Director adjunto de elEconomista. Asesor del Fondo Tressis Cartera Eco30. Promotor del Eco10 y Eco30 Stoxx

La imagen de la semana son colas en las puertas del Banco de España, en la calle Alcalá, para comprar una Letra del Tesoro que ofrece casi un 3%. Los ahorradores, con cita previa, prefieren la presencialidad para evitarse una comisión del 1,5 por mil con un máximo de 200 euros. La realidad es que podría decir que me sorprende la desorientación que tienen los españoles sobre el ahorro, pero si lo pienso bien creo que es hasta una excelente noticia que muestren su rebeldía a dejar en cuenta corrientes su dinero parado o en miserables depósitos bancarios cuando los tipos están subiendo. En julio al 0,5%; en septiembre, al 1,25%; en octubre, al 2%; en diciembre, al 2,5%; y ahora, al 3%.

Con una subida del 10%, sin acabar el mes de enero, no apartar la ganancia latente y resguardarla en renta fija hasta que se produzca una caída, como mínimo, me parece una temeridad. No creo en la suerte, pero sí en asignar valor a las cosas, y en un solo mes hemos hecho todo lo que se esperaba para el año. Así que proteger la ganancia en renta fija, con la que alcanzar un 3%-4% es un objetivo más que factible, me parece una estrategia recomendable mientras se espera una corrección para volver a entrar en bolsa.

Naturhouse ha comenzado el año sacudiéndose parte de las pérdidas (del 18%) que encajara durante 2022 en bolsa. Su sector, el de consumo, es de los más afectados por una inflación desatada. "En tiempos de crisis la gente no hace dieta, ni deja de comer queriendo", reconoce Félix Revuelta, presidente de la cadena de nutrición, que decidió echarse a un lado y nombrar a Patricia Sanz de Burgoa como nueva directora general de la compañía en noviembre del año pasado. Sin ambages, Revuelta reconoce que a la acción le falta free float, entre otras cosas, porque aprovecha cada caída para comprar y que pronto podría alcanzar el 80% del capital de seguir a este ritmo.

En el libro Un paseo aleatorio por Wall Street, Burton Gordon Malkiel escribió que cualquier mono con los ojos vendados y lanzando dardos a las páginas financieras de la lista de acciones The Wall Street Journal podría escoger una cartera que diera retornos parecidos a los escogidos minuciosamente por los mejores analistas de mercado. The Wall Street Journal recogió el testigo de esta afirmación y creó la Cartera del Mono. En el primer envite, el comportamiento de la cartera de valores elegida al azar por el mono batió al 85% de los fondos de inversión referenciados al mercado estadounidense, además de haber superado al comportamiento de los principales índices del país.

No se prodigan en entrevistas los máximos responsables de Azvalor AM, Álvaro Guzmán y Fernando Bernad, ni cuando el rendimiento de sus fondos mostraba un pobre resultado ni cuando su proceso de inversión ha comenzado por fin a ofrecer sus frutos, con casi un 46% de rentabilidad en el Azvalor Internacional y un 19% en el Azvalor Iberia el año pasado, lo que les ha permitido ganar las Ligas de la gestión activa de elEconomista.es. Tras la buena racha que les ha deparado su inversión en compañías energéticas y de materias primas, los gestores se encuentran en pleno proceso de rotación hacia otro tipo de valores, pero prefieren no comentarlos para evitar que les copien, como ya les ha ocurrido en otras ocasiones, aseguran. De lo que se muestran convencidos es del potencial que todavía albergan las carteras con unas valoraciones que califican de conservadoras.

El Camino español, creado durante el reinado de Felipe II, recorría a través de mil kilómetros los territorios de Centroeuropa en poder de la Monarquía Hispánica, o de aliados, para llevar provisiones y soldados desde Milán hasta Flandes.

Pensaba que en los Reyes Magos se creía hasta los diez años; con suerte y sin hermanos mayores, quizá algo más. Pero la inocencia en creer que es real lo que es imposible está también en los mayores.