Francisco S. Jiménez

Redactor de elEconomista.es
economía

La actividad económica de la zona euro registró en junio una fuerte recuperación, según los indicadores adelantados de PMI. Las encuestas a empresas muestran un aumento de la producción récord, aunque los nuevos pedidos siguen registrando descensos, pero mucho más moderados que en abril y mayo, y todavía no se genera empleo. Francia y España se sitúan a la cabeza de los datos iniciales. En Alemania e Italia se mantienen signos de contracción en la economía. Los expertos advierten de que aún las empresas están "lejos de volver a la normalidad".

economía

La locomotora alemana ha comenzado ya a carburar y se espera que se ponga a la cabeza de la recuperación en Europa. Tanto es así, que los expertos consideran que recuperá los niveles previos a la crisis provocada a finales de 2021 con una fuerte remontada que ya ha empezado. Supone adelantarse prácticamente un año al conjunto de la zona euro. Las previsiones del BCE contemplan que hasta finales de 2022 no se cerrará la herida para toda la región. Parte del secreto está en el potente estímulo fiscal que ha desplegado el Gobierno de Angela Merkel con un recorte temporal del IVA, lo que mitigará el daño producido en el consumo. Las ventas minoristas conocidas en mayo avalan la tesis.

economía

Los PMI manufactureros de las principales potencias europeas en junio muestran que la industria está volviendo poco a poco a la normalidad después de meses marcados por la pandemia del coronavirus. La mayoría de países, incluido España, se acercan a la estabilización liderados por Francia e Irlanda. Sin embargo, las fábricas europeas manifiestan que siguen operando por debajo de su capacidad, registrando descensos en los nuevos pedidos y recortando horas de trabajo.

ECONOMÍA

El impacto del coronavirus y las medidas del Gran Confinamiento tuvieron un efecto devastador en la economía española. En sólo las dos últimas semanas del primer trimestre, coincidiendo con el inicio del Estado de alarma, hundieron la economía un 5,2%, la mayor caída trimestral desde que hay registros, y se destruyeron más de 800.000 empleos. Las cifras publicadas este martes sólo son una pequeña muestra de la capacidad destructiva de la etapa por la que ha atravesado la economía española, pero sirven para observar como se activaron las palancas para llevar al colapso a la economía española en el segundo trimestre.

Economía

Como todos los sectores, el de la construcción ha sufrido un duro parón provocado por las medidas de contención entre marzo y abril para contener el coronavirus. El 80% de las obras de construcción se vieron paralizadas y las nuevas peticiones cayeron alrededor de un 69%. El sector reclama una plan de reactivación y de desarrollo de 157.000 millones de euros para generar dos millones de empleo y más de 77.000 millones de recaudación.

Economía

El Gobierno y los agentes sociales han alcanzado finalmente un acuerdo para extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta finales de septiembre y ha dejado la puerta abierta a que sigan en vigor durante el último trimestre del año. La prórroga hasta septiembre se aprobará este viernes en Consejo de Ministros extraordinario. Antes el Ejecutivo también había pactado con los autónomos extender y mejorar las ayudas para los negocios afectados de este colectivo.

economía

El Banco de España anticipa que en el segundo trimestre del año, el número de parados crecerá a una velocidad de vértigo, no vista ni durante la crisis de 2008. El organismo advierte, en su informe trimestral de la economía española, de que la tasa de paro podría acercarse al 20% desde el 14,4% del primer trimestre, lo que supondrá que el número de personas sin trabajo supere ampliamente los cuatro millones de parados. La entidad ha mantenido su previsión de caída del PIB para este período en una horquilla entre el 16% y el 21,8%.

Economía y sanidad

Las economías europeas comienzan a recuperar el pulso durante el mes de junio. Los primeros indicadores de actividad muestran que en el conjunto de la zona euro la economía sigue contrayéndose pero a un ritmo muy inferior a los niveles registrados durante abril y mayo, cuando hubo un desplome histórico como consecuencia del confinamiento para contener el coronavirus. El PMI Compuesto en junio se situó en 47,5, por encima de lo previsto por el consenso del mercado, y muy por encima del 31,9 de mayo), registrando la lectura más elevada en cuatro meses. Francia, la segunda economía del euro, experimenta la mayor recuperación y tanto el sector servicios como el industrial ya crecen.

internacional

Croacia y Bulgaria se habían postulado en los dos últimos años para entrar en una de las últimas fases para incorporarse al euro, vinculada a la estabilidad de sus respectivas monedas para establecer un tipo de cambio con la divisa europea. El BCE, en el análisis que realiza cada dos años para evaluar a los candidatos al euro, considera que ambos países todavía no están preparados, aunque constata importantes avances sobre la convergencia económica, apunta a que se desvanecerán por el impacto del coronavirus. Además, señala que en ambos países las instituciones están muy por debajo de los estándares de la zona euro.