Estadístico

La situación laboral de la juventud española ha sido y es insoportable. Los datos lo muestran y demuestran. La sobrecualifiación y la infracualificacion forman parte de este disparate. Entre ambos colectivos se coloca una Formación Profesional (FP) muy insuficiente en la educación pública. De suerte que acceder a una buena FP, por ejemplo, de Diseño, resulta hoy más difícil (nota de corte) que a una ingeniería. Lo sé por experiencia de mi nieta.

La forma de legislar que ha impuesto Pedro Sánchez es lo más incorrecto que haya ocurrido nunca en nuestra democracia, cuyo nacimiento coincide con el de la Constitución que aprobamos los españoles en 1978.

La crisis energética actual ha traído consigo un renovado debate sobre las centrales nucleares que, por cierto, no emiten a la atmósfera ninguna contaminación. ¿Por qué, entonces, los llamados ecologistas han conseguido acabar con ellas en media Europa?

El año que acaba de terminar ha dejado en España un malísimo sabor de boca en quienes creemos que la división de poderes y el debate abierto son dos elementos fundamentales a sostener en nuestro sistema político y también en nuestra convivencia.

No se puede saber si los leves inconvenientes que el Tribunal Constitucional (TC) le ha puesto a la diarrea legislativa de Sánchez ya estaban previstos por éste, mas, lo que sí parece claro es que Sánchez y sus adláteres pretenden aprovechar este pequeño toque de atención para lanzarse hacia lo que más les gusta: el enfrentamiento con la oposición y así dividir a los españoles. Lo cual en manos de estos demagogos se convierte en una lucha final entre la extrema derecha (judicial y política) y nosotros, los defensores de la soberanía popular. Para lo cual Sánchez siempre contará con el apoyo de los enemigos de la Constitución (Podemos y los separatistas, siendo estos últimos enemigos también de España pero amigos de nuestros dineros).

Últimos artículos de Opinión