La tradicional lucha entre EEUU y China se extiende también a la industria semiconductora, aunque por el momento la reina indiscutible es estadounidense: Nvidia. Los espectaculares resultados que la compañía americana no deja de presentar impulsan a sus comparables americanas en bolsa y el sector de EEUU dobla la subida anual de las principales empresas asiáticas de semiconductores.

El mercado descontaba que las cifras que Nvidia iba a presentar este miércoles iban a ser más que arrasadoras, pero han sido más que eso y han batido con fuerza todas las expectativas. Las revisiones de los analistas no han tardado en llegar y, de los que recoge FactSet, hasta 43 ya han aumentado el precio objetivo para las acciones de la semiconductora. Con estos últimos cambios, la valoración media para los títulos de Nvidia del consenso de expertos que reúne FactSet alcanza ya los 1.200 dólares por acción, frente a los 1.000 dólares en los que veían a la compañía a finales de abril.

Aunque suelen ser valores refugio en tiempos de dificultades económicas, la situación también va a ser complicada para las empresas de lujo europeas. La ansiada recuperación china no termina de llegar (los clientes chinos son los principales consumidores de estas compañías) y Chanel ha llegado a advertir de que se avecinan tiempos difíciles para el sector, según destaca Bloomberg. Las declaraciones de su CEO provocaron este miércoles una jornada de ventas en firmas como Hermès, LVMH, Kering o Pernord Ricard.

La aparición de Shein, con su amplia oferta y sus bajos precios, ha supuesto un duro golpe para el sector retail de Europa en los últimos ejercicios. Aunque la supremacía de Inditex ha continuado intacta en el continente, otras firmas como H&M, con un nicho de clientes más sensibles a los precios, ha sufrido que estos, en un entorno de precios más altos, se decanten más por el fast-fashion que ofrece Shein. Ello, sumado a la guerra entre Rusia y Ucrania que obligó a la firma al cierre de establecimientos en los territorios, provocó una fuerte caída de las ganancias en los dos últimos ejercicios. Sin embargo, los expertos esperan que este sea el año de inflexión y el negocio vuelva a resurgir, recuperando un beneficio mil millonario que será el mayor desde 2019.

Parecía que tras los intensos meses de caídas que Solaria había acumulado hasta abril (sus pérdidas anuales rozaron el 50%), en mayo los inversores habían decido darle una nueva oportunidad a la cotización de la renovable. En apenas 15 días, Solaria rebotó con fuerza pero desde la semana pasada la oportunidad de ciertos inversores ha llegado en forma de posiciones cortas que han llevado de nuevo a la energética a perder más de un 7% en las últimas cinco sesiones.

El Ibex 35 continúa su ascenso y alcanzaba este lunes nuevos máximos anuales en los 11.339 puntos con los que se sitúa en niveles de julio del 2015. Con la ligera subida de la sesión anterior, del 0,1%, el índice nacional conseguía unas ganancias anuales del 12,25% con las que lograba imponerse (aunque por muy poco) a las que acumula el EuroStoxx 50 en 2024, del 12,23%. Es la primera vez desde comienzos de enero que el Ibex 35 logra superar en el ejercicio al selectivo continental.

Los datos macroecónomicos chinos vuelven a alterar el buen ritmo de los mercados. La economía del gigante asiático sigue mostrando una recuperación desequilibrada. Este viernes se conocían los datos de ventas minoristas en el mes de abril, que experimentaron una caída más fuerte que el mes anterior y el gasto de los consumidores se desaceleró. Mientras, sin embargo, el crecimiento de la producción industrial superaba incluso todas las estimaciones.

Desde que comenzó el siglo han sido pocas las ocasiones en las que la bolsa europea ha superado el comportamiento anual del S&P 500. La última vez fue en el año 2015. Ahora, la subida que acumula el EuroStoxx 50 en el ejercicio, de casi el 13%, supera el 11% que avanza el principal índice del mercado americano. El índice paneuropeo pone las miras, de hecho, ya en sus máximos históricos, los 5.464 puntos.