RENTA VARIABLE

La leyenda cuenta que cuando Arquímedes ideó la ley de la palanca, el griego aseguró: "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo". La supuesta afirmación viene a reafirmar cómo esta máquina puede transmitir la fuerza. Aplicando este mismo concepto a la inversión, una empresa capaz de apalancarse en su capital quizás no logre mover el mundo, pero sí puede ser mucho más rentable para sus accionistas.

la participación vale 15.000 millones

Frente a una acción de Telefónica que no logra levantar cabeza, la filial brasileña de la teleco no deja de correr en el parqué y ha alcanzado su nivel más alto desde 2007 en moneda local. Aunque en euros el comportamiento no es tan espectacular -se sitúa en máximos de algo más de dos años-, lo cierto es que sigue existiendo una divergencia clara con los títulos grupo.

ELÉCTRICAS

Desde que en 2007 Iberdrola realizó la OPV de su filial de renovables -que le valió un fuerte impulso en bolsa- y se integró con Scottish Power, la española y Enel -participada en un 23,6% por el Gobierno italiano- han rivalizado en tamaño bursátil. Ahora ambas luchan por situarse como la mayor eléctrica de la Eurozona, una disputa que de momento gana de forma clara la italiana, que ha abierto la mayor brecha por capitalización con respecto a Iberdrola -que acaba de descontar el pago del dividendo- desde 2007: más de 17.000 millones de euros.

mercados

Durante el mercado alcista que se ha vivido desde hace casi 11 años, la tecnología ha sido la gran protagonista, llevando a la bolsa norteamericana a arrasar con sus máximos históricos. Las nuevas tecnologías han acumulado fuertes subidas, pero en los últimos 12 meses algo ha cambiado para el inversor, que ha abrazado lo que algunos analistas han dado en llamar la vieja tecnología (Microsoft, Apple o Intel) muy por encima de la nueva (Facebook, Alphabet, Netflix y Amazon).

sacar partido de la estacionalidad

En el mercado son muy comunes los dichos o las frases que esconden consejos para los inversores y sus estrategias. Probablemente, la sentencia más famosa es sell in may and go away (vende en mayo y vete), una expresión que se basa en la estacionalidad de la renta variable, ya que históricamente entre noviembre y abril se han logrado los retornos más suculentos en el parqué.