capital vuelve a estar en riesgo y vuelven a subir el número de acciones en circulación", argumentan en JP Morgan.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin