Economía

Cuánto tiempo tarda la Seguridad Social en conceder una pensión de incapacidad permanente: estos son los pasos

  • El proceso puede demorarse hasta 135 días hábiles
  • Sin embargo, a menudo tarda menos en tener lugar
Foto: Dreamstime.

Más de 950.000 personas perciben en España cada mes una pensión de incapacidad permanente. Todas ellas han tenido que esperar a que la Seguridad Social las apruebe, y este proceso, diferente al de otras prestaciones como las de jubilación o viudedad, dura cierto tiempo.

El proceso por el que pasa el aspirante a pensionista está marcado por ciertos hitos: desde el inicio de la solicitud de pensión hasta la decisión final de la Seguridad Social pasando por la recopilación de informes médicos, estudios...y la siempre temida visita al tribunal médico, el encargado de recomendar el derecho a pensión (o no) y en qué grado.

Con todo, desde el momento en que se inicia una petición de solicitud de pensión de incapacidad permanente no pueden pasar más de 135 días hábiles sin una respuesta definitiva de la Seguridad Social. No obstante, el bufete especializado Campmany Abogados explica que es una cifra de referencia pero que en la mayoría de los casos jamás se cumple y a menudo la decisión del organismo llega antes.

En los primeros compases del proceso la responsabilidad e iniciativa (salvo en casos muy concretos en los que se inicia por voluntad de la Seguridad Social) recae en el ciudadano, que primeramente debe recopilar toda la información necesaria para la petición de pensión de incapacidad permanente. Todos los datos y documentos personales e identificativos serán necesarios para pasar a la siguiente fase: solicitar formalmente la pensión con el cumplimiento y envío del formulario de solicitud.

La documentación se puede enviar a la oficina de la Seguridad Social que corresponda según el domicilio del solicitante, aunque también se puede usar el nuevo portal para trámites de pensiones que permite pedirlas sin salir de casa y sin necesidad de tener métodos telemáticos de acceso como el certificado digital (puede conseguirlo en cuatro sencillos pasos).

Una vez realizado ese trámite, el ciudadano ha de esperar a que la Seguridad Social reciba y estudie su caso. El organismo dispone de una herramienta de consulta del estado del expediente abierto para poder estar al tanto de cualquier novedad.

El siguiente paso es someterse al examen del tribunal médico, que tiene una opinión importante pero no vinculante para determinar si hay pensión y qué grado de incapacidad permanente se va a conceder. Para esta cita es importante mantener la cabeza fría y mantener una serie de consejos que buscan que el ciudadano no se ponga zancadillas a sí mismo en una fase tan crucial.

Tras lo que suceda en la visita al tribunal médico, la Seguridad Social recibirá una propuesta de incapacidad permanente que someterá a estudio, junto a la vida laboral del ciudadano y su cotización previa. Estas comprobaciones tienen el objetivo de conocer si el ciudadano cumple con los requisitos para poder cobrar la pensión (en algunos casos se piden cotizaciones previas).

Cuando se hayan efectuado las comprobaciones pertinentes, la Seguridad Social pronunciará su decisión final: si hay pensión o no y en caso afirmativo de qué grado. Esta decisión debe ser revisada y reconfirmada, y cuando tengan lugar ambos procesos se podrá comunicar finalmente al trabajador. En este momento pueden pasar dos cosas:

-Que se conceda la pensión, por lo que el pensionista la recibirá en el plazo establecido en la cuenta bancaria que aportó en los pasos iniciales como parte de la documentación a presentar.

-Que no se conceda la pensión, una circunstancia en la que el ciudadano puede reclamar la decisión de la Seguridad Social. Si tras esa reclamación se mantiene la denegación de la pensión, el trabajador puede pasar a denunciar por vía judicial.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin