Bolsa, mercados y cotizaciones

Los dividendos de las 'utilities' muestran su músculo un año después del 'crash' del Covid

  • Las compañías de servicios públicos destacan por la solidez de su retribución

Se cumple un año de lo peor del crash del Covid en los mercados. Doce meses a lo largo de los cuales las bolsas se han ido reconstruyendo, y en los que también lo han hecho los dividendos. La retribución al accionista fue otra de las damnificadas del virus, con el Banco Central Europeo invitando a las entidades de crédito a no remunerar hasta que la tormenta amainase. En España, casi dos tercios de las empresas del Ibex 35 modificaron sus planes retributivos. Consulte aquí el calendario de los próximos dividendos.

Solo un sector, el de las utilities, aumentará un 15% su dividendo con cargo a 2020, siguiendo lo previsto dentro de sus planes estratégicos. Las compañías ligadas a los servicios públicos han supuesto la gran esperanza para los inversores en busca de pagos sólidos en un momento en el que nada estaba asegurado. Y en estos primeros meses de 2021, su atractivo se ha visto incrementado por los descensos que han venido sufriendo en el parqué debido a la rotación en las carteras de valores defensivos a cíclicos.

El dividendo de Enagás ha aflorado como uno de los más rentables y seguros. Hace  más de un año (el 23 de febrero de 2020, cuando el mercado empezaba a caer) que anunciaba una política de dividendos con objetivos marcados hasta 2026. Ofrecía una visibilidad a medio plazo insólita en un momento en que las incertidumbres empezaban a ser muchas. En aquel momento, los pagos anunciados (por ejemplo, los 1,70 euros con cargo a 2021) ofrecían algo menos del 6,5%, pero hoy, gracias a las caídas en el parqué, alcanzan el 9,5%.

Ha vuelto a primer plano uno de los buques insignia del dividendo español, Mapfre, que despunta, con su 8,3%, como el segundo pago más rentable del Ibex con cargo a 2021. En que esa rentabilidad sea tan abultada tiene que ver, sobre todo, la caída que acumula el valor en el parqué. Pese a haber recuperado parte de lo perdido, la aseguradora aún tendría que subir un 44% para recuperar su cotización pre-Covid. El beneficio del grupo cayó un 13,6% en 2020.

También es brutal el descenso que sufre Telefónica en algo más de un año: tendría que revalorizarse un 66% en el parqué para regresar a sus niveles prepandemia. El descenso incluso motivó su exclusión del EuroStoxx 50 en septiembre. El lado bueno de esta caída es que abulta su rentabilidad hasta el 7,8% para sus dividendos con cargo al presente ejercicio. Al igual que Mapfre, suele retribuir en diciembre y en junio; y, a diferencia de Mapfre, la teleco sí recurre al scrip: empezó a hacerlo con la llegada de la pandemia y, al menos, sus próximos pagos de junio y diciembre de 2021 seguirán siendo bajo esta modalidad. Como la compañía no amortiza acciones, diluye al inversor que opte por cobrar en efectivo.

REE y Naturgy, por encima del 7%

Todavía sobre el nivel del 7% con sus pagos con cargo a 2021 encontramos, dentro del Ibex, a otras dos compañías, las dos ligadas a los servicios públicos: Red Eléctrica y Naturgy. La primera, que suele retribuir en enero y en julio, confirmó en plena pandemia su hoja de ruta para el dividendo hasta 2022: prevé aumentar sus beneficios un 1% cada ejercicio, y repartir al menos un euro por acción al año entre sus accionistas. Es la segunda compañía más bajista del Ibex en 2021, al dejarse más de un 14% (solo Solaria cae más). 

Por su parte, Naturgy, que también había trazado una hoja de ruta clarísima para el dividendo hasta 2022, está ahora pendiente de si sale o no adelante la opa que sobre ella ha lanzado IFM. En la junta de accionistas de la compañía, el pasado martes, su presidente, Francisco Reynés, dejó en el aire el monto del dividendo correspondiente a 2021 y 2022, que estaba fijado en 1,51 y 1,59 euros por título, aunque señaló que seguirá siendo "sostenible y a largo plazo".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin