Daniel Yebra

Redactor de elEconomista.es
ecobolsa

El calendario de la reparación global de la pandemia del coronavirus arranca el 31 de marzo, en el que el indicador adelantado de la actividad de China en marzo podría apuntar a una expansión. EEUU y la eurozona deberían publicar las primeras cifras esperanzadoras a finales de abril.

Deuda de la eurozona

La mutualización de la deuda de la eurozona a través de los coronabonos que exigen Italia, España o Portugal o el riesgo moral al que aluden Alemania, Holanda, Finlandia o Austria. El mercado de bonos soberanos está escenificando la confrontación que existe en el club comunitario entre los estados más endeudados y los que cuentan con mayor margen fiscal para aumentar el gasto público y hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

El sector europeo, en shock

El desplome mundial de la producción de vehículos en 2020 se prevé entre el 3% y el 9% por el impacto de la pandemia del coronavirus en la demanda pero los analistas ya esperan una recuperación en V en los próximos trimestres en China, que representa cerca del 30% del mercado global, que amortiguará el golpe para los fabricantes más expuestos al país.

Divisas

La volatilidad en el cruce del euro y el dólar alcanzó el pasado 20 de marzo máximos no vistos desde diciembre de 2011, cuando en plena crisis de deuda en Europa se puso en duda la supervivencia de la moneda común. Ese mismo día, la divisa registró mínimos en los 1,065 dólares, tras sufrir una vertical caída del 6,5% desde el 9 de marzo ante la masiva demanda de dólares. Este nivel no se veía desde que, en febrero de 2017, en el club comunitario sobrevoló el riesgo de una segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Francia entre los dos extremos euroescépticos, la izquierda de Jean-Luc Mélenchon y la ultraderecha de Marine Le Pen, que luego disipó la victoria final del liberal Emmanuel Macron.

CLAVES DE LA SESIÓN

Wall Street comienza la semana con caídas que se acercan al 3% en sus tres principales índices. Los futuros habían dado esperanzas de un rebote antes de la apertura de la Bolsa de Nueva York ante el último anuncio de la Reserva Federal (Fed). Pero no ha sido así pese a las compras limitadas de activos. El Dow Jones cede un 3,04%, hasta caer a los 18.591,93 puntos; el S&P 500 pierde un 2,93%, hasta descender a los 2.237,40 enteros, y el Nasdaq 100 se deja un ligero 0,2%, hasta situarse en los 7.008,92 puntos.

Las empresas más rentables

Eléctricas, negocios regulados, farmacéuticas y los distribuidores de productos de primera necesidad son las empresas con mayor capacidad para defender sus márgenes en un contexto recesivo.

Compras de bonos italianos

El Banco Central Europeo (BCE) mostró este miércoles que sí está pendiente del encarecimiento del coste de financiación de los estados de la eurozona en pleno aumento del gasto público como respuesta al impacto en la economía de la pandemia del coronavirus. La institución monetaria salió al rescate de Italia y ordenó comprar bonos del país de forma masiva, a través de su banco central, para frenar las ventas que habían llevado el interés de la referencia a 10 años hasta el 3%, un máximo no visto desde diciembre de 2018 –las ventas de bonos reducen su precio y suben su rentabilidad–. Este se contrajo de forma súbita hasta situarse, por momentos, por debajo del 2,3%.

Cae un 10% desde el 9 de marzo

Una de las grandes paradojas del actual crash de las bolsas es el comportamiento del oro, considerado el activo refugio por excelencia. Los futuros que cotizan sobre la onza del metal amarillo caen cerca de un 10% desde el 9 de marzo y de un 6% desde el 19 de febrero, cuando el S&P 500, el principal índice de Wall Street, tocó techó en sus últimos máximos históricos y arrancó un desplome que ha llegado a ser del 29,5% -ver gráfico-.