Director adjunto de elEconomista. Asesor del Fondo Tressis Cartera Eco30. Promotor del Eco10 y Eco30 Stoxx

La diferencia esencial entre un fondo de inversión y un holding es que, aunque ambos controlan sociedades participadas, con el objetivo de maximizar el valor de sus inversiones, en el primer caso no existe el objetivo de gestionar y coordinar las actividades de las participadas. Berkshire Hathaway es el modelo que admiramos los inversores de holding.

Desde el primer momento he pensado que el asedio de BBVA sobre Sabadell no puede ser fruto de la precipitación. Un gestor tiraba de socarronería y me decía que lo que ha hecho Carlos Torres es como si te gusta una chica y le mandas un whatsapp para que se case contigo. Con el paso de los días creo que no puede haber tanta torpeza y que se han sucedido movimientos ya pensados en el inicio de una partida complicada de ajedrez, en la que pocos vaticinan victoria de Oliu con fichas blancas o de Torres, con negras, porque ha perdido la mano de salida.

Hemos sobrepasado una cuarta parte del año 2024 y lo hacemos con ganancias en bolsa que rondan el doble dígito. Aunque quedan muchos meses para cerrar el año, y no hemos atravesado todavía el susto que todo ejercicio hay en mercado, empiezo a tener el convencimiento de que vamos a superar la maldición de los años pares por la capacidad de las compañías de mejorar los resultados previstos. La maldición de los años pares para mí es el mayor aforismo bursátil reciente. Consistente en las caídas que se han producido en mercado en 2018, 2020 y 2022.

Que la bolsa europea tiene un atractivo sobre la estadounidense por el abaratamiento al que cotizan sus beneficios es un mantra endémico que quizás en algún momento se corregirá. Y que la bolsa española es el patito feo si se siguen haciendo ecuaciones sobre el multiplicador de sus beneficios, por su excesiva bancarización, es otro clásico eslogan de los mercados.

Entrevista

Unos meses después de celebrar su primer aniversario con su nuevo cargo de directora general financiera y de Riesgos del Grupo Catalana Occidente, Clara Gómez representa una nueva generación en la dirección de la aseguradora con objetivos nuevos, como el de simplificar la estructura de la compañía, y antiguos, como es el de seguir acometiendo adquisiciones, como la decena que se ha llevado a cabo en los últimos 20 años. De los resultados de su primer año hace una valoración "muy positiva".

Nicolás Barquero, consejero delegado de Santander Asset Management España, se muestra partidario de ampliar la distribución de los fondos de inversión libre entre los clientes minoristas, para lo que están estudiando la posibilidad de rebajar el límite de los 100.000 euros. Además, considera que mantendrán el crecimiento de doble dígito en carteras de gestión discrecional, al tiempo que subraya la oportunidad histórica que presentan los activos de renta fija para los inversores conservadores.

La pregunta de los 54.000 accionistas particulares de Naturgy, representativos del 5,5% del capital de la energética, es si el precio de la opa que sobrevuela de Taqa, la compañía nacional de energía de Abu Dabi y brazo inversor del emirato para diversificar su negocio más allá del petróleo y el gas, les convence para vender sus títulos. Si se confirma en los términos sobre los que se especula, en principio va a resultar atractiva y la lógica del más vale pájaro en mano que cientos volando caerá por su propio peso. Si la opa ronda los 26 euros supondrá una prima casi del 13% sobre el precio de mercado y del 7% respecto a lo que creen los analistas que vale Naturgy (24,06 euros). Pero es que es aquí donde radica la clave de todo lo que está ocurriendo. Tanto en el holding de inversión como en el equipo gestor de la gasista existe el convencimiento de que los analistas tienen una visión equivocada sobre la compañía. Naturgy es la peor recomendación del Ibex para las firmas de inversión, según el consenso de analistas que recogen Bloomberg y Factset. Y uno de los argumentos para Criteria y Naturgy es que no está tan claro que el beneficio después de haber alcanzado máximos históricos sea decreciente como creen los equivocados analistas.

La salida a bolsa de la compañía de perfumería Puig devuelve dos años después al mercado español un estreno bursátil. En una operación híbrida entre colocación y ampliación de capital, la compañía catalana tratará de protagonizar la mayor operación desde Aena, con una valoración de entre 12.500 y 14.000 millones de euros. La salida de Puig es la única de las colocaciones tangibles en la ventana de primavera de salidas al mercado, porque una vez anunciado el desistimiento de Astara -el brazo de movilidad de Bergé, el discreto emporio vizcaíno-cántabro que dirige en su tercera generación Jaime Gorbeña-, las colocaciones de Tendam, Europastry, Volotea y Hotelbeds trabajan más con la posibilidad de aprovechar la ventana de después del verano.

La expectativa de bajadas de tipos ha tenido un comportamiento pendular que ha hecho que la idea de aumentar duración en renta fija sea todavía poco tentadora. Pensemos en lo que ha ocurrido con el bono español: en la vorágine de la subida de tipos llegó a alcanzar el 4% de rentabilidad, mientras que cuando a finales del año pasado barruntábamos entre seis y siete bajadas del precio del dinero, su rentabilidad se fue por debajo del 2,9%. Ahora se mueve en torno al 3,2%.