Bolsa, mercados y cotizaciones

Cellnex crecerá en beneficio y ventas un 40% con la compra de Hutchison

  • Se convertirá en el mayor operador de torres de Europa

El pasado 12 de noviembre Cellnex cerró la operación más grande de su historia al comprar las torres de Hutchison en una operación valorada en 10.000 millones –8.600 en efectivo y 1.400 en acciones–. Tras la vorágine de compras que arrancó el pasado año, la firma de origen catalán ha cerrado su compra más transformacional.

Estos activos generarán un beneficio bruto para la compañía de 970 millones de euros cuando estén a pleno rendimiento, pero se espera que su impacto en las cuentas de Cellnex sea muy relevante desde el momento en el que se complete la operación. Las estimaciones de los analistas apuntan a que los beneficios y la facturación del grupo pueden crecer en torno a un 40% con respecto a lo esperado antes de la operación y que suponga cerca del 30% del beneficio bruto del grupo. "La transacción es con mucho el acuerdo más grande de la historia de la empresa. Le da una escala considerable, incrementando su cifra de negocio, beneficio bruto y su cartera de pedidos. Además, aumenta el número de torres hasta las 103.000, lo que le convierte en el operador de torres más grande de Europa", indican en Berenberg.

Las estimaciones de los analistas apuntan a que los beneficios y la facturación del grupo pueden crecer en torno a un 40%

Solo tres meses después de haber cerrado una ampliación de capital por 4.000 millones de euros y anunciar una cartera de operaciones de 11.000 millones, la empresa ya ha superado esta cifra entre la compra de Hutchison y con la entrada en Polonia en una operación de 2.100 millones. Esto ha hecho que los inversores se pregunten si el grueso de las operaciones de Cellnex se han producido ya y si es momento de tomarse un respiro, como ha sucedido con sus títulos.

"Hemos recibido preguntas sobre si es el final de las operaciones corporativas por un tiempo. Creemos que no por varias razones. Primero, la transacción se ha estructurado en 6 partes, una por país, y se cerrarán a medida que reciban las aprobaciones requeridas. Por lo tanto, los acuerdos se irán incorporando durante los próximos 18 meses. En segundo lugar, pensamos que esto debería hacer más fácil incorporar nuevos activos y mercados y también preservará la flexibilidad financiera de Cellnex para capitalizar otras oportunidades que pueden surgir en el periodo", señalan en Barclays.

Por su parte, en Credit Suisse creen que el acuerdo podrían requerir un pequeño proceso de integración a corto plazo, pero ven "espacio para numerosos acuerdos de torres en Europa, donde las firmas independientes tienen la mitad de la cuota de mercado que en EEUU". Así, piensan que "una actualización de la cartera de operaciones de Cellnex seria positiva así como cualquier adquisición adicional".

Un desapalancamiento veloz

Y si la empresa cuenta con esa flexibilidad para poder realizar operaciones con facilidad se debe fundamentalmente a su rápida capacidad para desapalancarse. Cellnex tiene como objetivo no superar las 6,5 veces deuda/ebitda, pero el fuerte crecimiento del beneficio bruto le permite reducir esta ratio con rapidez.

Kepler: "Vemos unos riesgos financieros limitados por su bajo coste de la deuda, la falta de vencimientos hasta 2022, una elevada liquidez y capacidad de desapalancarse"

En Barclays estiman que su apalancamiento con los acuerdos actuales tocará su pico en 6,1 veces en 2022, pero que en 2026 podría caer hasta las 4,7 veces. "Vemos unos riesgos financieros limitados por su bajo coste de la deuda, la falta de vencimientos hasta 2022, una elevada liquidez y capacidad de desapalancarse a 0,3 veces por año", indican en Kepler Cheuvreux.

Y es que más allá del fuerte crecimiento de la compañía por las operaciones corporativas, también hay una importante pata orgánica por la oportunidad que supone el negocio del 5G o la capacidad de añadir nuevos clientes a sus torres. "Somos creyentes en el potencial al alza del mercado de torres, pero aún así creemos que podríamos ser conservadores en nuestras previsiones viendo el último plan de negocio de Inwit. Espera ganar 2.000-2.500 clientes al año para sus torres en 2020-2023. Cellnex compite por los mismos clientes y solo esperamos 1.400 para este año y 850 para el que viene", explican desde Kepler Cheuvreux.

La debilidad de las operadoras juega a favor

Uno de los vientos favorables para Cellnex es la complicada situación de las operadoras. Con un negocio maduro no logran bajar su apalancamiento y con las cotizaciones deprimidas muchas están intentando colocar activos para cristalizar valor. "Desde una perspectiva industrial, [la operación] debe ser vista como un voto de confianza y pensamos que mejora sus credenciales en futuras operaciones corporativas", reflexionan en Berenberg.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin