Empresas y finanzas

La banca prevé una caída de la demanda de crédito de las familias al nivel de la crisis de 2008

  • Las empresas protagonizarán la mayor solicitud de crédito desde 2003
Varias sucursales bancarias en una calle.

Las entidades españolas, pero también las del resto de la zona euro, esperan una caída en la demanda de crédito por parte de las familias a la mayor caída observada, que tuvo lugar a partir de septiembre de 2008, cuando explotó la crisis financiera, según refleja la última Encuesta sobre Préstamos Bancarios publicada este martes por el Banco de España. Este descenso de la salud de préstamos se dará tanto en la demanda de hipotecas como de crédito al consumo por el empeoramiento de las perspectivas económicas por el coronavirus, que dejará más desempleo.

La situación será todo lo contrario en el lado de las empresas. Las entidades apuntan a que habrá un incremento de la demanda de crédito por parte de las empresas y pymes por la necesidad de liquidez para afrontar el golpe de la pandemia. De hecho, señalan que se dará la mayor solicitud de financiación desde el año 2003, periodo del boom económico en nuestro país.

Ante este escenario, la banca prevé que en este segundo trimestre del año se relajarán los criterios de concesión de préstamos a empresas, especialmente tras la aprobación del Gobierno de destinar 100.000 millones de euros en financiación a las compañías a través de avales del ICO.

Respecto a los datos del primer trimestre del año, periodo en el que el impacto del Covid-19 es muy limitado puesto que el estado de alarma comenzó el 14 de marzo, apenas una quincena antes de que acabar el trimestre, las entidades endurecieron "ligeramente" los criterios de concesión de crédito a pymes y grandes empresas ante el "deterioro en las perspectivas" tanto de la situación económica como de la solvencia de los prestatarios. Las condiciones de las nuevas operaciones también se habrían endurecido levemente debido tanto a un aumento de los costes de financiación y a una menor disponibilidad de fondos como a una mayor percepción de riesgos por parte de las entidades.

Por su parte, el porcentaje de solicitudes de fondos denegadas aumentó, mientras que la demanda de crédito disminuyó por las menores inversiones en capital fijo y del descenso de operaciones de fusión, adquisición y reestructuraciones de las empresas.

Cae la demanda de hipotecas

En el caso de los hogares, los criterios de aprobación de los créditos para la compra de una vivienda no experimentaron cambios en el primer trimestre. Las condiciones generales aplicadas en estos préstamos también se mantuvieron estables. Tanto los márgenes (los aplicados a los préstamos ordinarios y los de los créditos con mayor riesgo) como el resto de las condiciones (garantías, cuantía, plazo, gastos distintos a los intereses) permanecieron sin cambios apreciables. El porcentaje de peticiones de fondos rechazadas habría disminuido levemente, pero también la demanda de financiación para comprar una casa debido a la menor confianza de los consumidores y al empeoramiento de las perspectivas del mercado de la vivienda.

Finalmente, en el segmento de créditos al consumo, los criterios de concesión continuaron endureciéndose, tendencia que se registra desde el último trimestre de 2018 por un repunte de la morosidad en estos préstamos. Las condiciones de estos créditos también se endurecieron como resultado de una mayor percepción de riesgo en los clientes. El porcentaje de solicitudes de fondos denegadas volvió a crecer levemente durante el primer trimestre de 2020, pero la demanda de financiación se redujo con intensidad entre enero y marzo por el menor gasto en bienes de consumo, la menor confianza de los consumidores, pero también, mayor ahorro.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin