Ignacio Velilla

Managing Director de Equinix en España
Tribuna

A medio plazo, la idea de una economía global sin dinero físico podría convertirse en realidad. Puede sonar a ciencia ficción, pero, según el World Payments Report 2018, se espera que las transacciones que no sean en efectivo se aceleren a una tasa global de crecimiento del 12,7 por ciento hasta el año 2021. Por ejemplo, Canadá, Suecia y Reino Unido ya están luchando por convertirse en el país que menos transacciones realizan en efectivo del mundo si tenemos en cuenta el informe de Forex Bonuses sobre las principales sociedades cashless. También debemos estar atentos a las principales metrópolis chinas, que están emergiendo como ejemplos tempranos de economías sin efectivo debido a los métodos de pago que ofrecen los pagos digitales en aplicaciones móviles como WeChat o Alipay, y a siete países del África Subsahariana, donde el 40 por ciento de la población adulta utiliza habitualmente su smartphone para gestionar sus pagos.