Bolsa, mercados y cotizaciones

La mitad de las firmas del Ibex ofrecen más de un 5% de rentabilidad por dividendo

  • Supone casi un punto más de lo que renta el pago del propio índice
  • Enagás encabeza la lista con un rendimiento a doble dígito
Madrid icon-related

Si algo saben las compañías españolas es que la retribución al accionista es uno de los grandes atractivos para captar inversores. En este ejercicio, el mercado espera que el dividendo del Ibex alcance los 431 euros por acción, un 12% más que el año anterior, con el que toca máximos de 2014. El dividendo del Ibex renta un 4,6% este año. Sin embargo, entre sus firmas, hasta 16 compañías ofrecen una rentabilidad por dividendo de al menos un 5%. Estas son: Enagás, Mapfre, Telefónica, CaixaBank, BBVA, Banco Sabadell, Bankinter, Logista, Unicaja, Redeia, ACS, Acerinox, Endesa, Repsol, Merlin Properties, Banco Santander y Naturgy.

La política de dividendos ha ido, en estos últimos años, en aumento en gran parte de las cotizadas del Ibex. Solo con cargo a 2022, dos tercios del índice nacional elevaron su dividendo con respecto al del ejercicio anterior. Ahora, ya son algunas las empresas las que han anunciado un crecimiento de sus pagos con cargo al ejercicio actual.

Enagás es una de ellas. El pasado 6 de julio, con el pago de 1,032 euros por acción, la energética completó el dividendo de 1,72 euros por título con cargo a 2022. Para este 2023, tal y como indicaban en su plan estratégico, la compañía mejorará su retribución hasta los 1,74 euros que, sobre precios actuales, le renta a su accionariado hasta un 10,5%, convirtiéndose en la rentabilidad más elevada de todo el Ibex 35 y la única que alcanza el doble dígito. Sin embargo, este dividendo quedará congelado hasta 2026 (hasta donde abarca el plan estratégico) pues la firma busca una "priorización del plan de crecimiento a la distribución de dividendos", como señalan en el documento.

Con unos beneficios decrecientes (este ejercicio el mercado espera que se haga con 314 millones de beneficio neto, un 16% menos que en 2022), el esfuerzo por cumplir con su política de dividendos será cada vez mayor y el consenso de analistas que reúne FactSet espera que el payout de Enagás se sitúe en el 146%. Todo ello, hace temer a los expertos que el plan de retribución en el medio plazo pueda ponerse en peligro en el medio plazo. "La venta de activos de Enagás puede ayudar a sostener el plan de dividendos en 2023, pero una perspectiva deslucida de las ganancias por acción en medio de la disminución de los beneficios regulados en España [los ajustes regulatorios redujeron más de un 20% el beneficio neto de Enagás con respecto al primer tercio de 2022] y los rendimientos silenciados en el extranjero podrían poner en riesgo la sostenibilidad del pago a medio plazo. Sin más enajenaciones, la deuda neta de la empresa de servicios públicos puede incumplir las 5 veces/ebitda en 2024, ya que el flujo de caja se queda corto para financiar su plan de dividendos fijos y una mayor inversión", opinan desde Bloomberg Intelligence.

Los dividendos de Mapfre, Telefónica y CaixaBank para 2023 rentan actualmente un 8%, los siguientes que más rendimiento ofrecen del Ibex. La aseguradora confirmó en sus últimos resultados trimestrales el plan estratégico que lanzó en 2022 y en el que se comprometía a un payout (el porcentaje del beneficio que se destina a repartir dividendos) del 50% hasta 2024. Para este 2023, el consenso de mercado que reúne FactSet proyecta un beneficio neto de 734 millones de euros para la firma, con lo que, según su estrategia, repartiría en dividendos 367 millones de euros en 2023. El mercado espera que su dividendo alcance los 0,15 euros por acción que, sobre precios actuales, le rentan a sus inversores un 8,5%, la segunda rentabilidad más elevada del índice español. Con una recomendación mayoritaria de mantener sus títulos, los expertos ven para Mapfre un recorrido del 11% en bolsa de cara a los próximos doce meses vista.

La relación entre Telefónica y su dividendo ha sido como una pareja: con sus más y con sus menos. Durante las últimas dos décadas la teleco ha tenido que ir ajustando a la baja su retribución a medida que su valor bursátil se iba deteriorando. Sin embargo, la retribución que ofrece la española siempre ha sido uno de sus atractivos, por su alta rentabilidad. Concretamente, los 0,30 euros ya confirmados que Telefónica repartirá en 2023 -en dos pagos de 0,15 euros cada uno, el primero se realizará el 14 de diciembre- otorgan un rendimiento del 8%. Sin embargo, los esfuerzos para cumplir con su política de dividendos son de los más elevados entre las grandes telecos europeas. Concretamente, el payout que el mercado estima que la española dedicará en 2023 ascenderá al 88%, frente al 63% o el 43% que esperan que destinen comparables como Orange o Deutsche Telekom respectivamente. "Telefónica ha ido reduciendo deuda pero a base de vender activos, por lo que no ha conseguido hacer descender tanto el apalancamiento al reducirse también el ebitda", explica Juan Peña, analista de GVC Gaesco. Peña añade que "para que en dos o tres años de verdad pueda alcanzar las 2 veces ebitda es necesario que reduzca su dividendo, quizás a 0,20 o 0,25 euros" Todo ello se produce, además, en un escenario de beneficios decrecientes con respecto a los 2.000 millones de euros que ganó el pasado ejercicio.

Caixa, líder de la banca

La banca ocupa las siguientes posiciones por rentabilidad. En la que es una tradicional lucha por la mayor rentabilidad del sector bancario, es CaixaBank la que se alza con el liderazgo español. Durante más de un año y medio, el rendimiento que ofrecía el pago de BBVA era prácticamente imbatible. Pero en mayo, gracias a un menor desempeño de la acción de Caixa frente a la de BBVA, la primera entidad financiera superaba a la segunda en rentabilidad por dividendo. Ahora, los títulos del banco vasco continúan registrando un mayor avance frente a Caixa (suben un 28% en el año versus un 4%), lo que provoca que en este juego de tronos, CaixaBank siga sentada en el trono de hierro de la rentabilidad por dividendo. Los 0,31 euros por acción que el consenso de expertos que agrupa FactSet espera que reparta este 2023, rentan a sus inversores un 8%. Sin embargo, con los 4.000 millones que el mercado estima que Caixa ganará este ejercicio, el esfuerzo para cumplir con su política de dividendos es el mayor de toda la banca española, al tener un payout del 58%, según las estimaciones. "Para 2023, se espera que los ingresos de CaixaBank aumenten un 12,3% y los BPAs (beneficio por acción) un 20,7%, mientras que para el BBVA se espera un aumento de ingresos del 9,7% y del BPA del 7%, de ahí que CaixaBank pueda retribuir más a sus accionistas", apunta Sergio Ávila, analista de IG.

Solo BBVA y Banco Sabadell dedicarán, según los expertos, menos del 50% de sus beneficios al reparto de dividendos, al destinar un payout del 47% y el 45% respectivamente este 2023, según FactSet. Los dividendos de 0,53 euros y 0,08 euros por acción que los expertos proyectan para BBVA y Banco Sabadell respectivamente con cargo a 2023 rentan a sus inversores algo más de un 7% en ambos casos. Cerca de ellas se sitúa también Bankinter cuyo pago de 0,42 euros por título, según las previsiones, da un rendimiento del 7%, con un payout del 50%. Más alejadas, Unicaja y Banco Santander ya confirmaron en sus respectivos planes estratégicos que dedicarían un 50% de sus ganancias a la retribución a sus accionistas. Actualmente, el mercado baraja para ellas dividendos de 0,07 euros y 0,18 euros respectivamente para este 2023 que rentan un 6,7% en el caso de Unicaja y un 5,1% en el de la entidad cántabra.

Las energéticas, muy presentes

Más allá de Enagás, entre las rentabilidades de más del 5% también se encuentran los dividendos de otras cuatro energéticas: Redeia, Endesa, Repsol y Naturgy. Tras dos ejercicios consecutivos en el que el pago ha alcanzado el euro por acción, la antigua Red Eléctrica fijó en su plan estratégico los 0,8 euros como el suelo de su dividendo hasta 2025 que, sobre precios actuales, ofrecen un rendimiento del 6,5%. Aunque, al igual que Enagás, las ganancias decrecientes hacen que el payout crezca hasta el 82% en 2023, según las previsiones que recoge FactSet. Endesa aún no ha confirmado su dividendo con cargo a este año, pero el mercado espera 1,10 euros por acción, que otorgan una rentabilidad al accionista del 5,7%.

Frente a un dividendo resiliente en los 0,60 euros tanto en 2021 como en 2022, tal y como marca en su plan estratégico la retribución al accionariado de Repsol será creciente hasta 2025. Por el momento, para 2023 fijan un pago de 0,65 euros más una recompra de acciones con la que su dividendo alcanzará los 0,89 euros, que rentan un 5,5%. Tras reavivar la operación estrella de su plan estratégico, Géminis, y paralizar la búsqueda de un segundo CEO de la compañía, Naturgy informó que mejoraría su dividendo hasta, como mínimo, los 1,40 euros (frente a los 1,20 euros iniciales del estratégico). Esta cifra renta, por el momento, un 5% a sus inversores.

Los pagos de Logista, ACS, Acerinox y Merlin ofrecen una rentabilidad del 6,8%, 6,5%, 5,9% y 5,2% respectivamente.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud