La regulación de los criptoactivos como tal no recae en el tejado del supervisor de la bolsa española, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Pero sí se le ha dado potestad para que controle la publicidad que se haga de estos como posible inversión, ya que se ha convertido en habitual verlos, por ejemplo, en la marquesina de una parada de autobús. Para ello, el organismo publicó ayer una Circular con los requisitos y normas que vigilará. Este documento, que estará en consulta pública hasta el próximo 31 de agosto, contiene, entre otras cosas, la obligación de entregar una documentación antes de iniciar una campaña de publicidad masiva de criptoactivos.

Riesgo de mayores intereses

Banco Santander, BBVA y Caixabank estarían a apenas cuatro colocaciones de deuda de cumplir con sus objetivos de financiación para 2021. Las tres grandes entidades de España han acelerado sus planes de emisiones de bonos ante el riesgo de una subida generalizada de los intereses en la segunda parte del año. Ya han emitido, de media, en torno al 70% de lo planificado.

Este jueves se reúne de nuevo el comité que decide las compañías de la bolsa española que deben integrar el Ibex 35. Y hay una empresa, Logista, que está especialmente pendiente de esta cita. Es la única aspirante con opciones de entrar al índice, aunque la revisión podría zanjarse sin entradas ni salidas.

Implicar más, y a largo plazo, al accionista institucional en las compañías cotizadas en las que invierte es un objetivo que se está acelerando en España. El Gobierno ya aprobó un proyecto de ley para modificar la Ley de Sociedades de Capital con medidas en este sentido, que adaptaba en parte una normativa europea -como novedad, por ejemplo, se permiten las llamadas acciones de lealtad-. Y ahora la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiere iniciar un proyecto que llevaba tiempo sobre la mesa para crear un código que incluya recomendaciones sobre la implicación a largo plazo de accionistas institucionales.

Como muchas otras oficinas, el Palacio de la Bolsa de Madrid se vació por completo en la pandemia. "Si me preguntan hace un año si íbamos a poder supervisar el mercado desde casa habría dicho que no", reconoce Beatriz Alonso-Majagranzas, quien cambió su puesto de directora de Renta Variable a directora de Mercados de BME a comienzos de este año. Hoy afirma que "los mercados funcionaron fantásticamente", incluso en los picos de más volatilidad. Sobre el futuro, confía en el regreso previsto de salidas a bolsa y ve imprescindible dar "visibilidad" a las pequeñas y medianas cotizadas para mejorar su liquidez.

El Ibex 35 ha vivido un tiempo intenso de cambios. Cuatro empresas -Almirall, PharmaMar, Solaria y Fluidra- se han incorporado al índice en el último año para sustituir a alguno de sus componentes -Mediaset, Ence, MásMóvil y Bankia-. En manos del comité que lo revisa está, el próximo 10 de junio, abordar otro relevo. Para la revisión, Logista es la mejor situada entre aquellas que aspiran a entrar, mientras que CIE Automotive, Indra y Meliá serían las que podrían pasar el testigo. Aunque, en esta ocasión, la reunión podría acabar sin cambios.

Los grandes bancos centrales siguen ahí, inyectando dinero a la economía a través de sus compras de deuda después de más de un año de pandemia. Y con los tipos inamovibles, en cero. Aunque esto ha mantenido a raya las rentabilidades que el mercado exige a los bonos durante mucho tiempo, 2021 está siendo un punto de inflexión. Datos como el de inflación publicado el miércoles en EEUU, que avalan una mejor salud, encienden las alarmas en el mercado, a pesar de que el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed) insistan en que no comenzarán a retirar sus estímulos todavía. La reacción de los inversores estos días no está siendo de pánico, pero supone elevar las pérdidas que ya acumulan las carteras de bonos.

La pandemia provocó que las cotizadas españolas perdieran peso entre los grandes valores de la zona euro, con la salida de BBVA y Telefónica del EuroStoxx 50 por primera vez desde que este índice se creó hace más de dos décadas. En estos ocho meses desde que se anunció su exclusión del indicador de referencia que replican y siguen muchos fondos, el banco se ha ido recuperando en bolsa y ya enfila su regreso, situándose como la primera candidata a entrar.

Distinguir lo que es sostenible de lo que no lo es. Ese es uno de los grandes retos en Europa en este momento. El edificio normativo está aún en construcción, pero se van poniendo pilares como el Reglamento europeo de divulgación para las empresas de servicios de inversión, que entró en vigor el pasado mes de marzo en España y que, a falta de más detalles, ya está obligando a las gestoras y demás firmas a cambiar los folletos de sus fondos de inversión. Rodrigo Buenaventura, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuantifica que, de unos 1.400 folletos de productos registrados en España, ya se ha actualizado un 85%.

En el ahorro y en la inversión bien se puede aplicar aquello de que lo importante no es cómo se empieza sino cómo se acaba, sobre todo en un año como 2020. Pero a la hora de hacer la Declaración de la Renta también es básico lo que ocurre por el camino y más en un ejercicio tan excepcional como el pasado, del que en estos meses toca rendir cuentas con Hacienda. A la mente vienen momentos de verdadero pánico en los mercados financieros, de grandes pérdidas con acciones, fondos... todo se venía abajo. Fue difícil no sucumbir al miedo; llegó a ser preferible vender asumiendo pérdidas que ver evaporarse el dinero. Y, al mismo tiempo, se originaron grandes oportunidades. La posibilidad de ganar mucho en poco tiempo. E irremediablemente hay quien tuvo que tirar de ahorros. Lo importante ahora es aprovechar las ventajas del sistema fiscal para reducir la base imponible en el IRPF.