Pandemia

El choque entre la UE y AstraZeneca, por el retraso con el suministro de las vacunas, continuó sumando giros de guión este miércoles con cada hora que pasaba y cada nueva declaración que llegaba. En el último lance de la batalla que ambas partes mantienen desde el pasado viernes, la Comisión desmontó los argumentos dados por la farmacéutica para justificar por qué entregará menos dosis a los socios europeos.

Retraso en las entregas

Las malas noticias nunca llegan solas para la UE. La tercera ola del Covid 19 avanza desatada. La posibilidad de haber caído en una doble recesión gana enteros. La vacunación avanza en Europa mucho más lenta que en otros países. Y para dar de terminar la puntilla, AstraZeneca anunció el viernes que no cumplirá con las entregas acordadas con Europa de su vacuna, que se espera aprobar a finales de esta semana. Un retraso que se suma al ya anunciado por Pfizer este mismo mes.

En junio de 2019, Facebook anunció que este año lanzaría su moneda digital vinculada a una cesta de monedas soberanas. El proyecto Libra (hoy llamado Diem tras varios cambios), sacudió a los Gobiernos y bancos centrales de medio planeta.

economía

Ya hay acuerdo sobre todas las piezas del estímulo europeo sin precedentes contra el covid-19. Tras nueve rondas negociadoras, los Estados miembros y el Parlamento Europeo cerraron esta madrugada pasadas las 2 horas los detalles del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia. Este instrumento ofrecerá 672.000 millones de euros en ayudas a fondo perdido y préstamos a los Estados miembros, para inversiones en prioridades europeas (como la agenda digital o verde) y a cambio de reformas.

Los europeos se despiden de este 2020 con una palabra en la boca: incertidumbre. Desconocen en qué momento superarán la pandemia, cuándo echará raíces la recuperación o si llegarán finalmente a un acuerdo con el Reino Unido antes del 31 de diciembre. Entonces terminará el periodo transitorio tras el Brexit, y tras él llegarán los aranceles y nuevas barreras burocráticas al transporte y en otros sectores que causarán un enorme daño económico, a menos que Londres y Bruselas lleguen a un acuerdo en días para dar tiempo a la ratificación parlamentaria.

Los ministros de Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo) han celebrado este miércoles su última videoconferencia de este turbulento 2020. Del encuentro digital, en el que pasarán revista a la situación económica de los pasados meses y el horizonte por delante, ha salido el mensaje de mantener los estímulos fiscales frente a la pandemia el próximo año a pesar de las "buenas noticias" que llegan sobre las vacunas, dada la enorme incertidumbre que rodea a la economía europea. Por eso, aquellos países cuyas medidas expiren podrían considerar necesario tomar nuevas acciones tanto económicas como sanitarias, como ya está ocurriendo en el caso de Alemania o Países Bajos.

La segunda ola del Covid-19 obligó a los Estados miembros a reforzar y extender las ayudas que ofrecieron a sus empresas. Y como ya hiciera en primavera, la Comisión Europea continúa abriendo la mano con el régimen de ayudas de Estado, que tanto limita la intervención pública en el sector privado en circunstancias normales. La Comisión aceptó este lunes la modificación de las condiciones de los créditos garantizados por el Instituto de Crédito Oficial, para apoyar a las empresas y autónomos frente a la pandemia.

Una garantía europea para los depósitos de hasta 100.000 euros es el pilar pendiente de la unión bancaria. Lo pide el sector bancario, el BCE, el FMI, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, y la gran mayoría de los Estados miembros. Excepto Alemania. Berlín volvió este viernes a conseguir que el seguro europeo de garantía de depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés), no apareciese mencionado en las conclusiones de la cumbre del euro, que cerró los dos días de reuniones que los líderes de los 27.

Los líderes europeos cerraron este viernes la última cumbre de un año para olvidar con buenos resultados. Desbloquearon el gran paquete presupuestario de 1,8 billones de euros hasta 2027 para salir de la recesión. Acordaron metas climáticas más ambiciosas, e incluso lograron ponerse de acuerdo en su respuesta hacia Turquía. La futura relación con el Reino Unido intencionalmente quedó fuera del debate, para evitar que el Brexit les robara de nuevo el tiempo y energía que han necesitado en un periodo cargado urgencias y prioridades.