Empresas y finanzas

CaixaBank: los tipos de interés estarán en terreno negativo hasta 2031

  • Avanza que la integración tecnológica de la fusión con Bankia se realizará a finales de 2021
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar

CaixaBank se ha mostrado hoy preocupado por las previsiones de los tipos de interés, un factor clave para la recuperación del sector financiero. El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ha señalado que los mercados descuentan que las tasas no volverán al terreno positivo hasta 2031, es decir, dentro de once años. Esta situación, a su juicio, se ha convertido un elemento estructural que las entidades tienen que tener en cuenta para gestionar su balance. Por ello, ha sostenido que la fusión con Bankia ayudará a su grupo a capear los próximos ejercicios.

Los tipos en negativo, que se han profundizado en los últimos meses, están presionando a la baja los ingresos del sector, que en el caso de España, sufren las mayores caídas de Europa, según Luis de Guindos.

Gortázar ha señalado que con esta coyuntura y con las perspectivas de que la morosidad suba durante en 2021 a los bancos no les queda otra que buscar fórmulas para mejorar los ingresos y acelerar la eficiencia. En este marco ha resaltado que CaixaBank decidió iniciar una integración con Bankia, un proceso que culminará a finales de 2021 con la unión de las plataformas tecnológicas. "Hasta entonces los clientes no percibirán que hay una única entidad", ha señalado.

Para que la integración no cuente con problemas y se acelere lo máximo posible, los equipos de coordinación de la operación ya están trabajando. Ha explicado, durante su participación en unas jornadas de KPMG y Expansión, que, por un lado, hay un equipo reducido que está llevando a cabo los informes necesarios para que las autoridades aprueben la fusión, y, por otro, otro grupo que está preparando y organizando la integración tecnológica.

El banquero, que será el máximo ejecutivo del nuevo campeón nacional, no ha querido desvelar aún el papel que jugará el actual consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ni el rol que desempeñará el presidente de CaixaBank, Jordi Gual. Eso, ha querido señalar que ambos tienen una importancia destacada en la actualidad y hasta que se produzca la fusión legal, en el primer trimestre del próximo año.

Sevilla, en el mismo acto, tampoco quiso aclarar cuál serán sus funciones y aseguró que todavía no se ha dialogado. Añadió que ahora su compromiso es total con que Bankia cierre el mejor 2020 posible y que se puedan cumplir con las expectativas y en ayudar a que la integración sea "lo más exitosa".

Ha defendido la unión con CaixaBank porque ambas se adelantan a las incertidumbres del futuro. En este sentido, ha indicado que el sector se enfrenta a los riesgos de la recesión por la pandemia y también a unos tipos de interés negativos "por un largo periodo de tiempo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud