Empresas y finanzas

El Banco Santander deja de financiar el 100% de sus pisos embargados tras la crisis

  • El grupo limita al 90% del valor del inmueble la concesión de hipotecas
  • Abre la posibilidad de dar el 100% según el perfil de los clientes
  • La banca ya adelantó un endurecimiento de los créditos para este trimestre
Sede del Banco Santander España. Foto: Alberto Martín.

El Banco Santander ha revisado este verano a la baja la política de venta de las viviendas que se queda tras los impagos de los clientes. El grupo financiero rompe la tendencia habitual de financiar hasta el 100% de la hipoteca de las viviendas que embargan las entidades para darles salida con mayor velocidad y ha decidido limitar hasta el 90% la financiación a conceder para adquirir uno de estos inmuebles.

El Santander aglomera la mayoría de las viviendas, locales y suelos que se adjudica a través de tres servicers (sociedades de gestión de activos inmobiliarios): Altamira, creada por el propio grupo; Casaktua, procedente del antiguo Banesto, y Aliseda, heredada del Banco Popular tras adquirir la entidad en junio de 2017.

Fuentes cercanas a la entidad, explican que las condiciones de financiación de los inmuebles de los tres servicers se revisan regularmente. No obstante, indican de que a pesar de que la limitación se haya puesto en el 90%, aún se puede financiar hasta el 100% de la vivienda estudiando caso por caso si la operación resulta viable.

La nueva postura del banco llega en plena crisis económica por la pandemia del coronavirus. El Banco de España ya reflejó el pasado mes de julio en la 'Encuesta sobre Préstamos Bancarios en España' que las entidades del país habían endurecido tanto los criterios de aprobación de préstamos como las condiciones a las familias a la hora de dar una hipoteca a raíz de la pandemia.

Según explicaba el organismo supervisor, esta evolución se habría producido como consecuencia del deterioro de las perspectivas económicas del país y del mercado de la vivienda, así como por la menor solvencia percibida de los prestatarios. "Las condiciones generales aplicadas en estos préstamos también se habrían endurecido ligeramente, como resultado de la mayor percepción de riesgos", apuntaba el informe.

Cierre del 'grifo'

Además, de cara a este tercer trimestre del año las entidades anticipaban un endurecimiento de los criterios de concesión de préstamos en todos los segmentos, es decir, en hipotecas, préstamos al consumo y personales y financiación a las empresas.

El confinamiento tumbó la concesión de hipotecas. La nueva financiación cayó hasta un 50% en abril, frente al mismo mes de 2019. Sin embargo, con la desescalada se dio salida a la demanda embolsada, y la concesión de financiación para hipotecas creció un 11% en junio, frente a un año antes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud