Vivienda

Cambiar de hipoteca variable a fija: ¿Es buen momento, cómo hacerlo y cuánto cuesta?

  • Se puede cambiar por novación, subrogación o cancelación y constitución
  • Hay que pagar una comisión a la entidad que debe estar especificada

Las probabilidades de una subida de tipos por parte del Banco Central Europeo a lo largo de este año cada vez pesan con más fuerza como respuesta a combatir el alza de la inflación. Con esta decisión sobrevuelva que continúe la escalada del euríbor -en marzo cerró en -0,237%, su nivel más alto desde junio de 2020-, lo que encarecerá las hipotecas variables ya contratadas.

En este contexto, ¿es buen momento para pasar de una hipoteca variable a una fija? "Si se confirma esta tendencia al alza que está teniendo el euríbor, y dependiendo del alcance de la misma, sí que sería un buen momento para pasar de una hipoteca variable a una fija, ya que a día de hoy todavía se pueden conseguir hipotecas fijas a tipos de interés muy atractivos", apuntan los expertos de Grocasa.

"Claro, sigue siendo un gran momento. Todavía los tipos de interés son muy competitivos y en las hipotecas a tipo fijo aún no se han producido subidas muy drásticas, las hay, pero todavía se encuentran en el mercado productos muy atractivos en este sentido", señala Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro, quién añade que "todavía estamos en un contexto en el que la hipoteca a tipo fijo sale ganando". De hecho, en iAhorro están viviendo las semanas con mayor número de peticiones de subrogación hasta la fecha y la previsión es que siga siendo así durante las próximas semanas o meses.

Para José Manuel Fernández, subdirector general de UCI, "se trata de una decisión que depende mucho de los factores personales, en especial de la capacidad de soportar un eventual incremento en las cuotas mensuales".

Cambio de estrategia

Muchas entidades financieras están cambiando su estrategia comercial. Encarecen o eliminan las hipotecas fijas, y abaratan las variables para adaptarse al contexto económico, por lo que la hegemonía del tipo fijo podría estar en peligro -en enero batieron récord histórico al superar por primera vez el 70% de los créditos concedidos para comprar una vivienda, según el INE-.

"En el mercado actual, una hipoteca a tipo fijo representa un riesgo mayor para la banca, lo que ha provocado un cambio repentino respecto a la estrategia de los últimos años, en los que una hipoteca variable no era competitiva para las entidades por lo bajo que estaba el euríbor", indica el director de Hipotecas de iAhorro.

La incógnita que circula entonces es si estamos ante la última oportunidad de contratar hipotecas fijas baratas. "Si estamos planteándonos cambiar nuestra hipoteca de tipo variable a tipo fijo ahora es un buen momento para realizar la operación, porque si esperamos corremos el riesgo de que las condiciones que nos ofrezcan sean peores de las que podemos conseguir en estos momentos", apuntan desde Grocasa.

Para Colombelli está claro que "es difícil que un momento como el que hemos vivido y estamos viviendo todavía, con unas hipotecas a tipo fijo muy muy bajas, vuelva a repetirse. El consumidor sigue buscando una hipoteca a tipo fijo porque, con la brutal subida de la inflación, quiere mantener estable al menos el coste de la hipoteca".

"Los mercados prevén que el euríbor 12 meses se sitúe por encima del 0% después del verano, mientras que las referencias para el largo plazo han comenzado a corregirse desde finales de 2021, afectando así a las futuras hipotecas a tipo fijo, que veremos incrementarse progresivamente a lo largo del año", apunta Fernández.

En este sentido, "todavía es un buen momento para que los compradores aprovechen la actual coyuntura y oferta hipotecaria a tipo fijo y mixto antes de que se produzcan subidas, y aseguren que su poder adquisitivo no se vea afectado por una eventual subida en los costes de su hipoteca cuando ésta se produzca", añade el subdirector general de UCI, quién añade que en cualquier caso, "el encarecimiento de los préstamos a tipo fijo no parece que a medio plazo alcancen un nivel que pueda resultar disuasorio para la contratación de esta modalidad de hipotecas y van a seguir siendo una buena opción para la mayor parte de los consumidores".

¿Cómo hacer el cambio?

Existen diferentes formas de hacer este cambio tal y como explican los expertos de Grocasa. Por novación, que consiste en modificar las condiciones de la hipoteca con la entidad bancaria actual. Pasar la hipoteca de tipo variable a tipo fijo con la misma entidad, también permite ampliar el capital o el plazo. En este caso se estará condicionado a aceptar las condiciones del préstamo hipotecario a tipo fijo que tenga la entidad.

Otra de las posibilidades es por subrogación de hipoteca. En este caso, consiste en traspasar la hipoteca de una entidad bancaria a otra entidad bancaria. "No se permite modificar ni el importe ni el plazo de la hipoteca actual, pero si las condiciones, cómo pasar de tipo variable a tipo fijo. De esta manera es posible obtener unas condiciones económicas mejores de las que nuestra entidad nos puede ofrecer", señalan los expertos de Grocasa. Por último, señalan la cancelación de la hipoteca actual y constituir una nueva hipoteca con otra entidad distinta. En este caso se puede ampliar el capital o los años.

Cambiar de una hipoteca variable a fija no es gratis y dependiendo de la fórmula escogida tendrá unos gastos u otros. En ambas opciones hay que pagar una comisión a la entidad que debe estar especificada en el contrato de préstamo. En el caso de la novación, los expertos de Grocasa destacan que si sólo se cambia el tipo de interés de variable a fijo está será como máximo un 0,15% durante los primeros tres años y después 0% según dispone la ley de crédito inmobiliario de 2019. "También nos pueden repercutir una parte de los gastos de notaría, registro y gestoría de la escritura de novación del préstamo. Dependiendo la entidad es posible que nos hagan tasar la vivienda, asumiendo el coste de la misma", añaden.

Para la cancelación y constitución de hipoteca nueva habrá que pagar la comisión por cancelación anticipada que figure en la escritura del préstamo, que dependerá del banco, del tipo de préstamo y de cuando se firmó. Además, habrá que asumir los gastos de la cancelación registral de la antigua hipoteca, en ocasiones, el nuevo banco puede asumir parte de estos gastos. También hay que tasar nuevamente la vivienda y determinadas entidades pueden aplicar una comisión de apertura a la nueva hipoteca.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Be digital
A Favor
En Contra

Jajajajaja será de fija a variable .....madre mía pedazo publicidad del artículo ....tengo entendido que los de tipo fijo se revisan ....cada cierto tiempo .....soy de la filosofía de pensar en hacer lo contrario de lo que aconseja el banco y me remito cuando me ofrecieron. Las coberturas de tipo de interés en el 2008 cuando estaba el euribor al 4 % ....hazlo que es gratis ......mira cómo está subiendo ...hazlo .....y bajo a 2%....la ronda la pague yo ....y eso que cuando me dieron la hipoteca caí rozaba el 30 % mi endeudamiento .....vamos que con el swuap lo pasé sobrado ........bancos ...pensando en lo mejor para el cliente.........jajajjja

Puntuación 3
#1