Rebelión de alcaldes de Lleida contra Torra

La estrategia de Quim Torra de echar balones fuera y culpar de todos los males de Cataluña al Estado ya no satisface ni a los independentistas. Eso es lo que dicen que ocurrió el pasado lunes, durante la reunión de diversos alcaldes, varios simpatizantes del procés, de las comarcas ilerdenses afectadas por el rebrote de coronavirus, con la Generalitat. Por lo que se comenta, Torra volvió a recurrir al “España nos roba” como argumento para explicar los fallos de coordinación que han obligado a confinar la región del Segrià. Un argumento que fue desmontado por los ediles de la comarca que recordaron a Torra que “las competencias en Sanidad son de la Generalitat y no del Gobierno central”. Cuentan que la tensión reinó durante todo el encuentro y que fueron precisamente los alcaldes de Junts per Catalunya (el partido de Torra) los que se mostraron más críticos con el Govern. Tanto es así que se dice que se está preparando una “rebelión” de los alcaldes de la región con el objetivo de exigir a Torra que asuma la responsabilidad del incremento de los contagios.  

Sánchez, el gran ausente del Senado y el Congreso

A mediados de junio, el presidente Pedro Sánchez se comprometió en el Senado (tras una larga ausencia que duraba desde febrero) a estar presente en una sesión monográfica que girara en torno a la gestión que el Gobierno ha realizado, hasta ahora, de la pandemia del coronavirus. Sus Señorías de la Cámara Alta ya pueden ir olvidando aquellas palabras puesto que, según dicen desde el Gobierno, la prioridad del presidente está ahora en el ámbito internacional. En concreto alegan que trabaja para conseguir que la vicepresidenta de Economía Nadia Calviño obtenga la presidencia del Eurogrupo, y prepara también el Consejo Europeo que versará sobre el millonario fondo de la UE para la crisis del Covid. Es innegable que ambas cuestiones son de una importancia capital para el futuro de España y que requieren de la presencia de Sánchez. El problema es que, en la Cámara Alta, sospechan que el presidente busca excusas para no comparecer en el Senado hasta, al menos, septiembre y este retraso está siendo criticado por la oposición. Pero no solo porque Sánchez haya roto su promesa en el Senado, sino porque Moncloa también ha deslizado que el presidente no asistirá a ninguna sesión de control al Gobierno en el Congreso hasta septiembre. “Parece obvio que no quiere rendir cuentas de una gestión que como poco ha sido lamentable”, critican desde un partido de la oposición.    

La huida de médicos que padece Lleida

Esta misma semana la Consejería de Salud de la Generalitat de Cataluña pidió a sanitarios y voluntarios que acudan a Lleida para ayudar ante los rebrotes que sufre la provincia, y que ha llevado al Govern a decretar el confinamiento de la región de Segrià. Tal llamamiento no sería tan necesario si el departamento comandado por Alba Vergés hubiera evitado la fuga de médicos que padece esta provincia catalana. En concreto, Lleida perdió 233 facultativos hace dos años, que abandonaron su trabajo en los centros sanitarios de la región para irse, en su mayoría, a la vecina comunidad de Aragón. Una marcha lógica, ya que los médicos pueden cobrar hasta 1.000 euros más en Aragón que en Cataluña, por culpa de la política sanitaria que la Generalitat implanta desde la crisis de 2008. “La consejera Vergés y el resto de Govern son conscientes de este problema y no han hecho nada por revertir unos recortes que hubieran limitado la fuga de unos especialistas que son necesarios para contener el rebrote del virus”, se quejan desde un hospital leridano.    

¿Faltan aún almacenes para el equipo sanitario?

La pasada semana el presidente del Gobierno Pedro Sánchez anunció que el Gobierno y las autonomías estaban adquiriendo un importante stock de material sanitario para prepararse en caso de sufrir una segunda oleada de coronavirus. Pues bien, cuentan que este acopio de existencias no está resultando sencillo. Para empezar, existe un problema con la fecha de caducidad de ciertos productos (las mascarillas principalmente), que impiden adquirirlas con demasiada antelación. Pero fuentes cercanas a Sanidad añaden otro inconveniente al que se busca solución a contrarreloj. Se trata de la carencia de almacenes adecuados donde poder reunir todo el material de prevención que se adquiera. Cuentan que con la idea de superar este obstáculo, el ministro Salvador Illa “se encarga personalmente” de tratar de llegar a acuerdos con firmas del sector farmacéutico para poder recurrir a sus almacenes en caso de que fuera necesario. Se comenta también que otra de las opciones que se está estudiando es la de utilizar instalaciones de Defensa. Por lo visto, el departamento dirigido por Margarita Robles ya se ha ofrecido para albergar el material. A pesar de ello, en Sanidad aún no se han decidido y la ubicación de equipo sanitario, al parecer, aún sigue a la espera. 

¿Relevará Díaz a Iglesias al frente de Podemos?

Se comenta en Podemos que la labor de Yolanda Díaz al frente del Ministerio de Trabajo está siendo muy bien valorada por las bases de Podemos. De hecho, en algunos foros de la formación ya se habla de ella como de una posible candidata a relevar al secretario general Pablo Iglesias en el futuro. Las preferencias que las bases parecen mostrar por Díaz está sorprendiendo a muchos en la zona noble de Podemos. Primero porque conviene recordar que la titular de Trabajo pertenece a Izquierda Unida. Y segundo porque hasta ahora la clara favorita a relevar a Iglesias era la ministra de Igualdad Irene Montero. Pero en Podemos comentan que el trabajo de esta última no está gustando en las bases de la formación al "sumar más errores que aciertos". Todo lo contrario a lo que, dicen, ocurre con Díaz que "en poco tiempo se ha ganado el respecto de los morados más escépticos". A pesar de todos los apoyos, en Podemos saben que el relevo de Iglesias se antoja ahora mismo lejano. "Pero podría darse una vez concluya esta legislatura", avisan desde Podemos.

El inoportuno 'tuit' de Sánchez sobre Airbus

El pasado 23 de junio, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio cuenta en sus perfiles de redes sociales de las conversación que había mantenido con el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury. En dichos mensajes, el presidente se mostraba convencido del "futuro prometedor" que tenía la compañía en nuestro país. Pues bien, una semana después, el propio Faury ha anunciado que la caída de la producción, provocada por la crisis del Covid, hará que Airbus despida a 14.900 empleados en toda Europa, de los que 900 saldrán de las plantas españolas. No es la primera vez que un inoportuno tuit pone en problemas a  Sánchez. De hecho, sucesos similares ocurrieron con Nissan y Alcoa, con mensajes del presidente en los que se aseguraban unos empleos que ahora están en la cuerda floja. Pero en Moncloa dicen que el caso de Airbus ha molestado y mucho. Cuentan que Sánchez "no se esperaba para nada" que solo una semana después de la conversación, Faury se descolgara con un anuncio tan negativo para nuestro mercado laboral. No en vano los despidos pondrán en riesgo la supervivencia de la industria auxiliar de la Bahía de Cádiz, que trabaja con la planta del gigante aeronáutico de Puerto Real. "Es evidente que esperábamos un proceder muy diferente de un consorcio europeo como Airbus", dicen desde el Ejecutivo.

Inquietud en RTVE ante un pésimo mes de junio

El mes pasado solo puede ser calificado de horrible para RTVE, que sigue siendo incapaz de detener el desplome de la audiencia. En concreto, La 1, la principal cadena del ente público, obtuvo un escaso 8,8% de cuota de pantalla, a 6,5 puntos de los líderes del mes. Por si fuera poco, durante junio hubo más de diez días en los que La 1 ni llegó al 8%. Lo nunca visto en RTVE, que sufre un lento declive desde hace años, pero que con la llegada de Rosa María Mateo a la dirección se ha incrementado. Ni que decir tiene que los datos preocupan a la cúpula de RTVE. Máxime si se tiene en cuenta que, además, “están dopados”. “Otros grupos han retirado sus programas estrella durante la pandemia, pero RTVE mantuvo Master Chef y Operación Triunfo con el único fin de salvar las cifras”, indican en el sector audiovisual. A la vista está que ni con sus formatos más seguidos, Mateo puede disimular el fracaso de una cadena como La 1 que hace mucho que dejó de ser referente en información. De hecho, sus informativos han sido superados con creces por los de Atresmedia y Telecinco. Ante este panorama, en la empresa esperan en la cúpula reacciones “como suele en momentos de tensión: buscando chivos expiatorios y despidiendo en los niveles inferiores”.     

¿Rebelión autonómica en el seno de Podemos?

Los medios de comunicación se han hecho eco de un presunto amaño en las primarias de Podemos en La Rioja, tras las filtraciones de una edil de los morados. La información habla de un presunto protocolo, basado en llamadas y códigos secretos, para influir en  el resultado y hacer que ganara el candidato afín al secretario general Pablo Iglesias. Se comenta que en la Ejecutiva de Podemos no solo están preocupados por el problema que pueden tener en La Rioja, sino por el hecho de que los conflictos se extiendan a otros territorios. Por lo que dicen, el “malestar ante los métodos caciquiles de Iglesias” se está ampliando a otras delegaciones autonómicas. Más aún tras los recuentos de las primarias de la formación, que han dado como resultado la victoria de todos los delfines de Iglesias, pero con estrechas diferencias de votos en algunas de las comunidades autónomas. Por lo visto, los resultados han dejado dudas en autonomías como Cataluña, Valencia o Andalucía, donde miembros de Podemos están manifestando su descontento en las aplicaciones de mensajería interna que utiliza el partido. Se dice que todos los comentarios reflejan la irritación que existe por el control que Iglesias ejerce de las primarias, “influyendo al apostar por un candidato” y “asegurando su victoria con un sistema que es lo contrario a la neutralidad que debería ejercerse en un partido así”.    

Iglesias se queda solo en su rechazo a Calviño

La candidatura de Nadia Calviño a presidir el Eurogrupo es una de los escasos sucesos acontecidos en este país en los últimos meses que ha sido capaz de generar unión en la práctica totalidad del arco parlamentario. Por ejemplo, Vox dejó de lado sus ataques al Ejecutivo de Pedro Sánchez para celebrar que la vicepresidenta económica opta a uno de los puestos de mayor responsabilidad en la UE. No obstante, existe un miembro del Ejecutivo que aún no se ha unido a estas unánimes alabanzas. Se trata del vicepresidente Pablo Iglesias. Es conocido que Calviño ha sido un adecuado contrapeso a las políticas anacrónicas que Iglesias defiende, lo que la ha convertido en su enemiga dentro del Gobierno. A pesar de ello, en el PSOE se lamentan de que el vicepresidente no haya respaldado públicamente la candidatura, al ser positiva para España. Algunos dicen que quizá el motivo del rechazo de Iglesias sea el miedo que “siente a que Calviño le siga restando poder en el Gobierno, ahora desde Bruselas”. Sea por el motivo que sea, el caso es que Iglesias se está quedando solo en su cruzada, ya que figuras de Unidas Podemos, como Alberto Garzón, también han aplaudido la candidatura de la ministra de Economía a liderar el Eurogrupo. 

La 'Crida' de Carles Puigdemont naufraga

Hace dos años Carles Puigdemont impulsó la Crida Nacional per la República, una especie de plataforma transversal cuyo objetivo era unir al independentismo. Pasado todo ese tiempo, la única realidad es que la Crida hace aguas por todos los lados. Para empezar, los actos organizados por esta coalición que cuenta con el expresidente de la ANC, Jordi Sánchez, como líder, se pueden contar con los dedos de una mano. Se comenta que para evitar un sonoro fracaso, el expresidente de la Generalitat está moviendo todos los hilos independentistas con el objetivo de convocar un evento multitudinario en julio que dé muestra de unidad. Pues bien, todo apunta a que no lo va a conseguir. Al menos eso es lo que se comenta desde el entorno secesionista, al indicar que el acto ya nace con importantes ausencias. La más llamativa la de ERC. Por lo que se dice, los de Oriol Junqueras están más pendientes de consolidar un pacto por la izquierda con el PSC y Los Comunes que en acompañar a Puigdemont en su última aventura política. Algo similar ocurre con los radicales de la CUP, que ven en La Crida “una especie de PNV catalán”. De hecho ni siquiera el PDeCat, que es la formación que abandera Puigdemont, tiene clara su participación en el acto. “Un nuevo fracaso diluirá el movimiento”, avisan desde la Crida.