Opinión

Deberes pendientes

Los deberes a los que obligará Bruselas a España para recibir las ayudas

Por acá andamos liados con el pomposo Plan de recuperación, transformación y resiliencia, que suena indudablemente a lo grande, contando para ello con ese dinero que volará desde Europa hacia España, los tan sobados 140.000 millones de euros, que aún está pendiente de aprobación por parte de diez Estados miembros y que la Unión Europea tendrá que demandar en los mercados financieros por nada más y nada menos que 800.000 millones de euros. Palabras, hasta la fecha, todas; hechos, hasta el día de hoy, ninguno. Por promesas y brindis al sol que no quede. Por contentar a Europa, me da la impresión de que algo reticente con nuestro gobierno sobre el dinero que enviará, hágase todo lo que sea menester. Que tenemos un problema de cuentas públicas, pues, nada, endilguemos una subida de impuestos a lo bestia con el cuento de la armonización fiscal de las autonomías y digamos, con bravura, que se recaudarán 90.000 millones de euros extraídos a una economía que si no está agonizante, sí noqueada, con una ciudadanía trasquilada, empresas capitidisminuidas, autónomos arrasados y con unas expectativas de rehabilitación dudosas tanto en 2021 como en 2022. En fin, todo sea por la causa de prometer un mundo mejor y que nuestro país será junto a Estados Unidos el que mayor crecimiento de su PIB tenga este año. Demasiada locuacidad. Más valdrían discreciones y efectividades que no esa facundia.

Posiblemente, para que desde Bruselas nos vean con otros ojos, con independencia de las profecías de reformas fiscales, sea ineludible proceder a cambios en la composición del gobierno – algo de eso se ha dado - y, tal y como vemos, atemperar discursos recalcitrantes sobre una contrarreforma laboral que extinga la reforma laboral anterior y hoy vigente. También a Bruselas, como al Fondo Monetario Internacional, le gustaría que España avanzara hacia la unidad de mercado, porque con tanta Comunidad autónoma, cada cual legisla a voluntad y las barreras que se levantan para la fluidez de nuestra economía entorpecen un mejor desarrollo de esta.

Europa obligará a  acometer un gran esfuerzo presupuestario que corrija el déficit

A pesar de tanta algarabía por esos dineros con los que nos regará Europa, hay un detalle a considerar: suenan los acordes de la vieja canción europea, aquella que ya en 2013 la Comisión Europea entonaba como programa de reformas de España y que, entre excusas típicas de elecciones con intereses cortoplacistas y la querencia por seguir asentando las posaderas en mullidas poltronas y avivar los caladeros de votos, los sucesivos gobiernos han esquivado.

Ahora, con el pseudorescate, la cosa se pone seria y la Comisión Europea recuerda los deberes que hacer. Porque los susodichos dineros están condicionados a varias exigencias, unas sobre su uso y otras relativas a una serie de asignaturas pendientes de reformas que establecer.

¿Qué canción susurraba la Comisión Europea cuya tonadilla volveremos a escuchar? Además del paquete de impuestos y de la revisión profunda del gasto público – que seguirá in albis porque no interesa -, el objetivo primordial es acometer un esfuerzo presupuestario estructural que corrija el déficit público y atempere la tendencia alcista de la deuda pública. Las imposiciones en este punto serán rigurosas y el horizonte temporal será de varios años. De ahí que el Banco de España exhorte sobre la necesidad de llegar a acuerdos políticos que pongan las luces en el largo plazo, evitando ínfulas cortoplacistas que solo llevan a burdas discusiones de patio de colegio, avergonzando al hemiciclo y destilando una calidad de los parlamentarios a veces de baja estofa que en nada ayuda a la imagen de España y que desprestigia a los hipotéticos representantes del pueblo.

Un extremo de hondo calado es el de encarar de una vez la reforma del mercado de trabajo

Urge asimismo culminar efectivamente la regulación del factor de sostenibilidad del sistema de pensiones alumbrada en 2013, adecuando la edad de jubilación en función de la esperanza de vida, que ha quedado en papel mojado y las pensiones se han disparado. Sobre este particular se está poniendo el acento como sobre descargar al sistema financiero de la Seguridad Social de los llamados gastos impropios que, más o menos, suponen en torno a 14.000 millones de euros.

Incuestionablemente, un extremo de hondo calado es el de encarar de una vez por todas la reforma del mercado de trabajo atajando la lacra del paro con políticas activas de empleo, reforzando la eficacia de programas de recualificación para los trabajadores de más edad y escasa cualificación y aplicar medidas de lucha contra el desempleo juvenil. Eso va de consuno con vigorizar la educación y la formación, reducir el abandono escolar prematuro y potenciar la educación permanente, así como la formación profesional dual. Y de igual manera, hay que adoptar y aplicar medidas necesarias para reducir el número de personas con riesgo de pobreza o exclusión social. Con todo, mi vis escéptica aflora ahora mismo.

comentariosforum12WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 12
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Nicaso
A Favor
En Contra

Bastante de acuerdo con sus reflexiones pero discierno con usted en el gasto en pensiones que no se debe, según mi opinión, al aumento de sus cuantías en si sino más bien al creciente aumento de pensionistas, en parte importante debido a la crisis económica que provocó tanto desempleo y que convirtió los mayores de 50 años en carne de cañón para el paro eterno. Así que el problema es el empleo y menos las pensiones.

Puntuación 17
#1
Nicaso
A Favor
En Contra

*discrepo (el corrector).

Puntuación 1
#2
navegante,los herederos en Madrid, Murcia, y la comunidad de Andalucía heredan los bienes de los fallecidos
A Favor
En Contra

Señor Liébana, rectificar es de sabios, el único deber pendiente que nos queda es que la izquierda no gobierne ni una comunidad de propietarios.

Puntuación 20
#3
VIO
A Favor
En Contra

Me quedo con la frase: políticas de empleo activas. No creo que el paro se resuelva con ese tipo de políticas, sino con políticas activas de apoyo a las Pymes. El paro no lo van a resolver los decretos, sino las pequeñas y medianas empresas. Cuanto más se las machaque a leyes, impuestos y en general mal trato generalizado por parte de todas las administraciones, va a ser imposible que mejore el mercado laboral. Y respecto a los parados de más de 40 o 45 años, ya se sabe bien el remedio que nadie quiere aplicar: sus bajas de más de dos meses han de pasar directamente a la SS y no a la empresa. Ahora estamos sufriendo que debido al colapso producido en toda la administración sanitaria, personas con enfermedades graves que generalmente suelen aparecer con la edad, se quedan colgando de las empresas no los 18 meses actuales, sino hasta 24 o más esperando que pasen tribunal y los consideren jubilados. La solución del gobierno de mirar hacia otro lado y endilgar a las empresas esas bajas, por otra parte muy lamentables para el que las sufre al ser muy prolongadas, hace que las empresas sean muy reticentes a la hora de contratarlos pese a su indudable valía personal y su dilatada experiencia profesional. Por otra parte, conociendo la capacidad del grupo de amiguetes que nos gobierna, en el fondo manejados en la sombra por el politólogo pero carente de cualidades para dirigir un país Iván Redondo, que solo entiende de encuestas y expectativas de voto, es que por el momento todo irá a peor hasta que de Europa vengan, no las ayudas tan esperadas como el famoso plan Marshall del año 1947, sino el turismo. Qué regrese el turismo europeo. Con las ayudas nos va a pasar como ocurre en la conocida película de L. G. Berlanga del año 1953, Bien venido míster Marshall, que seguramente van a pasar de largo y nos vamos a tener que valer por nosotros mismos. Por tanto, señores, toca apretarse el cinturón y que nos dejen trabajar. Ese es el deber pendiente que tiene el gobierno.

Puntuación 9
#4
Carmen
A Favor
En Contra

Bien, pero dentro de ese pomposo discurso de reformas que pide Europa está precisamente la formación, formación por la que nunca he visto que apueste la derecha salvo para recortarla a costa de requisitos. Y pedírselas a las empresas? Pufff, ni de lejos. La formación para empleados, desempleados, jóvenes aunque no tengan buenas notas es para la derecha como el cambio climático, una tontería. La reforma de las pensiones las empezó el Psoe en 2010. La reforma de 2013 fue anecdótica, cuando era el momento de ser valientes y recortar de verdad en ese gasto monumental porque si recortas derechos a trabajadores y vas a facilitar despidos y bajos sueldos, hay que ser muy fantasioso y tener una imaginación muy "libre" para pensar que eso por obra divina va a favorecer el pago de las pensiones aunque suban. Si por algo ha destacado el pp ha sido por propiciar con su reforma laboral un déficit de la seguridad social increíble, de hecho ya lo hemos visto. Supuestamente mejoraba el paro y sin embargo el déficit de la seguridad social iba a peor, y no por los gastos extras porque esos ya estaban antes de Rajoy. No es solo que los políticos infantiles en el Congreso den mala imagen, es que la gestión de su grupo no les acompaña. De qué sirve reducir déficit si aumenta la deuda igual que con un déficit desbocado? Y luego a colgarse medallas. Como dice Arrimadas, como comunicadores los peperos son lo más.

En fin, que mientras no se recorten las pensiones no hay nada que hacer, ningún apaño ni ningún otro recorte en gasto. El gasto más inútil de todos y el más necesario son las pensiones. Iremos siempre a contrapié.

Puntuación -21
#5
No te lee nadie.
A Favor
En Contra

#5 No te lee nadie, se te da un negativo sin leerte y a otra cosa; pero si escribir aquí chorradas te ahorra el psiquiatra y el moderador te lo permite, pues nada, tú sigue.

Puntuación 3
#6
VIO
A Favor
En Contra

Al #5: Carmen, en España todo el mundo quiere que lo contraten con un sueldo digno, un trabajo cómodo, cerca de casa, con el finde libre y para toda la vida. Vamos, como un funcionario. Pero nadie quiere ser empresario. Eso no, eso que lo hagan los demás. En fin, yo te recomendaría que te hagas autónoma y en tres meses se te van de la cabeza todas tus ideas socialistas comunistas de toda la vida. Ah, y respecto a la educación todos los gobiernos están por la labor de apoyarla, pero ya sabes que los profes son funcionarios y, además, depende del empuje de cada uno. El título no hace al profesional.

Puntuación 11
#7
alf
A Favor
En Contra

La única receta que funcionaría: déficit = elecciones generales (que debamos revalidar en un plebiscito que nos sigan endeudando). Déficit de más del 5% = además no te puedes presentar. Seguro que si se juegan la poltrona, le dan mejor a la de pensar.

Puntuación 3
#8
Carmen
A Favor
En Contra

7. Hombre, autónomo hoy en día lo es cualquiera incluso siendo trabajador por cuenta ajena en realidad... si te refieres a crear una pyme, pues lo haré cuando me apetezca, tenga una idea buena con garantías si no es algo en lo que sea experta, pueda pagar los salarios correspondientes y dinero de sobra para poder perderlo sin quedarme endeudada. Mientras eso no suceda, lo consideraré temerario y seguirá pareciéndome injusto y antieconómico a largo plazo exigir que los trabajadores ganen menos y despedirlos por sistema para yo tener más margen. Una cosa es una crisis temporal, otra la pena de mercado que ha dejado la reforma laboral.

Puntuación -4
#9
Carmen
A Favor
En Contra

6. Pues yo creo que soy de las más cuerdas que escriben por aquí, fíjate...

Puntuación -3
#10
vio
A Favor
En Contra

Interesante recordar que ayer, día 15 de abril, se acabó el plazo para presentar la declaración de IVA del 1º trimestre para Pymes y autónomos. Todo un rollo. No solamente debes recaudar para el Estado el 21% de lo que facturas y compensarlo con el IVA de las facturas de compra, sino que todo tiene que cuadrar con clientes y proveedores, o Hacienda te tira de las orejas. Poca gente conoce este aspecto de las Pymes, de modo que aunque la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño, afirme con rotundidad que con 1 euro se puede crear una Pyme, no dice nada de los innumerables engorros de pagos y papeleos en lo que te vas a ver inmerso. Hacienda se interesa por las Pymes únicamente para poner el cazo y recaudar, no por otra cosa. Así los parados ya sean jóvenes, de edad mediana o seniors, lo tienen muy difícil para encontrar empleo. Efectivamente, profesor Gay de Liébana, aún quedan muchos deberes pendientes.

Puntuación 3
#11
Carmen
A Favor
En Contra

11. Cierto que las gestiones trimestrales son un rollo, pero lo increíble es que los empresarios sigan quejándose de que Hacienda se lleva el iva como si se creyeran que es dinero de la empresa, cuando lo único que hacen los empresarios es liquidar la diferencia entre repercutido y soportado, nada más. El iva que recogen del cliente no es de la empresa, es de Hacienda, lo mismo que el iva que soportan lo pueden compensar. Y si no de qué vivirían las asesorías.

Puntuación -1
#12