J. R. Pin Arboledas

Profesor del IESE


J.R. Pin Arboledas

Octubre: el mercado laboral resiste

Comenta

Las cifras del paro registrado a finales de octubre y el aumento de los afiliados a la seguridad social en España son datos discordantes con los anuncios de desaceleración de la economía. Sobre 50.000 parados más en en este mes significa que muchos trabajos creados entre mayo y agosto no se han destruido. El aumento de afiliados a la seguridad social de 130.000 es otro buen dato que sitúa la cifra de cotizantes en unos 19 millones. Las dos indican que el mercado laboral español resiste bien, en contra lo esperado, en un mar de anuncios pesimistas.

J.R. Pin Arboledas

Política y muertos vivientes

Comenta

Los políticos españoles impacientes desentierran sus muertos vivientes. La necrofilia española es potente. Nos gusta regodearnos en nuestros pleitos pendientes. Para eso nada mejor que lanzarnos unos a otros los antecedentes, a ser posible aderezados con parientes. Un presidente desenterró simbólicamente a su abuelo y muchos dirigentes alardean de que sus antepasados eran militantes del bando propio o del contrario.

J.R. Pin Arboledas

¿Coyuntura económica o política?

Comenta

Lo quieran ver, o no, los responsables políticos, la coyuntura económica presenta nubarrones. A nivel internacional, las políticas autárquicas de Donald Trump ralentizan el comercio internacional, algo que para una economía abierta como la española es preocupante e influye en la volatilidad de los mercados bursátiles. A nivel nacional, el sector turístico (12% del PIB) se enfría por la mayor competencia de los países mediterráneos, que se recuperan de la caída en las "primaveras árabes". La dilación de pagos a proveedores por parte de las empresas indica que se asoman dificultades económicas (elEconomista, 21/10/2018). En octubre, si el aumento de paro es superior a 100.000 desempleados más, confirmará esta tendencia. Otros indicios, como la crisis de la Naval o de Alcoa, son datos a tener en cuenta para completar el marco de la coyuntura económica.

J. R. Pin Arboledas

¿Más que unos presupuestos?

Comenta

Hubo una época en que el Barcelona CF era más que un club. Este año los Presupuestos son más que un presupuesto: un resumen de la situación política. Para empezar, no son los del Gobierno, sino los de el Gobierno más su socio parlamentario. Iglesias se ha convertido en el vicepresidente en la sombra, como lo fue algún sindicalista en la época de Zapatero, ¿recuerdan? Es lógico que se negocien en el Parlamento, pero no tanto que se lleven negociados de antemano, salvo que haya coalición de Gobierno formal. Por tanto, lo digan o no, esa coalición social-populista de izquierdas existe a efectos prácticos, por si alguien no se ha enterado.

J.R. Pin Arboledas

¿Deslealtad = desastre nacional?

Comenta

La reunión de Vox el domingo pasado demuestra que la deslealtad constitucional lleva al desastre nacional. En España no es difícil llenar plazas de toros, lo difícil es convertirlo en votos, más aún trasformarlo en escaños y, todavía más, que sean útiles a los ciudadanos. Pero independientemente de ello ¿cuál es la razón de la aparición de un partido centralista y antiinmigración? Algunos dicen que su existencia se debe al error del PP o de Ciudadanos, que no han sido suficientemente valientes al defender determinados principios. No es verdad.

J.R. Pin Arboledas

Cataluña, CDR: ¿desesperanza... violencia?

Comenta

El fin de semana los cachorros de la independencia catalana iniciaron una escalada en la calle. Además de intentar frenar las manifestaciones de los que no piensan como ellos; además de pelearse con los Mossos d' Esquadra; además de acusar de traidores al president de la Generalitat Quim Torra y a su conseller el señor Buch; ... los CDR (Comités de Defensa de la República) empiezan a mostrar su desesperanza... quieren la República catalana independiente y la quieren ya. Algo que sus instigadores no pueden darles.

J. R. Pin Arboledas

Valls y el cosmopolitismo europeo

Comenta

Algunos de mis compañeros son impulsores en España de "las ciudades inteligentes" (Smart Cities). La ciudad es la estructura política más cercana y que más influye en la calidad de vida. La ciudad es la cuna de la burguesía, que viene de "burgo": habitante del burgo. La burguesía es el fermento de la masa de la ciudad, la hace crecer en horizontal, atrayendo gente a sus empresas o proyectos y de manera vertical, construyéndola física y culturalmente.

J. R. Pin Arboledas

La pre-verdad parlamentaria

Comenta

Lo legal no es siempre legítimo. Los partidos dicen que los problemas ahora son políticos y en política cuando las circunstancias cambian, la solución es comprobar cómo han influido en la percepción del electorado. La "moción de censura" que llevó a Pedro Sánchez al Palacio de la Moncloa fue legal. Pero los que la apoyaban trasmitieron que lo importante era sacar a Mariano Rajoy de la Presidencia de Gobierno, no tanto aupar al actual inquilino de Moncloa; un paso previo para convocar elecciones. Por lo que la situación actual del Gobierno siendo legal tiene su legitimidad cuestionable.

J.R. Pin Arboledas

Provisión financiera para despidos

Comenta

Las empresas de servicios profesionales tienen muchas veces sistemas de carrera Up or Out. En él, los empleados saben que a determinado nivel si no son ascendidos serán invitados a dejar la compañía. Se debe a que sus competencias válidas en el nivel en que trabaja, no lo son para el siguiente, que normalmente exige mayor capacidad de gestión incluido la generación de negocio que no era necesario en su nivel.

J.R. Pin Arboledas

¿Presupuestos o juicios a independentistas?

Comenta

Un representante independentista en el Congreso explotó y dijo: ¿Alguien puede pensar que vamos a aprobar los presupuestos del Gobierno español mientras hay condenas de varios años de cárcel para nuestros líderes? Nadie ha contestado a esta reflexión. Ni entre los independentistas, ni entre los miembros del Gobierno. Menos aún por parte del resto de los miembros del Parlamento, incluidos diputados de Podemos. Por contra, Sánchez y Torra solo hablan de diálogo. Un diálogo de sordos, porque ni el Gobierno quiere renunciar a la Constitución y la legalidad dimanada de ella, ni los independentistas a sus pretensiones de autodeterminación/independencia. Ambas posturas opuestas. Ahora Sánchez habla de autogobierno, es decir otro estatuto. ¿Aceptará Torra?


Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies