Economía

¿Por qué obsesiona la baja inflación al BCE y a la Fed? El poder de los precios en la economía

  • Los bancos centrales buscan inflación para estimular el consumo e inversión
  • Sin inflación, los consumidores posponen las decisiones de algunas compras
  • La inflación y unos tipos bajos podrían generar desequilibrios y burbujas
Christine Lagarde, presidenta del BCE, junto a Jerome Powell, de la Fed. Reuters

El reciente cambio de la Reserva Federal de EEUU en su mandato, apostando por un objetivo de inflación más flexible, supone una alteración importante aunque no lo parezca a primera vista. Ahora, el objetivo del 2%, en lugar de ser anual, se intentará alcanzar en el largo plazo. ¿Qué quiere decir esto? Que el banco central de EEUU (probablemente pronto también el BCE) tolerará que los precios crezcan por encima del 2% sin tocar los tipos de interés nominales o sus programas de compras (QE). En el contexto, la inflación es clave para que las políticas de los bancos centrales ayuden a estimular en mayor medida el crecimiento económico y el empleo. Pero también estas políticas, que buscan reducir los tipos de interés reales (descontando la inflación), pueden tener consecuencias graves, invitando (obligando) a los agentes a tomar aún más riesgos para que sus ahorros no pierdan poder adquisitivo y generando una asignación de los recursos ineficiente: burbujas, más empresas 'zombi'...

¿Por qué obsesiona la baja inflación?

En los últimos meses, los precios avanzan con más lentitud (desinflación) e incluso amenazan con bajar (deflación): esto, que parece el sueño de cualquier consumidor a título individual, se ha convertido en la peor pesadilla de los banqueros centrales en las economías desarrolladas. Mirando la economía de forma agregada, unos precios congelados o a la baja pueden llevar a millones de consumidores a retrasar sus decisiones de consumo (o inversión: quién va a comprar una casa si prevé que su precio bajará), lastrando el crecimiento económico y el resultado de las empresas, que a su vez recortarán sus planes de inversión y de creación de empleo.

Por ello, entre otras cosas, el BCE empezó a incluir en sus comunicados desde hace un tiempo un objetivo de inflación simétrico en el medio plazo, ahora incorporado por la Fed directamente a su mandato. Con los tipos de interés nominales en límite inferior (cero o incluso en negativo) y los mercados inundados en liquidez, un aumento de la inflación es la única opción para reducir los tipos de interés reales, lo que supuestamente daría un impulso a la inversión y el consumo (demanda agregada), generando crecimiento y empleo. A su vez, esto ayudaría a reducir los ratios de deuda por dos vías: a través de un mayor crecimiento, por un lado, y gracias al aumento de la inflación, por otro. La inflación impulsa el crecimiento del PIB nominal (crecimiento real más inflación), reduciendo, por ejemplo, los ratios de deuda sobre PIB, uno de los indicadores más importantes para evaluar la solvencia a medio plazo de un Gobierno o de un sector de la economía (endeudamiento de familias, empresas...).

Ahora mismo, los analistas coinciden en que son más las fuerzas deflacionarias en la economía que las inflacionarias, pese a los estímulos monetarios y fiscales. Algunas de estas fuerzas que lastran el auge de los precios son estructurales (envejecimiento, tecnología...), a esas se ha sumado el drástico impacto del covid-19, que ha hundido la demanda agregada. Philip Lane, economista jefe del BCE, reconocía en el cónclave de Jackson Hole que "la crisis por la pandemia representa un impacto negativo significativo para las perspectivas de inflación, ya que es probable que las presiones desinflacionarias derivadas de una mayor holgura económica superen cualquier fuerza inflacionaria derivada de los shocks de oferta negativos en algunos sectores".

El economista del BCE mostró los diferentes caminos que se pueden emprender: "Una opción sería simplemente aceptar que la convergencia hacia el objetivo de inflación (2% en la Eurozona) llevará más tiempo y que la inflación será incluso más baja de lo previsto originalmente durante la trayectoria de transición. Sin embargo, esta opción sería dañina porque los tipos de interés reales serían más altos y la recuperación económica resultaría más lenta. Además, existe el riesgo de que una fase más prolongada de inflación aún más baja reduzca las expectativas de inflación, lo que dificultaría aún más el cumplimiento del objetivo de inflación a medio plazo", reconoce Lane.

A grosso modo, unos tipos de interés reales más altos lastrarían aún más el consumo y la inversión. Se puede producir un escenario deflacionista en el que un depósito al 0% dé un 'rendimiento real' positivo al ahorrador (si los precios caen de 100 a 96 y el depósito no pierde valor), lo que desincentivaría aún más que ese dinero se pusiera a funcionar. Por el contrario, una inflación más alta junto a los tipos de interés negativos que aplica el BCE, daría resultado a unos tipos de interés reales más bajos, lo que estimularía el consumo y la inversión, puesto que mantener el dinero en liquidez o activos muy seguros provocaría grandes perdidas a familias, empresas e inversores, puesto que la inflación erosionaría el valor de esos ahorros/inversiones, lo que se conoce como represión financiera.

Por ello, la Fed y el BCE apuestan por hacer más para evitar este escenario: "Para ello y para que el BCE cumpla su mandato, la opción más eficaz y segura es apuntar hacia una mayor inflación proporcionando un estímulo monetario adicional", señalaba Lane mostrando una gráfica con las dos opciones, una en la que la inflación se mantenía muy baja por mucho tiempo (sin la actuación del BCE) y otra en la que volvía antes al objetivo gracias unas políticas monetarias y fiscales más agresivas.

Chris Iggo, Jefe de inversiones de la gestora de fondos AXA IM señala en un análisis que "solo el tiempo dirá si el comportamiento económico responderá a este profundo cambio de política monetaria. Muchos analistas se inclinan más a pensar que el mundo se enfrenta a una deflación en lugar de a una inflación. Incluso si la Fed tiene éxito, las expectativas inflacionarias tardarán en cambiar", asegura Iggo. Sin embargo, si los agentes económicos creen que se tolerará una tasa de inflación ligeramente más alta en el futuro, lo cual podría eventualmente afectar sobre las decisiones de consumo e inversión e impulsar la demanda agregada... Debe quedar claro cuál será el papel de las compras de activos y el balance; y también es evidente que la política monetaria será más permisiva con unos déficits presupuestarios del gobierno mucho mayores".

Por último y para terminar de explicar por qué obsesiona la baja inflación a algunos bancos centrales, está el problema de la deuda. El elevado apalancamiento de empresas, familias y, sobre todo, gobiernos es un serio riesgo para la economía en cualquier escenario, pero en un contexto deflacionista lo es aún más si cabe. Mientras que la inflación ayuda a reducir la carga real de la deuda (suben los precios, salarios, etc, pero la deuda contraída se mantiene), la baja inflación y la deflación dificultan sobremanera su reducción, como se ha podido ver en la zona euro tras la crisis de deuda de 2012 o en Japón en las últimas décadas. Al mismo tiempo, una deuda muy elevada es otro de los factores estructurales que limitan el avance del consumo, la inversión y, a la postre, el crecimiento económico.

Los economistas Santiago García-Verdú and Manuel Ramos-Francia señalaban en un documento publicado por el Banco Internacional de Pagos (BiS por sus siglas en inglés) que en un escenario de elevado endeudamiento "la deflación, en comparación con la inflación, puede generar mayores costes económicos. En un episodio deflacionario, los acreedores podrían estar más preocupados por la capacidad de los deudores para devolver sus préstamos".

Los grandes riesgos

Sin embargo, al igual que con los tipos de interés negativos, esta búsqueda de mayor inflación también puede venir aparejada de algunos peligros e incomodidades. Las políticas que buscan reducir los tipos de interés reales suelen ir asociadas a una mayor toma de riesgos por parte de los inversores, que buscan de forma desesperada algo de rentabilidad.

A su vez esto puede generar burbujas en los precios de los activos y desequilibrios financieros, algo que ya venía advirtiendo el propio BCE en algunos de sus informes de estabilidad financiera antes de la crisis del covid-19. El propio Chris Iggo, de AXA, asegura que estas políticas y el nuevo mandato de la Fed son una señal para "permanecer en activos de riesgo". Además, otros analistas creen que este cóctel de medidas y estímulos pueden terminar generando inflación sin crecimiento y con elevado desempleo, lo que se conoce como estanflación.

Por último, si los bancos centrales logran que la inflación despierte y mantiene los tipos de interés en mínimos, los ahorradores más conservadores o que no tienen acceso a productos más sofisticados sufrirán la represión financiera con una pérdida del poder adquisitivo de sus ahorros.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

HODDEOOS
A Favor
En Contra

QUE BAJA INFLACION NI QUE CO.ONES.....ESTAMOS EN DEFLACION PURA Y DURA. Y DEMOS GRACIAS A DIOS DE QUE A ESTOS LES SALE MAL LA JUGADA. EL DINERO EN CUENTA GANA CAPACIDAD ADQUISITIVA DORMIDO.

Puntuación 21
#1
WARNING
A Favor
En Contra

El que tenga cuatro euros ni va a consumir ni va ainvertir....la japonizacion de la economia europea es un disparate. la historia los juzgara.

Puntuación 21
#2
NARPORLLEON
A Favor
En Contra

INFLACION????? SERA DE PELOTAS.....ESA GENTE NO SE HA DADO CUENTA DE QUE LA INFLACION ES IMPOSIBLE....ESTUDIARON ECONOMIA LEYENDO LA GRANJA ANIMAL DE ORWELL.

Puntuación 12
#3
espejito, espejito
A Favor
En Contra

China y los hiénidos de Wall Street están entrampando un gran agujero para los inversores en productos financieros de apuesta a la baja como los Cfds, derivados, vix,,,,,, Realmente estamos en un gran suelo de mercados bursátiles, este año muchos fondos de bajistas están en quiebras o en grandes pérdidas. os dan sensación de la economía de UE va muy mal en futuro y será peor en China,,,,, son sensaciones falsas. la recuperación de la economía mundial sí es de " V " fuerte y muy fuerte pero con muchos ruidos sin nueces jijiji



dame 10 euros, os enseño cómo ganar 1000 perras. jijiji

Puntuación -11
#4
Usuario validado en elEconomista.es
Pol?tica
A Favor
En Contra

En España y Europa cada vez hay más viejos que jóvenes con lo que la japonizacion de la economía es inevitable salvo que hayan políticas dirigidas a los jóvenes para que puedan emanciparse y tener hijos.

Puntuación 16
#5
Bilbo
A Favor
En Contra

Con poner un interes negativo de 5% a partir de los primeros 300.000 euros ahorrados (10% a partir de 600.000) y bloquear los "paraísos" fiscales asunto solucionado. Ya verán que rápido la gente deja de ahorrar para el cementerio.

Puntuación -33
#6
La gente con patrimonio y dinero en bolsa no quiere perder
A Favor
En Contra

El problema lo venimos arrastrando desde 2008 con la burbuja inmobiliaria, no contentos con eso se han dedicado a mantener desde entonces unos tipos ultrabajos para seguir favoreciendo la especulacion inmobiliaria y ahora en el 2020 quieren mas inflacion y mas tipos bajos para seguir inflando la burbuja inmobiliaria y de bolsa. A todo esto los que no compramos piso estamos pagando el piso + bmw a los que si compraron en esa epoca. Basta ya con el cachondeo ya esta bien que se han tirado 12 años que pagan una mierda de interes por sus hipotecas. Es hora que se beneficie a los ahorradores, que los pisos y la bolsa bajen !

Puntuación 4
#7
¿¿??
A Favor
En Contra

LEYENDO CHORRADAS COMO EL COMENTARIO -6- YA SE RIE UNO DE BUENA MAÑANA UN RATO.....PUES ANDA QUE IBAN A TARDAR EN LLEVARSE EL DINERO A OTRO PAIS DE LA ZONA EURO, CONVERTIRLO EN BITCOINS O DIRECTAMENTE SACARLO DE LA CUENTA......

Puntuación 2
#8
Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

O sea lo correcto es hacerlo con un plan a largo plazo, pero los bancos centrales mirando por su silla, en vez de hacerlo por el bien del ciudadano, forzaran la máquina, nada nuevo bajo el sol. Queréis inflación? Poner un argentino al frente del banco central, antes de final de año, tenéis una hiper...

Puntuación 1
#9