Francisco S. Jiménez

Redactor de elEconomista.es

El Banco de España confirma el hachazo a sus previsiones para la economía al reducir su estimación de PIB para este año del 6,3% al 4,5% y también recorta en cinco décimas el crecimiento previsto para 2022 hasta el 5,4%. De esta manera, se convierte en la institución más pesimista entre los organismos internacionales y casas de análisis. El Banco de España no solo incorpora a su cuadro macro el traspiés del segundo trimestre, también el parón que está sufriendo la economía a final de año. El PIB trimestral bajará el ritmo de crecimiento del 2% al 1,6%.

Política monetaria

La gran semana de los bancos centrales ha culminado y como era de esperar los caminos monetarios seguirán siendo divergentes. Mientras que el Banco de Inglaterra ha abierto la veda con la primera subida de tipos de interés, la Reserva Federal, por ahora, ha mostrado la intención de subir tipos (hasta tres veces) en 2022, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) vuelve a ser el rezagado de la clase tras presentar una 'vaga' hoja de ruta para salir del 'modo crisis' y volver una posición menos expansiva. El final del plan es la vuelta a la 'casilla' en la que dejó Mario Draghi la política monetaria a finales de octubre de 2019: tipos negativos y compras mensuales netas de 20.000 millones bajo el programa APP.

economía

El BCE ha revisado hoy sus previsiones de crecimiento e inflación. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha afirmado que los precios superarán el objetivo del 2% el próximo año. En concreto, la inflación escalará hasta el 3,2%. Sin alimentos, ni energía se situará en el 1,9%.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha comenzado su discurso advirtiendo de que la recuperación económica está perdiendo ritmo. La banquera ha culpado a los elevados precios de la energía que están contrayendo la oferta. "Esperamos que la economía recupere el pulso nuevamente".

Política monetaria

El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado el fin del programa de compras contra la pandemia (el llamado PEPP) a partir de marzo, tal y como estaba previsto. A partir de entonces las compras de deuda caerán a la mitad respecto al nivel actual. Bajo el PEPP, la institución está comprando al mes 60.000 millones de euros, a los que se suman los 20.000 millones que adquiere a través del programa de estímulos convencional, el llamado APP. 

política monetaria

Llegó la reunión del año para el Banco Central Europeo (BCE). Ya empieza a ser una tradición que deje buena parte de los deberes para la última reunión del ejercicio. Las decisiones que tome volverán a ser fundamentales para el devenir de la política monetaria de la zona euro: fin o no del programa de compras contra la pandemia (PEPP), qué pasará con el programa de compras convencional (APP), inflación transitoria o no transitoria, pistas sobre la primera subida de tipos, inyecciones de liquidez... mucho material para una sola reunión, con el objetivo de mantener por encima de todo la flexibilidad y 'maquillar' las herramientas usadas hasta la fecha.

Economía

La falta de trabajadores comienza a ser una realidad en la mayoría de sectores empresariales de la economía española. Según la encuesta de actividad del Banco del España, el porcentaje de compañías con dificultades para reclutar empleados se dispara del 13,2% al 27,2%, en el último trimestre del año. El repunte se produce en todas las ramas empresariales, pero principalmente en agricultura, comunicaciones y transporte. Solo el sector administrativo se libra de la escasez de mano de obra. Las compañías temen que esta situación provoque "mayores presiones sobre sus costes laborales, lo que denotaría que esa escasez de fuerza laboral tendría un reflejo sobre la cuantía de los incrementos salariales".

Economía

El frenazo que iba a sufrir la economía española a final de año como anticipan las últimas previsiones chocan los buenos datos que se van publicando. Los datos de PMI muestran que el PIB crece a un ritmo trimestral parecido a verano, la AIReF registra, incluso, una pequeña aceleración, y el consumo parece que no flaquea de cara a la Navidad.

Economía

La pandemia del covid-19 y su impacto posterior en la economía (recesiones de récord, tasas de ahorro disparadas, ahora inflación por las nubes...) han complicando el trabajo de los economistas que elaboran anualmente los posibles cisnes negros. La realidad casi ha superado a estos eventos imprevistos, que tienen el potencial de provocar un cambio radical en la economía. Pese a todo, los economistas de Saxo Bank han vuelto con más fuerza para publicar sus cisnes negros o predicciones más 'alocadas', entre las que destacan una inflación descontrolada, una nueva guerra fría hipersónica o un aumento repentino de la esperanza de vida.

Mercados

La amenaza de la nueva variante sudafricana del coronavirus, que la OMS ha bautizado como Omicron, y su potencial resistencia parcial a las vacunas -que aún se está estudiando- supone un giro de 180 grados para el mercado. Se ha pasado de la preocupación reinante sobre las presiones inflacionistas y los tipos de interés a un escenario de nuevos confinamientos. Las consecuencias para las principales variables del mercado serían un petróleo más barato, alivio para la inflación, nuevo retraso en las subidas de tipos, pero con el agravante de una recuperación económica truncada de cuajo.