Joaquín Leguina

Estadístico

En una situación como la que estamos pasando en España parece mentira que el Gobierno no se canse de nombrar colaboradores -casi siempre escogidos entre gente sin ninguna experiencia- para ser directores generales o presidentes de empresas públicas que no conocen el empeño que se les ha confiado; es decir, que no saben de la misa la media.

La borrasca denominada Filomena fue anunciada por los meteorólogos mucho antes de que nos cubriera de nieve y aislara, por ejemplo, a Madrid, y produjera un efecto letal sobre una economía ya muy tocada.

La situación social de los españoles menores de treinta años es, en verdad, lamentable. Por ejemplo, en octubre de 2020 la tasa de paro entre los jóvenes menores de 25 años (de ambos sexos) era del 40,4%, la más alta de la zona euro (18,7%) y de la UE a 27 (17,5%) y muchísimo mayor que en Alemania (6,0%) o en Japón (5,0%).

Ante el bloqueo de la renovación de la cúpula judicial, el Gobierno y sus apoyos anti-constitucionales amenazan con cambiar la ley para proceder a rebajar la mayoría reforzada actual para elegir a 12 de los 20 miembros del CGPJ con el único apoyo de sus socios separatistas. Una situación esperpéntica, pues la norma solo podría aplicarse al cupo de vocales de jueces y magistrados, mientras los ocho restantes quedarían en el limbo, sin poder ser renovados porque para ellos el requisito de los tres quintos está blindado en la Constitución.

La fuerza laboral era predominantemente masculina en 1976, si bien no es cierto que apenas hubiera entonces mujeres que trabajaran fuera del hogar.

Últimos artículos de Opinión