Bolsa, mercados y cotizaciones

El Ibex 35 se desinfla en la recta final y se apoya en los 8.800 puntos ante la falta de coordinación de la banca central

  • La Fed baja tipos en 50 puntos básicos para mitigar el impacto del coronavirus
  • El selectivo se ha movido en más de 200 puntos en poco más de media hora
  • La banca respira -en cierto modo- con la sentencia del IRPH: no será algo generalizado

Las bolsas han perdido gran parte del impulso tras la decepción parcial por la reunión del G7, donde la coordinación entre los grandes bancos centrales ha brillado por su ausencia. El movimiento unilateral de la Fed recortando tipos en 50 puntos básicos ha caído en 'saco roto' para los mercados ante la falta de acuerdo con el resto de grandes institutos monetarios. La falta de concreción de este grupo al no incluir un llamamiento a una acción coordinada de los bancos centrales y de las naciones frente al coronavirus ha enfriado el rebote de los índices, una situación que se ha visto agravada tras el movimiento  de la Reserva Federal de Estados Unidos que ha recortado los tipos en 50 puntos básicos. Esta decisión ha llegado por sorpresa en una reunión de urgencia que ha generado cierto desasosiego en los mercados

La euforia ante el paso adelante dado por el banco central de EEUU se ha difuminado en un Ibex 35 -y especialmente el sector bancario- a pesar de que la justicia europea haya avalado el IRPH de las hipotecas. El selectivo español ha terminado la jornada con alzas del 0,8% hasta los 8.811 puntos tras haber llegado a superar los 9.000 durante parte de la sesión. El índice español se ha movido entre los 8.776 y los 9.014 puntos.

Las acciones de Bankia (+0,62%) y CaixaBank (+3,74%) son las protagonistas del día al ser dos de las entidades que más han estado en el ojo del huracán por su exposición a las hipotecas con IRPH. Los bancos han sido protagonistas para lo bueno y lo menos bueno durante esta sesión. Tras registrar alzas de entre de varios puntos porcentuales, una parte del sector se ha dado la vuelta ya ha cerrado la sesión en rojo. La parte bueno ha sido "la decisión sobre el IRPH que limita el riesgo del sector financiero, ya que será más fácil para los bancos llegar a acuerdos individuales con los clientes. Además que ya hay sentencias locales que les favorecieron, por lo que tal vez menos clientes se inclinen a presentar demandas", ha asegurado Nuria Alvarez, analista de Renta 4, a Bloomberg. Sin embargo, el movimiento de la Fed es un aviso de lo que puede estar por llegar en Europa, lo que afectaría a la baja a la rentabilidad de la banca. | Claves para entender el índice de la discordia. 

Pese a las ganancias de una parte de la banca, el valor que más sube es IAG, el valor que más ha caído desde la crisis del coronavirus. En dos semanas se ha dejado alrededor de un 35%, hoy ha rebotado un 7,32%. PharmaMar también destaca entre las subidas del continuo. Sus acciones han subido un 15,32% tras anunciar la investigación de un tratamiento para el coronavirus.

Los ministros de Finanzas del G-7 han mantenido la prudencia con un mensaje ambiguo y sin medidas claras. "Estamos preparados para ajustar todas las herramientas para asegurar el crecimiento", reza un comunicado conjunto. Y han añadido que sigue muy de cerca el avance del coronavirus. Por tanto, para el mercado significa que no habrá una acción concertada de los bancos centrales. De ahí el adelgazamiento del rebote, aunque las siete naciones más industrializadas del mundo firmarán un comunicado conjunto para expresar su determinación de combatir el impacto económico del coronavirus.

Esta reunión sigue a los anuncios por parte de bancos centrales como el Banco de Japón o representantes del BCE sobre su disposición a intervenir en caso necesario. El último en poner toda la carne en asador ha sido el banco central de Australia con una bajada de los tipos de interés en 50 puntos básicos. | Los bancos centrales se preparan para inyectar liquidez en los mercados. 

¿Es el momento de confiar en la bolsa? Juan J. Fdez-Figares, de Link Securities, considera que aún es pronto y recomienda comenzar a comprar de forma selectiva en los mercados. A su juicio, es mejor esperar a comprobar que la reacción de las bolsas se consolida antes de hacerlo y para ello, "creemos que es necesario que los inversores comprueben con hechos que tanto los distintos gobiernos como los bancos centrales están dispuestos a actuar y, sobre todo, que la epidemia provocada por el coronavirus empieza a estar controlada o, al menos, bien gestionada".

Desde el punto de vista técnico, Joan Cabrero, director de Ecotrader, trae mejores noticias.

"Este rebote es algo que favorecíamos y que no nos sorprende pero para nada queremos echar las campanas al vuelo ya que no descartamos la posibilidad de que aún podamos ver otro latigazo bajista que vuelva a poner a prueba los mínimos de la semana pasada en Wall Street", explica el experto de Ecotrader.

Ante las subidas de la jornada, el Ibex 35 sigue distanciándose del soporte de los 8.600 puntos, que es el nivel que junto con los 8.286 puntos (mínimos de 2018), debe mantener para que no se cancele su tendencia alcista. "Por la zona de los 8.600 puntos se encuentra la tangencia con la directriz alcista de largo plazo, que surge de unir los mínimos de 2016, 2018 y de 2019. Esperamos que ahí se puedan sentar las bases para que las subidas se retomen", recuerda Cabrero.

Y es que, en este entorno de gran soporte de los 8.600 y manejando un stop bajo los 8.286 puntos, consideran que la bolsa española es más un comprar que un vender. "Si perdiera los 8.600 y sobre todo los 8.286 puntos se abriría la puerta a una probable caída del Ibex 35 hacia los mínimos del año 2013 y 2016 en los 7.565 puntos", alerta el experto. Este nivel supondría una caída adicional del 10%. 

Después de ocho días de pánico en el mercado, hoy por primera vez baja la tensión. La caída en picado de la rentabilidad del bono americano y el bund por fin ha parado con una ligera subida en los intereses. El coste de la deuda periférica desciende tras ser tensionado en pleno desplome. Y el índice VIX, conocido como el índice del miedo al calcular la volatilidad, desciende por segundo consecutivo en el S&P 500. Los futuros americanos anticipan subidas de entre un 0,5% y un 1% tras el fuerte rebote de ayer de hasta el 5%.

Por su parte, el oro permanece estable sobre los 1.600 dólares la onza. El petróleo sube más de un 2%, tras acumular una caída del 25% desde máximos de enero. Hoy arranca la cumbre de la OPEP en Viena y se especula que el cartel recortará la producción más de lo previsto inicialmente, cuando la crisis sanitaria comenzó a golpear a las bolsas. 

En la agenda del día, el Ministerio de Trabajo ha publicado las cifras de empleo de febrero. En particular, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo bajó en 7.806 desempleados, su mayor descenso en este mes desde 2017, cuando retrocedió en algo más de 9.300 personas. 

En la zona euro, la inflación se situó en febrero en el 1,2%, dos décimas por debajo de la lectura de enero y su nivel más bajo desde noviembre de 2019, en un contexto marcado por el impacto del brote del coronavirus en China sobre las cadenas de suministro y la economía global, según refleja el dato publicado por Eurostat.

Asimismo el paro de la zona euro se mantuvo estable en enero en el 7,4%, repitiendo así su nivel más bajo desde mayo de 2008, mientras que en el conjunto de la UE volvió a situarse en el 6,6%, su mejor lectura desde que en el año 2000 comenzara a elaborar sus registros Eurostat.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud