Las protestas y disturbios durante el fin de semana en Estados Unidos por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía en Minneapolis, en el estado de Minnesota, han ofrecido a Pekín una oportunidad para arremeter contra Washington por la imposición de una nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong que ha recibido un aluvión de críticas a nivel internacional e instigado que la administración del republicano Donald Trump inicie el proceso para eliminar el estatus especial con el que cuenta la ciudad-estado.

internacional

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó directamente el viernes a China de la pandemia del covid-19, refiriéndose a éste como el "virus de Wuhan" y anunció oficialmente el fin de las relaciones de su país con la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la que acusó de estar controlada por Pekín.

Internacional

El desacoplamiento entre las dos mayores economías del mundo continúa su curso y no atiende simplemente al pulso comercial de antaño. La pandemia del covid-19 ha servido de detonante para que Washington y Pekín continúen cavando una brecha que en estos momentos amenaza con hundir el dedo en la llaga del gobierno de Xi Jinping.

Alex Ibrahim, el director de Mercados de Capital Internacionales del NYSE (la Bolsa de Nueva York) comparte con elEconomista.es su visión sobre el mercado de las salidas a bolsa, en un momento en que la pandemia del covid-19 ha generado estragos sin precedentes en la mayor economía del mundo. También habla sobre el importante papel de las compañías chinas que cotizan en el histórico parqué tras las presiones de los legisladores de Estados Unidos.

La segunda revisión del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos en el primer trimestre del año indicó que la mayor economía del mundo se contrajo un 5%. La lectura previa registró un crecimiento negativo del 4,8%, la primera vez que esto ocurría en 6 años y la contracción más profunda desde 2008.

El Tribunal Supremo de Columbia Británica ha dictaminado que el proceso de extradición a Estados Unidos de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, puede continuar.

En tan solo un par de semanas, el revés ejercido por la pandemia del COVID-19, que a mediados de mayo contagiaba a 1,37 millones de estadounidenses y dejaba al menos 82.400 muertes, desintegró el pleno empleo en la mayor economía del mundo. Atrás quedaba la tasa de paro más baja en medio siglo registrada en febrero para competir directamente con un nivel de desempleo no visto a este lado del Atlántico desde la Gran Depresión.

La carrera mundial por encontrar una vacuna efectiva contra el COVID-19 ha dejado de lado su cara más humana para avivar las tendencias nacionalistas y tensar aún más la cuerda entre Estados Unidos y China. Mientras las noticias procedentes de las estadounidenses Moderna o Novavax ofrecen cierto halo de esperanza, el gobierno de Xi Jinping está dispuesto a que sea su país el que primero encuentre la fórmula para la inmunización.

Salvo contratiempos meteorológicos de última hora, SpaceX, la compañía liderada por Elon Musk, tiene programado este miércoles su primer vuelo tripulado al espacio. La misión, que enviará a los astronautas de la NASA, Bob Behnken y Doug Hurley, a la Estación Espacial Internacional (EEI) a bordo de la cápsula Crew Dragon, forma parte de un acuerdo de 2.600 millones de dólares con el Programa de Tripulación Comercial de la NASA que busca completar un total de seis vuelos.