Bolsa, mercados y cotizaciones

El efecto banca fue efímero: el Ibex eleva a 16 puntos su brecha con Europa

  • El Ibex fue el único selectivo europeo que cerró con pérdidas
Foto: Getty

El selectivo español fue el peor entre las plazas europeas en una semana en la que la tecnología de Wall Street volvió a mostrar signos de agotamiento. Fuera de las bolsas el otro protagonista fue el euro, que cerró el viernes en tablas tras tocar los 1,1915 dólares después de que el BCE admitiese que no tiene "un objetivo sobre el tipo de cambio"

Una flor no hace primavera ni una golondrina verano, y la mecha que prendió la posible fusión entre Bankia y CaixaBank y los rumores de futuribles movimientos corporativos en el sector se han quedado en pólvora mojada en el parqué. La semana en los mercados ha estado marcada por la debilidad que siguen mostrando las tecnológicas del Nasdaq, la interrupción de los ensayos de la vacuna de AstraZeneca y Oxford, la negativa del BCE de Christine Lagarde de intervenir sobre el mercado de divisas, la salida de Ence del Ibex en favor de Pharma Mar y el regreso a escena de un Brexit duro.

En este contexto, el Ibex, que cedió un 0,7% en los últimos cinco días, fue el único selectivo europeo que cerró con pérdidas, frente al cerca del 3% que sumó el Dax o el 2% de la bolsa italiana. En lo que va de septiembre se deja cerca de medio punto porcentual y desde los mínimos de marzo avanza apenas un 14% (es decir, menos de la mitad que el EuroStoxx 50). Un retraso que eleva ya a casi 16 puntos su brecha con la bolsa europea en el año.

Al otro lado del Atlántico, en una semana de cuatro sesiones ya que el lunes fue festivo, los principales índices continuaron los descensos con las grandes tecnológicas en el ojo del huracán y, con datos a media sesión, las pérdidas alcanzaban el 4% en el Nasdaq y el 2% en el S&P 500 y el Dow Jones.

Desde el punto de vista del análisis técnico, el EuroStoxx 50 aún se mantiene un 3% por encima del soporte que presenta en los 3.220 puntos –cuya ruptura abriría la puerta a una caída hasta los 3.055 enteros– y a un 0,4% de la resistencia en los 3.330 puntos y que de batir al cierre de una sesión "permitiría favorecer un recorrido al alza que vemos limitado a priori a los 3.530 puntos", explica Joan Cabrero, asesor del portal de ideas de inversión premium. La ecuación rentabilidad/riesgo se sitúa así en un 8% de caída hasta niveles de compra y una potencial subida del 6% hasta los 3.530 enteros.

Las mayores alzas vinieron de la mano de Grifols, Almirall e Indra

De vuelta al parqué español, y aunque el foco de los inversores sigue muy presente en el impulso que la operación en la que están trabajando Bankia y CaixaBank puede dar al sector, lo cierto es que las mayores alzas vinieron de la mano de Grifols, Almirall e Indra, que repuntaron más de un 7% desde el lunes.

En el lado contrario, las mayores caídas fueron para IAG que perdió más de un 14%, Meliá, que se dejó un 6,5 y Ence, cedió un 6% la semana en la que se confirmó que será sustituida por PharmaMar el 21 de septiembre. Con la inclusión de la compañía gallega el peso de la industria farmacéutica será el mayor de la historia del índice bursátil.

Cabe recordar que el próximo lunes el selectivo se quedará con 34 miembros ante la salida temporal de MásMóvil. Una decisión adoptada por el Comité Asesor Técnico (CAT) del Ibex a la espera de que se resolviera este viernes el plazo de aceptación de la opa (oferta pública de adquisición). En caso de confirmarse la semana que viene que KKR, Providence y Cinven consiguen que más de un 50% del capital de MásMóvil acepte los 22,5 euros que ofrecen por cada título, se harán con el control y será excluida de bolsa.

En cualquier caso, el índice contará con un componente menos hasta el 19 de octubre, cuando regresará la operadora o entrará otro valor. Entre los aspirantes están Solaria, –que no alcanza el valor bursátil mínimo, Sacyr y Applus –que no cumplen ni por liquidez ni por capitalización–, y Logista, que cumple por tamaño. También está haciendo las maletas Bolsas y Mercados Españoles (BME), que dejará de cotizar el 14 de septiembre.

Euro, deuda y petróleo

La reunión del BCE apenas tuvo repercusión en la deuda, con el interés del bono español a 10 años cerca del 0,30%, frente al 0,35% con el que arrancó la semana. Sí movió al euro, que llegó a tocar los 1,1915 dólares, a un 0,15% de máximos del año, después de que Lagarde afirmase que la divisa es una preocupación, pero no una ocupación, y la moneda común cerró la semana prácticamente plana en el entorno de los 1,1837 dólares.

La subida de los inventarios de crudo y las dudas sobre la demanda, pese a las reducciones de producción de la OPEP, presionaron los precios del petróleo, que por segunda semana consecutiva ha caído alrededor de un 6%, hasta los 40 dólares por barril.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin