Economía

El fin de una era: Dinamarca liquida una década después al experimento más largo con tipos de interés negativos

  • El banco central los ha mantenido en negativo prácticamente desde 2012
  • El organismo danés fue pionero, seguido después por Suecia, Japón y el BCE
  • Deja hitos como el cobro por los depósitos o hipotecas con tipo negativo
Imagen: iStock

Nada simboliza mejor el fin de una era en los tipos de interés como la decisión este jueves del Banco Nacional de Dinamarca de sacarlos de territorio negativo. Casi a la par que su vecino grande, el Banco Central Europeo (BCE), el banco central danés decretó también una subida de tipos de 75 puntos básicos (la mayor desde 1998) que dejó el de referencia en el 0,65%. El salto es representativo en la medida en que Dinamarca fue en 2012 uno de los pioneros en aplicar tipos negativos y, salvo unos escasos meses de 2014 con una tasa del 0,05%, así los ha mantenido hasta ahora.

Si ya fue significativo el movimiento del BCE hacia tipos positivos después de años, la decisión del organismo danés deja en solo dos los bancos centrales de las economías avanzadas que continúan con los tipos en negativo: el Banco de Japón (BoJ) y el Banco Nacional Suizo (SNB). Mientras que el banco central nipón no se plantea variar su rumbo (los tipos se mantienen en el -0,1%) más allá de sus cuitas para respaldar a un yen horas bajas, el instituto monetario helvético está en la senda de sus pares europeos y se prevé que revierta pronto su estancia en territorio negativo desde el -0,25% actual.

Si en 2012 Dinamarca se atrevió antes que otros a decretar unos tipos en negativo buscando disuadir a los inversores de comprar una fuerte corona danesa, ha habido analistas que apostaban por una subida menor del banco central este jueves, precisamente por la fortaleza de la divisa. El cruce euro/ corona danesa (EUR/DKK) cotiza en el extremo inferior del rango histórico de negociación y cerca del suelo de 7,4360, donde el banco central danés ya vendió coronas en la intervención de divisas el año pasado.

Hay que recordar que la corona mantiene un tipo de cambio establecido con el euro desde el año 2000 que solo la permite oscilar un 2,25% arriba o abajo respecto al patrón de 7,46038 coronas por euro. El banco central danés se ha visto habitualmente en la tesitura de cortar la fortaleza de su moneda para mantener este rango y para no perjudicar las importantes exportaciones del país.

El caso danés es significativo en la medida en que, a partir de su iniciativa, el ejemplo fue seguido por la vecina Suecia y la zona euro, junto con Suiza y Japón. A partir de 2019, la Reserva Federal de EEUU se enfrentó a la presión del entonces presidente estadounidense Donald Trump para unirse a ellos, aunque el organismo liderado por Jerome Powell finalmente se resistió.

La política de tipos negativos de Dinamarca puso a prueba a los bancos, ya que las entidades se vieron en la tesitura de, no solo no remunerar los depósitos, sino cobrar a los propios clientes por dejar su dinero en el banco. De igual forma, se llegó al punto de conceder hipotecas con tipo negativo, algo nunca visto que sorprendió a propios y extraños. Uno de los casos fue el de Jyske Bank, anunciando la concesión de hipotecas al -0,5% de interés. Aunque en la práctica el pago de las comisiones y de tasas derivadas situaban el porcentaje en positivo, se sentaba un precedente.

La otra cara de la 'moneda' con esta década de tipos bajo cero en Dinamarca ha sido lo que muchos califican de una burbuja de precios de los activos que ha suscitado preocupaciones sobre la estabilidad financiera. Para más simbología aún, el fin de la era de los tipos negativos en el país coincide con la salida del gobernador del banco central, Lars Rohde, que anunció la semana pasada su jubilación en enero tras una década al frente.

La inflación danesa pasó del 8,2% en junio al 8,7% en julio, el nivel más alto en casi 40 años. Desde 2015 el IPC del país no superaba al de EEUU. Los precios de la energía y los alimentos son los principales impulsores, pero la inflación tiene ahora una base amplia. Los precios de la energía siguen siendo clave para las perspectivas de inflación. El efecto directo está añadiendo actualmente 2,7 puntos porcentuales a la inflación general y el efecto indirecto a través del aumento de los costes para las empresas en general se está transmitiendo a gran escala.

Los precios de la gasolina han bajado recientemente en consonancia con los del petróleo y pesarán sobre la inflación en agosto. Sin embargo, los precios al consumo de la electricidad siguen estando un 60% por encima de los niveles normales "antes del covid y la guerra", y los del gas son aproximadamente el doble en comparación con los niveles normales. Los elevados precios del mercado es factible que se trasladen a los precios al consumo en agosto y septiembre, estimando los analistas que la inflación general supere el 9%.

"El aumento de los tipos de interés es bueno para la economía danesa, que sigue buscando el equilibrio al borde del sobrecalentamiento", explica Palle Sorensen, economista jefe de Nykredit, en una nota. "La subida de los tipos de interés frenará con el tiempo la rigidez récord del mercado laboral que tenemos en Dinamarca en este momento y, por tanto, reducirá el riesgo de una espiral negativa de precios y salarios que podría hacer más permanentes los actuales desafíos inflacionistas".

"Esperamos otras subidas de tipos de interés de 75 puntos básicos por parte del BCE este año y, por tanto, del Banco Nacional de Dinamarca, lo que dejará el tipo de interés oficial en el 1,40% a finales de año, el nivel más alto desde 2009. El EUR/DKK cotiza cerca del suelo de 7,4360 fijado por banco el año pasado. En caso de que el banco reanude la venta de coronas en la intervención de divisas, podría optar por realizar un recorte unilateral de los tipos de interés, por ejemplo, de 10 puntos básicos, o aumentar los intereses en menor medida que el BCE. No es nuestro caso base, pero es algo a tener en cuenta", apunta Jens Nærvig Pedersen, analista de Danske Bank.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud