Empresas y finanzas

La rentabilidad de la banca española cae casi más del doble que en Europa

  • La EBA insta a más fusiones por la inminente subida de la morosidad
  • Las entidades de nuestro país presentan los peores ratios de solvencia
Diferentes sucursales bancarias

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglás en inglés) ha puesto de manifiesto una mayor debilidad de las entidades españolas que las del resto del Viejo Continente. En su informe sobre riesgos, tras el análisis del Ejercicio de Transparencia del sector, advierte de que en nuestro país los grupos financieros han reducido en la primera parte del año su rentabilidad casi el doble que en el conjunto de la Unión Europea, debido al aumento de las provisiones para afrontar impagos y al impacto de la crisis del coronavirus y la situación de tipos de interés negativos sobre los ingresos.

En concreto, la EBA sostiene que, aunque la banca europea cuenta con niveles de capital y liquidez muy por encima de las exigencias, en la primera mitad del año ha reducido en 6,2 puntos porcentuales su rentabilidad (ROE) en Europa, hasta el 0,5%. Y subraya que en España "esta merma ha sido especialmente pronunciada", por encima de los 10 puntos porcentuales. De hecho, las entidades españolas presentan en su conjunto pérdidas debido, sobre todo, a las dotaciones extraordinarias para insolvencias futuras y los ajustes en los fondos de comercio de distintas filiales llevados a cabo por el Santander y BBVA.

No solo el sector español ha sufrido en este periodo una caída tan significativa de la rentabilidad. En Chipre y en Grecia, los descensos han sido del mismo calibre.

La banca de nuestro país, además, vuelve a tener los peores ratios de capital de máxima categoría de todo el Viejo Continente, en el 11,8%, según los datos publicados por el regulador. En Europa la solvencia llega al 14,7%, un nivel que es ligeramente inferior al de diciembre pasado, cuando se situaba en el 14,8%.

No obstante, no todas las entidades españolas están en la misma situación. Una vez más Kutxabank sobresale como el banco con el capital más elevado, en el 16,59% y por encima de la media continental.

La EBA, en su informe, alerta que en los próximos trimestres habrá una subida de la morosidad, un problema que todavía no se ha plasmado por las diferentes medidas puestas en marcha por los gobiernos y por el sector para ayudas a los clientes más vulnerables, en forma de líneas de liquidez y de moratorias. El regulador presidido por José Manuel Campa señala que la tasa de impagos se ha mantenido prácticamente estable en el entorno del 3% (2.9% en concreto) a finales de junio, pero que los préstamos en vigilancia especial -es decir, aquellos que presentan elevadas probabilidades de entrar en insolvencia- han aumentado de manera relevante en la primera mitad del año. Estos suponen en el conjunto del sistema europeo en el 8,2%.

Entre los desafíos a los que el sistema tiene que afrontar también incluye el impulso de la digitalización, ya que añade riesgos tecnológicos, la entrada de nuevos jugadores en el mercado y la existencia de problemas relacionados con blanqueo de capitales.

Riesgo climático

Ante este escenario, la EBA insta a las entidades a fusionarse y a reducir los gastos operativos con el objetivo de mejorar la eficiencia y ganar rentabilidad en un entorno complejo, en el que además habrá que tener en cuenta el cambio climático.

De hecho, por primera vez analiza los riesgos de la transición energética en el sector financiero. La EBA concluye que El 55% de la exposición crediticia de la banca europea a las grandes empresas tiene riesgo climático. Este volumen de exposición se traduce en 1,3 billones de euros.

Cabe destacar que el organismo realizó este análisis sobre el riesgo energético con una muestra de 29 bancos voluntarios, es decir, que no han participado el total de las 129 entidades de la zona euro y las seis de Reino Unido que sí han afrontado el ejercicio de transparencia. La exposición al riesgo climático se determina por proyectos o actividades que puedan verse afectadas por una catástrofe medioambiental.

En concreto, y según la EBA, estas exposiciones están especialmente concentradas en cinco sectores. Así, el segmento manufactura, el energético, el de la construcción, el de transporte y el almacenamiento y, finalmente, el inmobiliario, aglutinan casi el 87% de este riesgo, con 1,15 billones de euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud