Economía

Los bancos de Dinamarca ya cobran por depósitos de menos de 15.000 euros mientras la UE mira de reojo

  • El país ha normalizado traspasar a los clientes los tipos negativos
  • Los bancos europeos se resisten aunque en Alemania ya se aplican
Imagen: Dreamstime

Dinamarca ha conseguido normalizar los tipos negativos hasta tal punto que ya no escandaliza que sus bancos no solo no remuneren a sus clientes por los depósitos, sino que les cobren por ello. Si este cobro por los depósitos fue primero para las empresas y después para clientes con importantes sumas, ahora las entidades danesas lo aplican incluso para cantidades relativamente pequeñas: menos de 15.000 euros. Todo un aviso para la UE, donde Alemania ya experimenta la dificultad de sus bancos para no traspasar estos tipos negativos a los clientes, yendo en aumento en el último año las entidades del país que han decidido cobrar los depósitos particulares de más de seis cifras.

Los resultados del cuarto trimestre de 2020 han sido el reflejo de cómo los bancos más grandes de Dinamarca han comenzado a cobrar a sus depositantes minoristas por cantidades como 13.000 euros, lo que supone el mayor traspaso en el mundo de los tipos negativos del banco central a los clientes a través de sus bancos.

Karen Frosig, CEO de Sydbank, corrobora que la industria bancaria de Dinamarca finalmente ha logrado normalizar algo que sigue siendo tabú en otros lugares. "Ya no está causando ruido, lo cual es genial", asegura en una entrevista a Bloomberg después de informar de las ganancias trimestrales. "Mi superávit de depósitos ahora supera los 30.000 millones de coronas (más de 4.000 millones de euros) y no podemos permitirnos el lujo de no cobrar por eso".

Dinamarca ha tenido tipos de interés negativos durante más tiempo que cualquier otro país, después de que el banco central los situara por primera vez por debajo de cero a mediados de 2012 para defender la paridad de la corona con el euro. Inicialmente, los bancos comerciales temían una reacción violenta de los clientes. Pero con el tiempo, cedieron. En 2015, algunos pioneros dieron el primer paso cobrando a los clientes comerciales. Ahora, todos los grandes bancos daneses imponen tipos negativos a las cuentas de depósito comerciales y minoristas.

Mientras que Morten Spange, asesor jefe de política monetaria del banco central de Dinamarca, dice que esta postura de los bancos daneses hará que la política monetaria del país sea más eficiente, Frosig destaca que esto es una calle de doble sentido: los daneses asumen los tipos negativos en sus cuentas de depósito, pero también disfrutan de algunas de las tasas hipotecarias más bajas del mundo. "Todo encaja", remacha.

Sin embargo, no todos los bancos daneses han mostrado el mismo entusiasmo en traspasar los tipos negativos a sus clientes minoristas. Danske Bank, que todavía lucha con problemas de imagen derivados de un escándalo de lavado de dinero, mantiene un umbral más alto que sus competidores antes de cobrar a sus depositantes. Nykredit y Nordea también toleran depósitos minoristas más altos antes de imponer tipos negativos.

El ministro a cargo de la legislación bancaria danesa, Simon Kollerup, ha instado a la industria a no profundizar demasiado en los tipos de interés negativos para los clientes particulares. En un comentario reciente, Kollerup dijo que espera que los bancos no vayan más allá, pero también reconoció que la decisión está en manos de los prestamistas.

Algunos bancos ya han respondido que sí contemplan ir más allá. Birger Krogh Nielsen, director financiero de Jyske Bank, asegura que los márgenes de depósito se mantienen "muy por debajo de la mitad" de los 100 puntos básicos ganados históricamente. Por lo tanto, añade, su entidad se plantea imponer tipos negativos a cantidades inferiores a su umbral actual de 100.000 coronas (13.000 euros). "Vigilamos el mercado de cerca y no podemos ofrecer ninguna garantía", zanja.

¿Y la zona euro?

Mientras esto sucede, el Banco Central Europeo ha lanzado desde verano el mensaje de que el efecto del traspaso de los tipos negativos a los hogares seguía siendo "insignificante", ya que los bancos comerciales se resisten a la idea de enviar ese coste a sus depositantes minoristas. Sin embargo, el caso alemán, con un ahorro incipiente tras el escenario de pandemia, empieza a voltear la tendencia.

Stefan Gerlach, economista jefe del EFG Bank en Zúrich y miembro del Observatorio SNB, sostiene en unas declaraciones a Bloomberg que todavía existe la preocupación de que compartir esa carga con los clientes minoristas finalmente perjudique al negocio. "Los bancos reconocen que es mejor para ellos absorber algunas de las pérdidas ahora con la esperanza de mantener la relación con sus clientes a largo plazo", afirma.

Además, los bancos de la zona euro no sufren el efecto completo de las tasas negativas en todos sus depósitos del banco central debido a los sistemas de 'tiering' o jerarquización de los intereses según el monto depositado. El gobernador del banco central danés, Lars Rohde, rechazó en 2019 una petición de los bancos para introducir un sistema similar alegando que hacerlo sería el equivalente a sacar dinero de las arcas del gobierno.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud