Economía

EEUU celebra su independencia en medio de la fatiga económica y la guerra comercial

Foto: Archivo
Nueva York

Con la bolsa americana en máximos históricos y la economía coronando ya su expansión más larga de la historia, los estadounidenses celebran el tradicional 4 de julio en un momento de fatiga. Un debilitamiento que se deja notar en algunos de los pilares que respaldan la marcha del país, como es el mercado laboral.

Todo ello en un momento en que la nueva tregua comercial con China no deshace ni mucho menos las presiones arancelarias aplicadas hasta la fecha y la Reserva Federal todavía no ha dejado claro que vaya a revertir su ciclo de subidas con un recorte que podría llegar tan pronto como el próximo 31 de julio.

"Incluso en el escenario más comedido de la Fed, observamos un recorte de tasas en 2019", asegura Matt King, estratega de Citi.

Una esperada decisión que tendría como intención mantener vivo un ciclo de crecimiento que comenzó a mediados de 2009 y que gracias a los estímulos fiscales y las medidas no convencionales de la Reserva Federal lograron estabilizar la actividad tras el azote la crisis financiera y la conocida como Gran Recesión.

Una década más tarde, el PIB del país crecía en el primer trimestre un 3,1%, por encima de su potencial, mientras la tasa de paro se ubica ya en mínimos de casi medio siglo. En el trimestre en curso, el indicador GDPNow de la Fed de Atlanta observa un crecimiento del 1,3% en línea con la proyección del Nowcast que realiza la Reserva Federal de Nueva York.

Parte de la desaceleración entre los meses de abril y junio llega potenciado por el aumento de la brecha comercial de EEUU, que en mayo aumentó en un 8,4% a 55.500 millones de dólares. El déficit comercial con China, epicentro de la guerra comercial, creció un 12,2%.

Captial Economics: "esperamos que el crecimiento económico se desacelere aún más en el tercer trimestre, por debajo del 1%"

En estos momentos pese a que el presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, acordasen no incrementar aún más los aranceles el pasado fin de semana en Osaka, Japón, no se relajan los gravámenes ya impuestos. Según los cálculos del American Action Forum, un think tank con sede en Washington, el coste de estos gravámenes supera ya los 69.300 millones de dólares, mermando así la resaca dejada en los consumidores por la reforma tributaria aprobada el 22 de diciembre de 2017 y cuyo mayor impacto se dejó notar el año pasado.

"Con las tensiones comerciales todavía vigentes esperamos que el crecimiento económico se desacelere aún más en el tercer trimestre, por debajo del 1%", avisa Michael Pearce, economista de Capital Economics.

Un 4 de julio 'made in China'

Es curioso que, en una jornada tan significativa como la del 4 de julio, las celebraciones de los estadounidenses estén protagonizadas implícitamente por productos "Made in China". De los casi 6,3 millones de dólares en banderas importadas el año pasado, casi todas llegaron de del gigante asiático. Tradicionalmente, los estadounidenses gastan más de 1.000 millones de dólares en fuegos artificiales cada año, gran parte de los cuales se utilizan durante el 4 de julio, y el 99% de los mismos son importados del país asiático.

Este año, la celebración de la independencia estadounidense llega precedida por los datos de empleo privado, que el mes pasado sumaron solo 102.000 puestos de trabajo a la espera de conocer el viernes los datos oficiales del Departamento de Trabajo.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) indicó el miércoles que el índice de actividad no manufacturera bajó a 55,1 en junio, su menor nivel desde julio del 2017. A comienzos de semana conocimos como la actividad manufacturera en el mes de junio mantuvo el tipo, con el PMI situándose en el 50,6, por encima de los 50,1 de su lectura inicial y por encima del 50,5 de mayo. No obstante en el último año el debilitamiento es mucho más evidente dado que en 2018 por estas mismas fechas, el PMI alcanzaba una lectura de 55,4.

Paralelamente, el ISM indicó que en junio su índice manufacturero cayó hasta 51,7 desde los 52,1. Si bien el ritmo de crecimiento en la industria manufacturera estadounidense continuó disminuyendo en línea con el comportamiento global, el índice de manufactura ISM se mantuvo por encima del nivel de 50, lo que implica que continuó expandiéndose.

¿El fin de la normalización monetaria?

Esta situación podría forzar a la Reserva Federal a actuar poniendo fin al ciclo de normalización monetaria que comenzó en diciembre de 2015 y que ha llevado al banco central a subir tipos hasta un rango del 2,25% y el 2,50%. Dadas las circunstancias actuales, el mercado descuenta hasta tres rebajas de tipos, de 25 puntos básicos cada una, antes de que termine el año.

En estos momentos, casi el 75% del mercado descuenta que la Fed rebajará el precio del dinero hasta el 2% y el 2,25% al cierre de su próxima reunión del 30 y 31 de julio. Mientras las expectativas del mercado han llegado a descontar hasta tres rebajas de tipos de 25 puntos básicos cada una de aquí a finales de año, los miembros del FOMC continúan divididos.

Pese a que el escenario base del banco central continúa siendo "favorable", algunos altos funcionarios de la Reserva Federal tienen en cuenta algunas tendencias "contracorriente, incluidos los acontecimientos comerciales y las preocupaciones sobre el crecimiento mundial", según indicaba recientemente Jerome Powell, presidente de la Fed.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0