Economía

El tope al crudo de Rusia golpeará "significativamente" su economía, pero no mermará casi su presupuesto bélico

  • "Estamos preparando medidas de respuesta", asegura el ministro de Finanzas ruso
Vladímir Putin, presidente de Rusia, el pasado viernes en Moscú. Fotografía: Mikhail Metzel (Sputnik, Pool). Fuente: Reuters.
Madrid

Hace cerca de diez meses que Rusia comenzó su invasión de Ucrania. Desde entonces, los países occidentales han activado diversas sanciones contra el régimen de Vladímir Putin y la economía rusa. En especial, contra sus recursos energéticos. El objetivo principal es mermar la financiación de Moscú para el conflicto bélico, el cual está suponiendo un importante lastre para la economía global, y más especialmente para la europea. Una de las últimas medidas tomadas por la UE ha sido poner un tope al precio del crudo ruso. Algo que si bien impactará en la actividad económica del país, no tendrá el efecto deseado en el presupuesto del Kremlin para la guerra, según los expertos.

El Banco Central de Rusia (BCR) ha advertido este jueves de que el embargo comunitario a las exportaciones rusas de petróleo y de derivados de crudo por mar, así como la imposición del tope al crudo ruso, podrían "disminuir significativamente la actividad económica" en el país.

"De las nuevas conmociones económicas capaces en los próximos meses de disminuir significativamente la actividad económica destacan el embargo a la exportación por mar del crudo ruso y sus derivados a Europa y la imposición de un precio tope al petróleo ruso", ha indicado en su boletín de diciembre el Departamento de Investigación y Pronóstico del BCR, según recoge Efe.

"Al mercado no se le puede engañar"

A su vez, el ministro de Finanzas ruso, Antón Silúanov, ha afirmado hoy que "es prematuro" hablar de la influencia en el presupuesto del país del precio tope de 60 dólares por barril impuesto el pasado lunes por la Unión Europea, los países del G7 y Australia.

"Estamos preparando medidas de respuesta, la reacción de nuestras compañías a la imposición del precio tope", ha dicho el ministro, citado por la agencia Interfax. También ha insistido en que la medida, adoptada como sanción por la campaña militar en Ucrania, atentaba contra el mercado.

"Pero al mercado no se le puede engañar. Si alguna parte tiene excesiva regulación, en otra habrá influencia en los precios y en los volúmenes de consumo", ha advertido Silúanov.

El tope no mermará los ingresos del Kremlin

Los expertos aseguran que, aunque provoque un descenso de la producción de crudo, el tope al 'oro negro' ruso no impedirá que el país euroasiático siga teniendo dinero de sobra para seguir con la guerra en Ucrania, al menos por ahora.

A 60 dólares por barril, "el precio máximo parece muy generoso", indicó a Bloomberg Sofya Donets, economista de Renaissance Capital. "Se aproxima a lo que el mercado preveía para 2023 y al nivel sugerido en el presupuesto de Rusia".

El régimen de Vladímir Putin ya esperaba una caída próxima al 25% en sus ingresos fiscales procedentes del petróleo y el gas a medida que cayeran la producción y algunos precios. Pero incluso con el aumento del gasto en la guerra, Rusia ha podido cubrir fácilmente su déficit presupuestario recurriendo a su fondo de riqueza y endeudándose en el mercado local de bonos, donde las sanciones dejan pocas alternativas a los inversores.

Según Olga Belenkaya, economista de Finam, una caída de 10 dólares en el precio del petróleo, desde los 70 dólares por barril previstos en el presupuesto ruso hasta el techo marcado por la UE y el G7, podría recortar en otro billón de rublos (16.000 millones de dólares) los ingresos rusos.

Pese a la abultada cifra, en realidad, la diferencia es menor: el precio del presupuesto incluye costes como fletes y seguros, que no se contabilizan en el precio máximo, explica Bloomberg. "El mayor déficit se financiará mediante un mayor endeudamiento o un mayor gasto del fondo de riqueza", considera Belenkaya.

¿Cuál será la respuesta de Rusia?

Según el periódico económico ruso Védomosti, Rusia está evaluando tres opciones en respuesta al tope de 60 dólares por barril.

La primera opción sobre la mesa "es una prohibición total de la venta de petróleo a los Estados que apoyaron el tope, incluso si compran el crudo ruso no directamente a Rusia, sino a través de un país intermediario o de varios".

La segunda opción, según las fuentes del diario, es la prohibición de exportar crudo de origen ruso bajo contratos que incluyan como condición un precio tope, independientemente del país receptor.

Mientras, la tercera posibilidad que estudia Rusia consistiría en fijar un descuento máximo para el petróleo Ural frente al Brent, de referencia en Europa.

La elaboración de la respuesta de Rusia al precio tope de su petróleo "está llegando a su fin", ha afirmado hoy en su rueda telefónica diaria el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, informa Efe. Peskov ha añadido que la respuesta del Kremlin será anunciada próximamente.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments