Pedro Torrijos

Arquitecto y crítico cultural


Pedro Torrijos

Arquitectura defensiva: la cara monstruosa de la ciudad

Comenta

¿Es usted constitucionalista y está harta o harto de las esteladas que pueblan la fachada de su edificio? No se preocupe, con Smart Lens, esas banderas independentistas se transforman en resplandecientes rojigualdas. ¿El equipo de sus amores es el Atlético de Madrid pero aún no se ha acostumbrado al nuevo Wanda Metropolitano? No hay problema, gracias a Smart Lens, el nuevo estadio de su Atleti seguirá siendo, a sus ojos, el añorado Vicente Calderón.

Arquitectura

Biblioteca Binhai en Tianjin: una magnífica mentira

Comenta

Hace unas semanas, las redes sociales y los medios generalistas se llenaron de fotografías de uno de esos edificios raros que cada poco tiempo se inauguran en China para consolidar la impresión de que el gigante asiático es una potencia económica capaz de levantar construcciones públicas a ritmo vertiginoso y, bueno, también de que son, en efecto, raros.

Pedro Torrijos

La arquitectura del mal y sus edificios: pirámides, rascacielos y chalets de película de terror

Comenta

Oh, Navidad. Como seguramente habrán experimentando en sus propias carnes y pescados, queridos lectores de elEconomista, estamos a punto de terminar esas fechas del año en las que reina la paz, la alegría, la felicidad y la deglución incontrolada de alimentos. Nos reencontramos con madres, padres, abuelas, abuelos, sobrinos, primos y cuñados; nos abrazamos y después nos peleamos con ellos.

Arquitectura y simbolismo (II)

Los estadios de fútbol, obsesionados con la imagen y la silueta, pero carentes de arquitectura

Comenta

Los estadios son las catedrales de nuestro tiempo pero, tal y como señalamos en el anterior artículo, esto es una bendición y, a la vez, un problema. Bendición porque se han convertido en símbolos identitarios no solo de los clubes a los que representan sino de las ciudades e incluso de los países donde están construidos. Pero problema porque esa condición simbólica se ha exacerbado de tal manera que son solo símbolo.

Arquitectura

Arquitectura y simbolismo: si el fútbol es una religión, los estadios son sus catedrales

Comenta

El pasado martes, el Mundial de Rusia 2018 mostró por primera vez al mundo su cartel oficial, obra del pintor y diseñador Igor Gurovich. Por un lado, es un guiño a Rodchenko, El Lisitski y los demás popes de la estupenda tradición del diseño gráfico soviético; y por otro, con la figura dominante y desproporcionada de Lev Yashin, abalanzándose cual araña negra sobre el balón, rinde tributo al futbolista más famoso de la extinta URSS y a uno de los mejores porteros de todos los tiempos, si no el mejor. En palabras de la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura: "El póster de la Copa Mundial de la FIFA 2018 es un verdadero reflejo del patrimonio artístico y futbolístico ruso".

Arquitectura

Edificios chincheta (II): la casa de Up (Pixar) que resistió al centro comercial

Comenta

Quienes siguen esta columna saben que siempre se habla de arquitectura, sin embargo, la historia que van a leer, aun entrelazada con la disciplina, va más allá de la descripción, elogio o caricatura de un edificio. Porque la casa de la señora Edith Macefield en Seattle es el ejemplo más famoso de edificio-chincheta (de los que ya hablamos en el anterior artículo) y sirvió de inspiración, quizá casual, a Pixar para su película de 2009 Up, pero también esconde un relato insólito. Uno que se escapa de lo que solemos esperar cuando leemos la batalla de David contra Goliat.

Pedro Torrijos

Edificios-Chincheta: las pequeñas construcciones arquitectónicas que resisten al invasor

Comenta

Hay un elemento que define el concepto de civilización mejor que casi cualquier otro: la ciudad. La concentración de viviendas es el símbolo de la sociedad prácticamente desde que existe la sociedad. Por eso, la urbanización de terrenos antes deshabitados solía verse como signo de progreso. Digo "solía" porque todos sabemos cómo, en más de un caso, la avaricia vinculada a los desarrollos urbanísticos no traía nada de progreso sino más bien ruina, decadencia y abandono.

Premio Mies van der Rohe

DeFlat Kleiburg: reciclar brutalismo abandonado para obtener viviendas buenas, bonitas y baratas

Comenta

En su edición de este año, el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea -Premio Mies van der Rohe- recayó en el edificio DeFlat Kleiburg en Ámsterdam. A primer vistazo, resultaba raro que el jurado del segundo premio más importante del mundo y el más importante que se concede a una sola obra galardonase un bloque aparentemente anodino y con pinta de haberse construido en los años 70, época de auge del brutalismo estético y, más de una vez, irresponsable.


© Copyright Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies