Ken Fisher

Presidente de la junta de Fisher Investments Europe
Tribuna

Ya era hora de que un mercado alcista muriera de viejo! El actual, que ya dura10 años –el más largo de la historia–, acaba de marcar su mejor registro anual, +30,0%, la mejor de mis previsiones para 2019. Pero todavía aguardan buenas noticias: si bien probablemente sean menores, en 2020 continuarán las ganancias. Muchos disienten, dando por hecho que el largo camino hacia nuevos máximos del año pasado se interrumpirá. Aducen que la incertidumbre política y el tibio crecimiento son factores negativos que se están soslayando. Las elecciones en EEUU también son una incógnita, así que ¿por qué no vendemos, aseguramos beneficios y evitamos los peligros inminentes?

Tribuna

Desde el cuento del Rey Midas en la antigua Grecia a la leyenda de El Dorado durante los tiempos de los conquistadores, el oro siempre ha fascinado a la humanidad.

Tribuna

La política norteamericana acapara los titulares a ambos lados del Atlántico. La noticia sobre la petición a Ucrania por parte de Donald Trump de que investigara por tráfico de influencias a su rival potencial en las elecciones de 2020, el exvicepresidente Joe Biden, reavivó el debate sobre una eventual destitución del presidente, acusado de promover una intervención extranjera en un proceso de votación interno.

Tribuna

Los bancos centrales deberían corregir las curvas de tipos internacionales, planas e invertidas ?cuando los intereses a corto plazo igualan o superan a sus equivalentes a largo? si pretenden estimular la economía europea. Bajar tipos esta bien, como ya han hecho el BCE y a la Fed.

Tribuna

Como bien señala el célebre inversor estadounidense Warren Buffett, cuando reina la codicia conviene mostrarse temeroso, y viceversa. Es un sabio consejo que aplico, ya que, cuanto más miedo percibo, más optimista me vuelvo. Considero por ello que asistimos a una etapa muy halagüeña para la renta variable mundial –también en Europa y España.

Tribuna

A finales de julio, el Instituto Nacional de Estadística informó de que el PIB avanzó un 2,3 por ciento interanual en el segundo trimestre de 2019, confirmando una evolución sólida de la economía española. El dato iguala el PIB de Estados Unidos y excede en más del doble el de la eurozona (+1,0 por ciento). Teniendo esto en cuanta, se esperaría que la renta variable despuntara, pero eso no es lo que ha sucedido: el IBEX apenas ha avanzado este año un 8,1 por ciento hasta el mes de julio, muy por debajo de la media mundial (+20,7 por ciento) y del conjunto de Europa (+16,6 por ciento).

Tribuna

Depende de a quién pregunte, o bien el repunte de las tensiones en Oriente Próximo pondrá el petróleo por las nubes más pronto que tarde o bien la debilidad del crecimiento mundial provocará su desplome. En todo caso, los expertos coinciden en que supondrá un golpe para las economías española y europea, y también para el IBEX 35. Se equivocan, ya que, por grandes que sean las fluctuaciones, sus efectos no deberían notarse demasiado. La creencia en el poder destructivo del petróleo quedó obsoleta hace tiempo.

Tribuna de Opinión

La confianza en la economía de la eurozona cayó en abril por décimo mes consecutivo. Una encuesta realizada entre gestores de fondos reveló que cada vez son más los que, frente a otros activos, apuestan por la depreciación de la renta variable europea.

Ken Fisher

En una columna anterior expliqué por qué el estancamiento político derivado del auge del populismo, a pesar de su falta de prestigio en Europa, favorece la inacción política y, con ella, la actividad compradora en la bolsa. A este fenómeno se le suma otro con origen en Estados Unidos que contribuirá a la revalorización de las acciones en todo el mundo y, en particular, en España. El año 2019 es el tercer año de Gobierno de Donald Trump, antesala del momento dulce que atraviesan los inquilinos de la Casa Blanca todos los cuartos años. No se lo pierda. Su potencial alcista debería servir para que las acciones mundiales y españolas afiancen sus rebotes en forma de V iniciados a principios de año. Compre acciones si quiere aprovechar esta tendencia y no se olvide de los títulos estadounidenses.

Ken Fisher

La escasa confianza en la eurozona provoca que los inversores no encuentren demasiados motivos para adquirir títulos de renta variable, si bien, en mi opinión, hay muchos. El primer motivo es el dato de crecimiento económico que, incluso si fuera mínimo, superará las actuales expectativas, catastróficas para Europa según el consenso; además, España contribuirá a liderarlo. Otro motivo es el nuevo orden político que tanto nos cuesta asumir y que en realidad constituye una oportunidad, ya que el auge del populismo en toda Europa y otras anomalías del sistema, por más que se perciban como riesgos políticos, no son más que otra forma del bendito estancamiento político.