Economía

¿Cuál es el secreto? Alemania saldrá de otra crisis más como la gran 'vencedora' de Europa

  • Deutsche Bank: "Alemania resurge de la crisis como una historia de éxito"
  • OCDE: "Alemania tenía el mayor número de camas UCI antes del covid"
  • Jefferies: "Los datos de alta frecuencia muestran que Alemania despierta"
Angela Merkel, canciller de Alemania. Alamy

En las crisis económicas casi todo el mundo sale perdiendo, al menos en términos agregados. Sin embargo, unas economías pierden más que otras y esta diferencia puede ser fundamental para afrontar la recuperación y reducir el sufrimiento de la población. Al igual que ocurriera entre en 2008 y 2013, en esta ocasión todo hace indicar que Alemania va ser, una vez más, el país que mejor logre capear la recesión y el que cuenta con unos pilares más sólidos para afrontar la recuperación. Parece que en Europa existen dos clases de países: los que crecen más durante las expansiones y luego lo pierden casi todo en las recesiones (España, por ejemplo) y los que crecen de forma moderada cuando el ciclo es favorable, pero sobresalen cuando las cosas vienen mal dadas (Alemania). En esta ocasión, con un impacto económico tan profundo, las divergencias podrían ser aún más amplias, incrementando las diferencias de renta per cápita con el sur.

Analizando los datos de renta per cápita en paridad de poder adquisitivo (elimina la distorsión de los precios) se puede ver que Alemania cae hacia la media de la Unión Europea cuando las cosas van bien porque el resto de países crecen más deprisa. Sin embargo, en cada crisis económica el motor de Europa sufre averías menos importantes, que le permiten arrancar antes y volver a sacar distancia al resto, sobre todo a los países del sur. Al final, tras 20 años desde el nacimiento del euro, la convergencia del sur con Alemania no se ha producido y, además, corre el riesgo de ampliarse durante esta crisis y seguir aumentando en los próximos años. Una mejor gestión sanitaria y económica en Alemania va convertir al país gobernado por Merkel en el 'vencedor' de la crisis. Casi todas las previsiones apuestan por una recesión profunda (entre un 6 y un 8% del PIB), pero mucho más moderada que la de sus vecinos del euro, con una caída del PIB que podría ser la mitad que la de Italia, España o Francia.

¿Cuál es el secreto?

En esta ocasión se han unido dos factores, el sanitario y el económico, lo que puede amplificar el resultado final. En una crisis corriente, la gestión económica de la misma, entre otros factores, puede marcar la diferencia, pero ahora la pandemia del coronavirus ha puesto a prueba, primero, la gestión sanitaria y, después, la económica. "Alemania ha resurgido de la crisis global del coronavirus como una historia de éxito indiscutible. Se convertirá en el modelo de cómo lidiar con futuras pandemias. Con mucha diferencia, ha registrado el número más bajo de muertes por millón de habitantes de cualquiera de los principales países industriales", señalan desde Deutsche Bank en un informe que analiza la respuesta germana al crisis sanitaria y económica.

La OCDE destacaba la gran gestión del país en su último volumen de previsiones economías gracias a una vasta capacidad de hacer pruebas diagnósticas (test) que se desarrolló e implementó rápidamente. Cuando comenzó la pandemia, Alemania ya tenía el mayor número de camas de cuidados intensivos entre los 22 países de la OCDE que tienen datos, y la gran mayoría de esas camas tienen ventiladores.

Las pruebas generalizadas, la alta capacidad del sector sanitario y la edad media, relativamente joven, de quienes contrajeron el virus contribuyeron a que Alemania registrara una de las tasas de mortalidad mucho más bajas que Europa, destaca el informe. Por ejemplo, en España se han producido 508 muertes por millón de habitantes, mientras que en Alemania el ratio es de 105. Todo ello ha permitido al país reabrir antes y sufrir menos durante la pandemia. En el primer trimestre, el PIB retrocedió un 2,2%, frente al 5,3% de Francia e Italia o al 5,2% de España.

Alemania supo responder rápido y de manera integral a los brotes de contagios. Sobre todo, "el sistema de atención médica ha sido capaz de brindar una asistencia inmediata y abrumadora. Sin escasez de pruebas, equipos médicos (donaron incluso 50 respiradores a España en lo peor de la pandemia), incluidas las unidades de cuidados intensivos, sin escasez de personal médico y, sobre todo, sin escasez de test. Además, las oficinas de administración de salud descentralizadas de Alemania, la Gesundheitsämter, ahora podrán desempeñar un papel integral en el enfoque de rastreo y localización para encontrar o prevenir una segunda olead de la pandemia", comentan los expertos alemanes", añaden desde Deutsche Bank.

Los economistas del banco alemán resumen la receta del éxito en cinco puntos:

-Un sistema de salud público que funciona: cobertura de seguro de salud universal, un elevado número de unidades de cuidados intensivos (UCI) y prácticas médicas per cápita. Una red local sanitaria importante que desempeña un papel clave en la identificación y el seguimiento de las infecciones.

-Un sistema federal basado en la subsidiariedad con un proceso de toma de decisiones políticas cooperativas: esto permite un enfoque de políticas unificado al tiempo que proporciona flexibilidad para los estados y los condados.

-Un enfoque conservador de política fiscal: se están desplegando rápidamente recursos fiscales sustanciales, creando la mayor respuesta fiscal que el resto de países avanzados.

-Un sistema de seguridad social muy unido y cohesionado que sirve a los ciudadanos dentro del mundo laboral: ofrece un alto nivel de protección a la fuerza laboral alemana y sirve como una herramienta eficiente para salvar las dificultades entre los empleados y las empresas.

-Empresas y sindicatos responsables y que miran al largo plazo: especialmente en las empresas familiares, la columna vertebral de la economía alemana, existe un fuerte sentido de responsabilidad y confianza mutua.

-Elevados niveles de confianza en las instituciones: la confianza de los alemanes en su gobierno y en los servicios públicos, junto a la prudencia de los alemanes (elevada propensión al ahorro), fomenta unas finanzas familiares estables, proporcionando recursos para hacer frente a las pérdidas temporales de ingresos.

Ahora, los indicadores de alta frecuencia que publica semanalmente Jefferies muestran que la economía germana está despertando más rápido que el resto. Estos indicadores evalúan desde el tráfico, transporte de mercancías, hasta el consumo al por menor, pasando por las búsquedas en Google de temas relacionados con el desempleo. Alemania ha puesto en marcha las políticas necesarias para suavizar la recesión y para dar impulso a la recuperación económica.

"La frugalidad fiscal, a menudo ridiculizada, de Alemania durante los buenos tiempos ha dado la munición necesaria para responder con total solidez y velocidad, lo que permitirá que muy pocos o casi nadie pierda su trabajo debido al coronavirus y que ningún negocio se vea obligado a cerrar sus puertas debido por el impacto de la pandemia", señalan los analistas alemanes. La deuda de Alemania sobre PIB seguirá siendo de alrededor del 80% pese a los grandes estímulos fiscales que se exponen más abajo en este artículo.

"Además, casi la mitad del programa de estímulos está dirigido de manera inteligente para apoyar los objetivos ecológicos, de digitalización y movilidad eléctrica. La recesión será fuerte, pero eso es lógico que suceda si cierras una economía. Sin embargo, pronosticamos tranquilamente que la recuperación de Alemania será una de las más rápidas entre los países industriales, lastrada solo por el comportamiento mediocre de sus socios comerciales tradicionales". Las exportaciones a Europa sufrirán mucho, pero desde DB creen que se puede compensar con un mayor número de ventas a Asia, que ha capeado mejor la crisis del Covid-19.

Alemania rompió con sus estrictos límites fiscales el 25 de marzo para emitir más deuda y financiar de un gasto adicional de 156.000 millones de euros (4,5% del PIB) para abordar la crisis sanitaria y amortiguar las consecuencias económicas iniciales. El apoyo rápido se enfocó principalmente en equipos de protección y medidas de salud, pagos en efectivo a los trabajadores autónomos y pequeñas empresas, beneficios sociales ampliados, provisiones de garantía, ingresos fiscales reducidos y aplazamientos de impuestos. Se ha brindado más apoyo de liquidez a las empresas, como programas de crédito a través del banco nacional de desarrollo (KfW), garantías de crédito e inyecciones de capital.

Un paquete adicional para 2020 y 2021 de 130.000 millones de euros (3,8% del PIB) anunciado a principios de junio tiene como objetivo estimular la demanda durante la recuperación, que incluye una bajada temporal del IVA que estimulará la demanda interna cuando más se necesita. Algunas medidas apuntan al consumo, como un bono familiar y la reducción temporal del IVA, pero otras muchas buscan aumentar la inversión en transporte público, movilidad eléctrica, infraestructura digital, educación e investigación y desarrollo. Además de los gastos del gobierno federal, la agencia laboral cubre los gastos de trabajo a corto plazo utilizando reservas acumuladas. El Banco Central Europeo se ha comprometido a "hacer todo lo necesario dentro de su mandato" para apoyar la economía de la zona del euro. La política monetaria acomodaticia y las compras de activos ampliadas respaldarán la demanda agregada, aunque hay un espacio limitado para aliviar las tasas de los escenarios anteriores a la crisis.

Alemania estaba mejor preparada

No solo es lo que se ha hecho, una buena parte del impacto depende de la estructura de la economía y del marco legislativo que ya regía sobre el país (mercado laboral, por ejemplo) en ese momento. "Todos estos factores sugieren que la economía alemana estaba mejor preparada para enfrentarse esta crisis y es probable que salga mejor que muchos otros países, como ya lo hizo después de la crisis de 2009", señalan desde DB.

Por todo ello, la tasa de paro de Alemania alcanzará en el peor caso el 7% en 2020, en comparación con las tasas de paro de dos dígitos en EEUU el resto de la zona euro. "A pesar del deterioro fiscal, el nivel de deuda alemán es mucho más manejable que en muchos otros países, sobre todo porque Alemania ha demostrado después de la unificación y después de la Gran Recesión que está dispuesto y es capaz de implementar consolidaciones fiscales. Finalmente, la gestión competente de crisis de Alemania y la capacidad de recuperación general de la sociedad no pasan desapercibidas y podrían atraer a más personas altamente calificadas del resto del mundo". Alemania saldrá fortalecida de la crisis, mientras que las economías de otros países podrían quedar con feas cicatrices.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud