Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado de deuda casi borra las pérdidas de 2023 en medio de un creciente optimismo

  • El índice de Bloomberg de bono soberanos y corporativos cede menos de un 0,4%
  • La rentabilidad del bono de EEUU a 10 años cae 40 puntos básicos en 15 días
  • El rally de la deuda dependerá de 'un aterrizaje suave', según los expertos
Un barco de papel de billetes de dólar. Dreamstime
Madridicon-related

A pesar de las ventas moderadas durante la sesión de este miércoles, los precios, que se mueven de manera inversa a las rentabilidades de los bonos de deuda, se enfilan al alza desde el 31 de octubre. El mercado global de bonos solo pierde un 0,34% desde que comenzó el año, según el índice de Bloomberg Barclays Global-Aggregate Total Return que también recoge bonos corporativos y deuda de países emergentes.

Como dato, el 15 de octubre, el peor momento del 2023 para la renta fija, las pérdidas llegaron a alcanzar el 3,8% para un inversor con una cartera diversificada de deuda construida el primero de enero de 2023. Ahora, los expertos debaten si puede extenderse el rally del mercado de deuda y si los rendimientos de los bonos soberanos y corporativos seguirán o no a la baja en medio de un creciente optimismo.

La renta fija reaccionó al dato del IPC de octubre en Estados Unidos que bajo hasta el 3,2%. Pero la sorpresa de la caída de la inflación más rápida de lo esperado solo fue el colofón a un desplome de las rentabilidades en los principales bonos soberanos que arrancó en el paso a noviembre.

Gran parte del recorte de pérdidas se explica en el rebote de los precios de los bonos soberanos que roza el 3,5% en los últimos quince días. No obstante, no todas las referencias reflejan los mismos movimientos. La deuda estadounidense es la que más sobrereaccionó al dato de inflación del país, ya que los inversores vinculan el buen ritmo en la caída de los precios al fin del endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). La probabilidad de que se produzca un nuevo alza se queda en el 1%, según Bloomberg.

De hecho, el consenso de mercado considera ahora que la Fed realizará cuatro recortes de tipos de interés en 2024 de 25 puntos básicos cada uno, siendo el primero de ellos en la reunión de mayo. "No importa ahora lo que diga la Reserva Federal sobre mantener las tasas más altas por más tiempo, es probable que se inicie un ciclo de flexibilización gradual ya en la primera mitad de 2024", explicó desde Schroders, Kellie Wood.

El rendimiento del bono a diez años de EEUU se situó en la zona del 4,5% de rendimiento durante la jornada de este miércoles que supone una caída de más de 40 puntos básicos en quince días. La referencia para el mercado de bonos soberanos del mundo, el T-Note de EEUU, rompió la barrera del 5% de retorno en octubre por primera vez desde la crisis de Lehman, ante la perspectiva de una estricta política monetaria y una economía estadounidense más fuerte de lo previsto.

A día de hoy, la lectura del mercado es la opuesta con varias firmas de análisis señalando el buen momento que vive el mercado secundario de deuda y si aún queda recorrido tras este repunte. Y es que en este periodo de tiempo un inversor habría ganado más de un 5% comprando y vendiendo títulos estadounidenses a diez años en tan solo 15 días. "Los inversores ya deberían estar en el negocio de la renta fija, especialmente desde que los rendimientos alcanzaron el 5%", señaló el gestor de fondos de Fidelity en Singapur, George Efstathopoulos.

El escenario bueno, el feo y el malo

Con el actual desempeño del mercado de bonos ya se habla incluso de haber presenciado el particular rally en el mercado de renta fija este año. Para el experto en la materia de Schroders, Julien Houdain, la evolución de la deuda dependerá de lo rápido que bajen los tipos de interés, los próximos datos de inflación a ambos lados del Atlántico y del crecimiento económico.

En un escenario bueno (con un aterrizaje suave que esquivaría la recesión) los bonos con grado de inversión podrían dejar una rentabilidad total a doce meses del 13,15%. Este sería el mejor entorno para que se produjera un rally en el mercado de deuda y ampliara las rentabilidades de los inversores y el que sería el más optimista.

En un escenario malo (con un aterrizaje forzoso de la economía que implicaría recesión) los inversores buscarían oportunidades en otros mercados, según Schroders, que rebajaría la rentabilidad prevista a doce meses del 11,4%. Por último, el escenario feo, supondría ver una inflación estancada en los niveles actuales que justificaría más alzas de tipos por parte de los bancos centrales y una pérdida de rentabilidad en gubernamentales del 2,35%.

Las modestas ventas en bonos gubernamentales de la pasada jornada no alteraron tampoco el drástico recorte de rendimientos en otros vencimientos de la deuda estadounidense. Desde los títulos a siete años en adelante (hasta los 30 años) los retornos ceden más de 40 puntos básicos desde el primero de noviembre mientras que a medida que el vencimiento es más corto la variación se hace más insignificante.

Aún así, los retornos que refleja la deuda estadounidense están lejos de los niveles en los que comenzó el año, cuando la Fed todavía tenía por delante cuatro alzas más hasta el 5,5% actual. Los bonos de EEUU a una década muestran una rentabilidad 60 puntos básicos por encima de lo visto el primero de enero. La deuda a dos años supera en 40 puntos el 4,71% con el que arrancó 2023.

La réplica del mercado de deuda gubernamental europea sí reaccionó al dato de inflación americano al unísono, a falta de referencias macroeconómicas en la eurozona que tengan mayor influencia que el IPC de EEUU de octubre. La prima de riesgo española (diferencia entre la rentabilidad del bono español a diez años y su homólogo alemán) se mantiene sobre los 100 puntos básicos. Es decir, los retornos cayeron a la par hasta situar al bono alemán en el 2,62%.

No obstante, las curvas no están igual de invertidas en estos momentos en la deuda gubernamental de la periferia de la eurozona respecto a las economías centrocontinentales. El bono español con vencimiento a dos años (vencimiento que tiende a reaccionar con mayor virulencia a los campos de política monetaria) ofrece un rendimiento 20 puntos básicos por debajo de los títulos a diez años. La diferencia es aún mayor en el caso de la deuda italiana, con los bonos a dos años 80 puntos básicos por encima de la referencia a 10 años, en el 4,4%. Por contra, la deuda a más corto plazo alemana aventaja a los tramos más largos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud