El veterano Ken Polcari, actualmente estratega jefe de SlateStone Wealth, es conocido por sus intervenciones en la CNBC y sus análisis bursátiles diarios, donde acompaña sus perspectivas de una receta culinaria. Al tomar el pulso al mercado con elEconomista antes de las elecciones presidenciales de la próxima semana revela que al actual inquilino de la Casa Blanca le cocinaría "algo picante" dado su afán por la polémica. Al candidato demócrata, Joe Biden, dice, "no habría más remedio que darle algo más blandito".

La comparecencia del consejero delegado de Alphabet, matriz tanto de Google como de YouTube, Sundar Pichai, así como de sus homólogos en Facebook y Twitter, Mark Zuckerberg, y Jack Dorsey, ante el Comité de Comercio del Senado de Estados Unidos dejó cierto sinsabor ante la ofuscación partidista entre los propios legisladores.

Desde Goldman Sachs a UBS Asset Management pasando por BlackRock y el multimillonario inversor Stanley Druckenmiller. Todos recortan su exposición al dólar ante las probabilidades de una victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales estadounidenses del próximo 3 de noviembre. Las expectativas sugieren que el billete verde podría incluso perder aún más fuelle si los demócratas no solo logran la Casa Blanca sino también recuperar el control del Senado.

El fundador de Amazon y el individuo más acaudalado del planeta, Jeff Bezos, parece dispuesto a incrementar su interés e influencia en los medios de comunicación. Si el multimillonario ya desembolsó en 2013 alrededor de 250 millones de dólares de su propia fortuna para comprar el Washington Post, sus miras podrían dirigirse en estos momentos al canal de noticias CNN, propiedad de AT&T.

EEUU

La pandemia del coronavirus continúa haciendo mella entre las universidades de Estados Unidos, tanto en el desplome de las matrículas como en la fuerza laboral dentro de la educación superior patria. De hecho, ésta se ha contraído ya un 7% desde el pasado febrero, una destrucción de empleos sin precedentes que pone de manifiesto la incertidumbre en curso a medida que la recuperación económica se modera y los contagios por Covid-19 superan ya los 8,2 millones a este lado del Atlántico.

Microsoft registró en su primer trimestre fiscal, que comprende los meses de julio a septiembre de 2020, un beneficio neto de 13.900 millones de dólares, lo que supone un incremento del 30% con respecto al mismo periodo del año anterior. El beneficio por acción (BPA) se situó en los 1,82 dólares mientras los ingresos aumentaron un 12% hasta los 37.200 millones de dólares.