Economía

España quiere copiar la 'receta' de Alemania para el mercado laboral, pero el éxito no está garantizado

  • Calviño propone que las empresas ajusten horas en lugar de trabajadores
  • La flexibilidad interna funciona mejor en economías intensivas en tecnología
  • La excesiva temporalidad supone un obstáculo para los ajustes por horas
Angela Merkel, canciller de Alemania, delante de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España

El mercado laboral español destruye mucho más empleo que del resto de países europeos cuando la economía se deteriora (también es cierto que crea más trabajo cuando la economía crece), una anomalía que lastra el crecimiento a largo plazo y la productividad. Ante esta deficiencia, Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos, ha asegurado que quiere acabar con esos vaivenes y buscar un ajuste por horas en lugar de por trabajadores, un mecanismo similar al que se ha puesto en marcha durante esta crisis con los Ertes, pero que vaya "más allá" del carácter temporal de esta medida, a través de ajustes internos en las empresas, señaló la ministra. Este tipo de ajustes darían mayor estabilidad al mercado laboral, pero su aplicación aislada (aunque tentadora por los resultados alcanzados en países como Alemania) en una economía como la española no sería sencilla. Las diferencias en la composición de ambos tejidos productivos y unos mercados de trabajo distintos pueden impedir un resultado tan exitoso como el germano.

La flexibilidad interna en Alemania va más allá de los 'Ertes': las empresas pueden hacer ajustes internos a través de bolsas de horas acumuladas por los trabajadores en los tiempos de bonanza

En países como España, donde la tasa de paro en los últimos 20 años parece una montaña rusa, es normal que se mire con envidia a la 'sobrenatural' estabilidad del desempleo de países como Alemania. No obstante, aunque es cierto que en Alemania el paro se ha mantenido estable y a la baja desde las reformas de 2003 y 2005, cuando vienen mal dadas también se producen ajustes, la diferencia es que estos se centran en las horas trabajadas en lugar de en los puestos de trabajo.

Por ejemplo, entre 2007 y 2013, las horas trabajadas por empleado en Alemania cayeron un 4,3%, mientras que la tasa de paro se redujo del 8,7% al 5,2% (sí, cayó  el paro durante la crisis), según la base de datos de la OCDE. En España, las horas trabajadas por empleado no se movieron apenas, es más, aumentaron los primeros años de la crisis mientras se destruían millones de empleos, y la tasa de paro pasó del 8,2% al 26,1%, un incremento de casi 18 puntos porcentuales. A primera vista parece más deseable los ajustes por horas que por cantidades o trabajadores.

Estos ajustes cobran relevancia en las crisis económicas a través de los sistemas de empleo a corto plazo (en España conocidos como Ertes), que de una forma u otra se lleva usando en Alemania desde el año 1910, según explican Jens Boysen-Hogrefe y Dominik Groll profesores del Kiel Institute for the World Economy en documento que analiza el comportamiento del mercado laboral alemán durante la Gran Recesión. Estos esquemas se acoplan casi a la perfección al sistema productivo germano, no solo en tiempos de crisis, también durante los ciclos expansivos, donde la flexibilidad interna en las empresas (siempre bajo el marco legal de la negociación colectiva) permite hacer ajustes (de horas y salarios) que mantienen la competitividad de la economía y la fortaleza del mercado laboral en casi todo momento. Extrapolar este sistema a España puede tener aspectos positivos (sobre todo en comparación con lo que hay hasta ahora), pero quizá el resultado no sea tan bueno como en Alemania. España tiene un sistema productivo diferente, en el que sectores como el turismo, la hostelería o la construcción tienen un mayor peso, y un mercado laboral con excesivo protagonismo de la temporalidad, lo que puede reducir la eficiencia de esta flexibilidad interna en gran parte del tejido empresarial.

¿Hubiera sido útil en 2008?

Por ejemplo, cabe preguntarse si esta receta hubiera sido tan eficiente (como lo fue en Alemania) en España durante la crisis de 2008, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria que forzó a una reasignación masiva del capital humano (trabajadores) en el mercado laboral, que además nunca llegó a completarse (muchos trabajadores de la construcción no han vuelto a trabajar de forma regular). Si la demanda de vivienda no volvía a los niveles previos a 2007-2008 (como no volvió), una reducción de horas para los trabajadores de la construcción no habría evitado el despido de la gran mayoría o el cierre de empresas. Además, esos trabajadores habrían perdido un tiempo precioso para reciclarse o cambiar de trabajo durante el periodo en el que se les aplicó la reducción temporal de horas (trabajadores 'zombi', según Allianz). En sectores con elevada temporalidad en el empleo (como el turismo) y muy sensibles al ciclo económico, esta medida simplemente podría prolongar la agonía y ralentizar la reasignación de los recursos hacia los sectores al alza. Por eso, como destacaba esta semana Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, que destacaba la importancia de las políticas activas de empleo y la formación, no solo para los parados, también para los trabajadores en Ertes.

Los ajustes por horas funcionan bajo unos parámetros más o menos concretos, según revela la OCDE en una nota publicada este miércoles: "La experiencia alemana muestra que estos esquemas, de uso flexible y de rápido acceso, pueden ayudar a reducir los efectos de una crisis económica en el mercado laboral y salvar empleos viables cuando la recesión es de corta duración, la composición sectorial de la economía no se ve afectada y cuando resulta muy costoso para la empresa despedir y contratar (rotación) al capital humano necesario". Volviendo al ejemplo de 2008, el estallido de la burbuja inmobiliaria supuso un cambio drástico en la composición sectorial de la economía española, que tuvo que reducir sobremanera la dependencia del ladrillo. Ahora, con la crisis del covid-19 se corre el riesgo de que suceda algo similar con el turismo, por lo que los ajustes por horas en lugar de por trabajadores podrían no dar el resultado esperado.

La OCDE también aclara que la flexibilidad interna funciona mejor en las economías que presentan una mayor proporción de empleos cualificados: "Despedir y volver a contratar es más costoso para las empresas que requieren una cualificación específica, como ocurre en la producción intensiva en tecnología. En el momento de la Gran Recesión, los costes de rotación para los trabajadores poco cualificados eran de alrededor de 7.000 euros en Alemania, mientras que eran casi cinco veces más altos para los trabajadores cualificados. Los hallazgos de la OCDE muestran que la intensidad tecnológica y de habilidades está relacionada positivamente con las tendencias de ajustes internos por horas durante las recesiones económicas. En este contexto, la importancia relativa de la fabricación intensiva en tecnología y que requiere cualificaciones específicas en Alemania puede ayudar a explicar por qué se destruyó tan poco empleo durante las crisis".

Una flexibilidad interna constante

Más allá de estos esquemas de trabajo (conocidos en Alemania como Kurzarbeit) específicos que se pueden usar de forma temporal en cada crisis, "las medidas de flexibilidad interna, como las cuentas de horas de trabajo y las reducciones en las horas semanales o en las horas extraordinarias, juegan un papel importante en los ajustes del horario de trabajo en Alemania y ayudan a amortiguar los efectos de las recesiones cíclicas. Dichas medidas de flexibilidad interna a menudo se cubren mediante acuerdos de negociación colectiva o acordados entre los interlocutores sociales, que podrían ser difíciles de transferir a otros países", destaca la nota de la OCDE. La responsabilidad y profesionalidad de empresarios y sindicatos es vital. Por otro lado, frente a la flexibilidad interna existe cierta rigidez externa, es decir, la indemnización por despido en Alemania es una de las más altas de Europa junto a la española.

Los empresarios alemanes tienen varias herramientas para ajustar las horas de trabajo

Más allá de los Ertes o esquemas de trabajo a corto plazo, "los empresarios alemanes recurrieron a las reducciones de la jornada laboral que se encuentran dentro de la negociación colectiva, que generalmente están asociados con una reducción proporcional de la remuneración. Esto representó alrededor del 25% de la reducción del tiempo de trabajo durante la crisis", destaca el documento de los profesores del Kiel Institute for the World Economy. Por otro lado, los saldos positivos en las cuentas de tiempo de trabajo (donde se apuntan las horas que se han trabajado de más y que se compensan cuando baja el volumen de trabajo de la empresa) se redujeron y probablemente alcanzaron territorio negativo en muchos casos. Esto representó otro 17%. Además, se redujo el volumen de horas extras pagadas, lo que representa otro 19% de la reducción total de las horas trabajadas. A la vez se aceleró la tendencia hacia el empleo a tiempo parcial, que fue responsable de otro 18% de la reducción del tiempo de trabajo.

"El grado de flexibilidad interna al que pueden recurrir las empresas alemanas en tiempos de crisis ha aumentado considerablemente en las últimas dos décadas. Los convenios colectivos ahora permiten mucho más desviaciones del horario laboral semanal regular. En este aspecto, las cuentas del tiempo de trabajo juegan un papel crucial: permiten a los trabajadores acumular un excedente de horas de trabajo en los buenos tiempos, cuando la producción es alta y recuperar ese tiempo cuando la producción es baja", sentencian estos profesionales. Por otro lado, Alemania no contaba con un salario mínimo legal durante la Gran Recesión. No fue hasta 2014 cuando se aprobó esta medida.

La temporalidad como obstáculo

Por otro lado, volviendo a los esquemas de trabajo a corto plazo, la experiencia muestra que este tipo de flexibilidad interna ayuda a contener el auge del desempleo entre los trabajadores con contrato indefinido y cierta antigüedad, por lo que su eficacia podría reducirse en mercados laborales como el español, que cuenta con la tasa de temporalidad más alta de toda Europa con un 21,9% de todo el empleo. Por ello, quizá sería necesario reducir esta dualidad del mercado laboral español antes que aplicar una fórmula que podría incrementar la segmentación del mercado.

"El impacto positivo de este sistema se limitó a los trabajadores con contratos permanentes, aumentando así la segmentación del mercado laboral entre los trabajadores con empleos regulares y los trabajadores en trabajos temporales... Esto sugiere que los esquemas de trabajo a corto plazo terminan apoyando algunos empleos que se habrían mantenido en ausencia del subsidio", según explican los profesores Alexander Hijzen y Sebastien Martin en el IZA Journal of Labor Policy.

Uno de los problemas del mercado laboral español es el uso abusivo de los contratos temporales, que es precisamente donde se centra toda la destrucción de empleo en los primeros meses y años de las crisis. En 2006 había 5,2 millones de trabajadores con contrato temporal en España, mientras que en 2013 la cantidad se había reducido a 3,2 millones por los efectos devastadores de la Gran Recesión y la crisis de deuda soberana europea. Mientras exista esta dualidad y desigualdad en el mercado laboral (con unos trabajadores temporales con menos derechos) será complicado acabar con los ajustes por cantidades o trabajadores. Reducir la variedad de contratos y la convergencia en los derechos de los mismos podría aliviar la situación.

Por todo ello, el éxito absoluto de la aplicación de la flexibilidad interna y de los esquemas de trabajo a corto plazo en el mercado laboral español no está asegurado, puesto que las diferencias son más que notables entre ambos países. La gran pregunta es si las deficiencias del mercado de trabajo en España fomentan este tipo de sistema productivo de bajo valor añadido y elevada temporalidad y estacionalidad, o si es el sistema productivo el que da lugar a un mercado laboral disfuncional, precario y dual. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

comentariosforum20WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 21

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Bko
A Favor
En Contra

Los alemanes tienen las empresas y nosotros los trabajadores. Primero hay que traer el dinero para crear las empresas y después comprobar si somos capaces de superar su incompetencia como jefes para conseguir vivir de la estabilidad del dinero público.

Puntuación 12
#1
HAY MUCHO POR AJUSTAR
A Favor
En Contra

ES QUE ALEMANIA CUANDO ESPAÑA IVA TAN BIEN O CREIAMOS QUE IVA BIEN CON EL GOBIERNO DE AZNAR, PUES ALEMANIA HIZO SUS REFORMAS Y EN ESPAÑA UN LADRILLERO Y UN YESAIRE COBRABA 10 EUROS METRO DE ENLUCIDO Y HOY COBRA UN EURO POR EL MISMO TRABAJO LOS OFICIOS SE COBRABA SIN ALTURA SE COBRABA MíS QUE UN INGINIERO Y UN MÉDICO HOY UN INGINIERO ES MILIURISTA NI UNA COSA NI OTRA

Puntuación 20
#2
Carmen
A Favor
En Contra

"En España, las horas trabajadas por empleado no se movieron apenas, es más, aumentaron los primeros años de la crisis mientras se destruían millones de empleos,"

Osea, horas extras, no? Y si hay horas extras, puede haber otro trabajador que las haga. Fallo.

***

" La gran pregunta es si las deficiencias del mercado de trabajo en España fomentan este tipo de sistema productivo de bajo valor añadido y elevada temporalidad y estacionales, o si es el sistema productivo el que da lugar a un mercado laboral disfuncional, precario y dual. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?"

Yo diría que ya lo teníamos pero se potenció exponencialmente con la reforma laboral. Si juntas la idea de facilitar el despido (se bajó la indemnización y aumentaron causas), con menos control a los empresarios (predominio del convenio de empresa), con la nula cultura del Gobierno en formación a desempleados, con la cultura que transmitían a la gente de abrir cualquier negocio (como si eso fuera fácil y cualquiera pudiera valer) y de decir mucho todo el tiempo que el turismo es lo más importante que tiene España... pues esto hemos conseguido. Venimos de la cultura del pelotazo del PP y de las ganancias rápidas y fáciles (turismo) que no requieren proyectos de largo alcance ni inversiones públicas.

Gracias peperoni, encima de todo esto... ladrones.

Puntuación -28
#3
Usuario validado en Google+
Josep M.
A Favor
En Contra

Al #1,

para crear empresas se necesita dinero. Correcto. Pero si creas una empresa, te va bien y te fusilan a impuestos. Pues entonces sabes que pasa, que o bien reduces el tamaño de la empresa ya que no compensa el riesgo beneficio, o simplemente no la creas.

Me diras en alemania hay mas impuestos. Falso. Por ejemplo, el pago de la seguridad social recae integramente, en el trabajador, aunque la pague la empresa, aquí hacemos que una parte la pague la empresa, así la escondemos de las estadísticas. Y de esta manera parece que en españa se paguen menos impuestos. Por ejemplo.

Puntuación 39
#4
Bko
A Favor
En Contra

Para 4# Los impuestos son ley, antes de aplicarse tienen que darse publicidad, se pueden y deben calcular antes de decir que te va bien. Una vez creada el crecer no aumenta el riesgo del empresario, el aporte es al crearla, y ya son dos personas jurídicas distintas, el riesgo es cometer delito al trabajar, pero estando en la ciudad cerca de las leyes es difícil confundirse, en el pueblo es más complicado. Las interpretaciones del portal de internet, la atención telefónica y la presencial de la administración son todas diferentes e incompatibles. Si el juez interpreta una distinta a la que has actuado te convierte en delincuente.

Puntuación -13
#5
PERROFLAUTAS
A Favor
En Contra

Lo único que van a copiar estos retrasados de Alemania, es el nacionalsocialismo de Hitler.

Puntuación 14
#6
desde Málaga
A Favor
En Contra

He vivido en el extranjero durante 10 años, en Francia y créanme, aquí no existe infraestructura empresarias y de trabajo alguna. Aquí existe la infraestructura del ser amigo y recomendado por aquél y el otro para poder tener acceso al puesto de trabajo que la Constitución española, dice: tenemos derechos de un trabajo digno para cada español, pero con la inmigración sin control, ESTO NO SE CUMPLE, es imposible.

Viva España

Puntuación 34
#7
Creando paro
A Favor
En Contra

Ja, ja, ja,.."España quiere copiar la receta de Alemania para el mercado laboral". Ni copiando serán capaces de crear empleo, más bien todo lo contrario. "Copiarán" el modelo alemán y lo transformarán en un modelo "comunista-podemita". El éxito está garantizado ... en destruir empleo, claro!

Puntuación 26
#8
Usuario validado en elEconomista.es
Ciudadano 1979
A Favor
En Contra

Estos son gilipolleces.

Todo se fue al carajo para España cuando nos metieron en Europa y desde allí se decidió que de la industria se tenían que encargar los países del norte, dejando a los del sur todo lo relacionado con turismo, servicios y demás mierdas que dependían de ellos.

Ya se aseguraron en su momento el ser el único motor estable de la economía y de paso tenernos a su merced para veranear aquí a precio de saldo teniéndonos como sus más absolutos siervos.

Y ya con la implantación del €uro nos dieron la puntilla.

Podemos copiar lo que queráis de Alemania, que como no nos traigamos aquí sus fábricas e industrias no va a servir de nada y seguiremos siendo sus camareros y siervos de por vida.

Puntuación 17
#9
Es lo que hay...
A Favor
En Contra

Si metes a 1 millon de españoles en una isla y a 1 millón de alemanes en otra, a los 10 años tendríamos 5 provincias independizadas a la gresca con idioma propio en la isla española, y un país fuerte y próspero en la alemana...

Puntuación 43
#10
Financiero
A Favor
En Contra

Brote coronavirus: tres agentes de la Policía Local que asistieron a un inmigrante con coronavirus llegado en una patera a las costas de íguilas el pasado lunes y 20 policías nacionales de Lorca, donde fue trasladado, han tenido que ser puestos en cuarentena a la espera de ser sometidos a pruebas PCR.

¿Progres, es xenofobia hablar de esto?

Puntuación 29
#11
Dudoso
A Favor
En Contra

"Por ejemplo, entre 2007 y 2013, las horas trabajadas por empleado en Alemania cayeron un 4,3%, mientras que la tasa de paro se redujo del 8,7% al 5,2% (sí, cayó el paro durante la crisis), según la base de datos de la OCDE. En España, las horas trabajadas por empleado no se movieron apenas, es más, aumentaron los primeros años de la crisis mientras se destruían millones de empleos, y la tasa de paro pasó del 8,2% al 26,1%"

Pues no lo entiendo. Si reduces horas los trabajadores cobran menos y no aumentan la contratación. Simplemente sería una medida temporal hasta que el ciclo económico comenzara a crecer.

De todas formas el problema de España es que no tiene industria, y me refiero a grandes marcas de capital español, (no las de capital extranjero) Y mientras no salga un Amancio Ortega que fabrique "coches" o "teléfonos móviles" en España, aquí seguiremos dependiendo del turismo y la construcción.

Puntuación 14
#12
Ytr
A Favor
En Contra

Cuando un podemita sale de España a buscar trabajo a donde va? A Alemania, a Reino Unido, a EEUU. Es decir, a las mecas del capitalismo. ¿Hay algún pobre que vaya a buscar trabajo a Venezuela o a Cuba?

Puntuación 22
#13
Raul
A Favor
En Contra

Van a facilitar el despido como en Alemania???? O solo una a copiar l ode las horas???

Porque el éxito del sistema alemán es la facilidad que tienen las empresas de adaptación, primero reorganizando las horas trabajadas, y después, despidiendo...

Puntuación 14
#14
Usuario validado en elEconomista.es
venacapaca
A Favor
En Contra

Para el num 3 Según tu el PP es el culpable, que la gente se haya arruinado, después de haber estado cobrando sueldos millonarios, era muy fácil, sobre todo cuando se vive por encima de sus posibilidades , no se trata de derrochar el dinero, si no de ahorrar, para cuando vengan mal dadas, en toda la historia del mundo de han dado, periodos de bonanza y de crisis ¿ sabes lo que significa lo de la vacas flacas y las vacas gordas ? pues si lo sabes no se a que viene escribir esa chorrada.

Puntuación 13
#15
A Favor
En Contra

Que suban en nómina la parte proporcional de un despido y hagan despido libre, verás que pronto se reactiva la economía y se crean puestos de trabajo. La gente tendrá más dinero que las empresas podrán pagar porque todos sus trabajadores serán productivos

Puntuación 10
#16
Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Y si luchan contra la economía sumergida???

No sería bastante más productivo...

Puntuación 7
#17
Huh
A Favor
En Contra

La foto de este artículo es contenido sexual

Puntuación -1
#18
anacasto
A Favor
En Contra

Lo primero que teneis que copiar de Alemania es a ser un pais no 17 paises con 17 gobiernos y 200.000 asesores y asesores de asesores y con 17 autonomias pensando la mitad de ellas en la independencia, Sr. Sanchez vd. cre que estas condiciones vamos a algun sitio que no sea la banca rota, pero claro vd. que va a decir si para ser presidente y ganar la mocion ha tenido que negociar con independentistas con etarras etc.

Puntuación 10
#19
olivier
A Favor
En Contra

Hola, señor Vicente Nieves. El mercado laboral es muy diferente en Alemania y España, la flexibilidad alemana es una de las características del trabajo, pero lo más importante es, en primer lugar, la estructura de las empresas alemanas, que es muy diferente, con muchas grandes empresas con más de 500 personas. Estas empresas son capaces de desarrollar mercados en todo el mundo, con presencia comercial en muchos países. ¡España no tiene eso! Además, Alemania tiene una industria mecánica muy poderosa desde la última guerra, España no tiene ninguna, no más que Francia. Desde la abolición de Alemania del Este en 1989, las empresas occidentales se han beneficiado de recursos humanos calificados del este con salarios ridículos durante varias décadas, lo que las hace competitivas.

Tenga cuidado con las amalgamas fáciles, competir con Alemania es imposible a corto plazo. ¡Alemania no es campeona mundial en exportación por nada!

Solución: debe crear nuevos campeones agrupando varias empresas españolas, francesas y portuguesas para competir con las empresas alemanas, pero eso llevará tiempo ...

Esperamos leerlo ...

Puntuación 5
#20
incredulo
A Favor
En Contra

Este Gobierno es como los malos estudiantes. No aprueban, ni copiando.

Puntuación 6
#21