Manuel Marín

Senior Managing Director de FTI Consulting

La desinformación -o Fake News- no es un fenómeno nuevo, mucho menos en lo que respecta a enfermedades infecciosas, vacunas y salud pública. En 1998 la prestigiosa revista médica The Lancet publicó un artículo del físico británico Andrew Wakefield. El texto establecía un vínculo entre la Triple Vírica (vacuna del sarampión, las paperas y la rubeola) y síntomas de autismo. Aunque se demostró posteriormente y de manera reiterada que el estudio carecía de cualquier base empírica, el mensaje caló con tanta fuerza que provocó una caída documentada por la OMS de las tasas de vacunación, haciendo que estas enfermedades volvieran a aparecer en países occidentales que las daban por erradicadas.

Últimos artículos de Opinión
Más artículos de Opinión