Ana Samboal

Periodista y presentadora de 'Trece al día'


Ana Samboal

En España no avanzamos

Comenta

"Avanzamos", dice Sánchez haciendo balance de cien días de gobierno, tratando de conjurar con una palabra lo que es más que un titular de prensa. La sensación de que el gobierno hace agua se ha generalizado tras rectificaciones, dimisiones y la sombra de duda que planea sobre la propia honorabilidad del presidente a cuenta de su tesis y será necesario mucho más que un eslogan para acabar con esa imagen de anarquía que ellos mismos han creado.

Ana Samboal

Funcionarios convertidos en héroes

Comenta

En La Pieza 25, el libro en el que la periodista Pilar Urbano describe con la inestimable colaboración del juez Castro la instrucción del Caso Noos, el fiscal Horrach se queda estupefacto al comprobar, declaración tras declaración, cómo los empleados públicos del Gobierno balear dejaban pasar las tropelías de sus superiores sin cuestionarlas siquiera. La ley suprema era la orden del jefe, su mandato estaba por encima de cualquier otra consideración. La obediencia ciega llegaba a tal extremo que el lector se pregunta no ya si en algún momento alguien dudó a la hora de cumplir con lo que se le exigía -que no parece-, sino si, acostumbrados como estaban a la rutina de esa cadena de mando viciada desde su origen, alguno llegó a darse cuenta de que se estaban cometiendo delitos que podían incluso llegar a comprometerlos penalmente. Lo que es seguro es que nadie dio la voz de alarma. De haberlo hecho, le hubiera costado el puesto.

Ana Samboal

Gana la propaganda

Comenta

Hay en Ho-chi-min, la antigua Saigón, un Museo de la Guerra en el que el régimen que gobierna Vietnam exhibe sus trofeos. Aviones y carros de combate incautados al Ejército de EEUU reciben al visitante en el patio exterior. El interior es una sucesión de fotografías de las grandes manifestaciones por la paz que se sucedieron durante el conflicto en Occidente. Fue esa presión inducida por los comunistas, la que forzó la retirada de las tropas de EEUU. No hay régimen democrático que pueda soportarla. La propaganda del Vietcong acabó por torcer el brazo a los norteamericanos que, confiados en su aparente superioridad económica y militar, no pudieron o no supieron explicar a sus ciudadanos qué se les había perdido en aquel lejano rincón de Asia para que tuvieran que pelear por ello recibiendo a cambio ataúdes llenos de cadáveres. Desde entonces, la gestión de la "información", que ya habían ensayado con notorios resultados Churchill o Goebbels durante la II Guerra Mundial, se convirtió en un arma estratégica. Hoy, es materia de estudio obligada para los grandes estadistas y las más prestigiosas escuelas de negocios, aunque la disfracen con otros títulos.

Ana Samboal

Los límites del presidente

Comenta

En toda relación establecida en términos de poder, las partes suelen poner a prueba sus límites. En una democracia consolidada, son la ley y la separación de poderes las que dibujan las líneas rojas que gobernantes y gobernados deben respetar en el ejercicio de sus derechos y atribuciones, ateniéndose no solo a la letra, sino también al espíritu de lo que significan y encarnan. Pero nada parece más lejos de la realidad en esta España en la que todo está en cuestión, en la que las minorías rompen las normas de convivencia con pasmosa impunidad a pesar del hartazgo creciente de la mayoría y en la que los consensos tácitos establecidos en la Transición entre los grandes partidos, pilares del sistema, han saltado por los aires. Zapatero inició la voladura, Rajoy dejó hacer y Sánchez ha decidido retomar el trabajo de su predecesor en Ferraz.

Ana Samboal

Buenismo ciego

Comenta

El mejor exponente de que la consecuencia más directa del buenismo que nos asfixia será el desastre es Cataluña.

Ana Samboal

Referentes fallidos

Comenta

Los ayuntamientos acostumbran a elegir como pregoneros de sus festejos anuales a personas que han hecho algún bien a la comunidad o que destacan por su trayectoria vital o profesional. Con ese honor, aplauden públicamente su labor y les distinguen como referentes ante los vecinos. Es por eso por lo que cuesta entender la razón por la que el consistorio de Madrid ha designado para inaugurar oficialmente las fiestas en el barrio de Lavapiés al portavoz del Sindicato de Manteros y Lateros (sic). En el mejor de los casos, podemos llegar a pensar que lo ha hecho con el fin de dar visibilidad a ciudadanos anónimos, lo que en Podemos, erigiéndose en sus paladines, denominan la gente. En el peor, el más probable, la alcaldesa ha optado por mantener la tradición de realzar a una persona o a un colectivo.

Ana Samboal

Elecciones para superar el bloqueo

Comenta

Las calles de las principales ciudades están colapsadas. No se puede circular. Un numeroso grupo de taxistas, a los que puede asistir la razón en muchas de sus reivindicaciones, la ha perdido por completo. El país no es suyo, pero han decidido pararlo alentados por una alcaldesa populista que respalda todas sus demandas. Seguirán en la calle hasta que el ministro de Fomento les dé lo que quieren a golpe de ordeno y mando, por decreto-ley. Los municipios costeros, las ciudades de Ceuta y Melilla y los centros de internamiento de inmigrantes también están colapsados. Las mafias envían a España a los inmigrantes porque nuestro Gobierno prometió puerto seguro al Aquarius, el ministro del Interior anunció que retiraría las concertinas de la valla fronteriza de África y el mismo presidente les ha garantizado que tendrán acceso a sanidad universal. Para los guardias civiles heridos no tuvo una sola palabra pública de respaldo o consuelo. La seguridad nacional, aunque estemos en nivel de alerta 4 antiterrorista, parece haber pasado a un segundo plano.

Ana Samboal

Cambios de camiseta

Comenta

Este pasado lunes, 23 de junio de 2018, bien podría pasar a los anales de la política como el día oficial del transformismo. Articulistas, opinadores y sesudos analistas se impusieron el deber de opinar sobre la nueva estrella emergente del PP, el vencedor contra pronóstico de las primarias, y algunos de sus comentarios provocaban tal hilaridad que a sus autores les hubiera resultado mucho más conveniente mantener el silencio, porque la gran mayoría no resistía un contraste con la hemeroteca más reciente. El cambio de camiseta en el panorama mediático ha sido fulminante.

Ana Samboal

Catarsis final

Comenta

Las vendettas entre excomisarios y agentes secretos se dirimen ahora en las páginas de los periódicos, a golpe de filtraciones, correos, cintas y rumores de escándalo. Los que antes empuñaban armas, se sirven ahora de las firmas de célebres plumillas para airear las vergüenzas ajenas, dejando en evidencia las propias y comprometiendo si pueden a los que las escriben. Y los que quieren derribar el sistema, que son muchos, demasiados, se frotan las manos porque les están poniendo en bandeja la munición necesaria para cargárselo. En el Congreso gozan de mayoría. Con ella, han llevado en volandas hasta la Moncloa a un Gobierno al que pasan al cobro las facturas de su investidura. La burbuja de felicidad ya ha explotado, es solo un Gobierno con un presidente ausente ante la opinión pública que aspira a ir ganando puestos en las encuestas a golpe de espuma, anuncios de primera página que saben que no podrán llevar a término la mayoría. Sin oposición, porque no existe y tardará en recomponerse, porque está fracturada, tiene el camino expedito. Y es demasiado débil. Sólo la Justicia y la Corona resisten de momento el envite. Pero están en el punto de mira. Las grabaciones en Suiza de la que se denominó en su día amiga entrañable del Rey se lo han puesto en bandeja. La ventana de oportunidad que creían cerrada tras la crisis se ha abierto de nuevo, cuando estaban a punto de tirar la toalla.

Ana Samboal

Pacto entre perdedores

Comenta

Pedro Sánchez y Quim Torra perdieron las elecciones a las que se presentaron, pero ambos gobiernan y aspiran a mantener ese poder. Su pacto es el de dos perdedores que dependen el uno del otro. El presidente tiene dos años en el mejor de los casos para convocar las legislativas y, si aspira a vencer, tiene antes que convencer a una gran mayoría de ciudadanos de que la única política válida para resolver el problema más importante que hoy tiene España pasa por hacer nuevas cesiones a los independentistas.


Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies