Opinión | Tomás Arrieta

Para tomar las decisiones adecuadas sobre las pensiones hay que conocer el pasado, comprender el presente y anticiparse al futuro. Pero, sobre todo, tener en consideración las circunstancias del entorno socioeconómico en el que nos encontramos: envejecimiento de la población, natalidad, globalización, menores tasas de crecimiento económico, incesantes cambios tecnológicos y la estructura productiva de nuestro país. Dado que vamos a vivir más años, la solución girará en torno a trabajar más años o vivir con pensiones menores o una combinación de ambas; ninguna de estas opciones es atractiva y mucho menos popular.