Daniel Yebra

Redactor de elEconomista.es
renta variable | análisis fundamental

La nueva contabilidad en base a la que Meliá presentará los resultados del cierre de 2019 el próximo 27 de febrero triplicará su deuda neta, respecto a los 607,5 millones de euros de 2018, y acercará la ratio de apalancamiento a las 4 veces, frente a las 1,97 del ejercicio pasado. La normativa NIIF 16 obliga a las compañías a situar en el pasivo "los alquileres con compromisos de pago a largo plazo", según explica la propia hotelera, lo que también acelera el ebitda (beneficio bruto de explotación), pero "en menor medida", según continúa.

Tras subir un 47% en bolsa en 2019

Société Générale fue la última firma de inversión en deteriorar la recomendación que emite sobre las acciones de Siemens Gamesa el pasado jueves 16 de enero. En su caso, de comprar a retener. Un par de días antes lo hizo Alantra, de neutral a vender. El goteo de rebajas ha sido constante en las últimas semanas, hasta el punto de que el fabricante de aerogeneradores recibe su peor consejo desde octubre de 2014, y ya es un vender para la media del consenso de mercado que sigue su cotización. Lo es por primera vez como grupo que nació de la fusión de la división eólica de la compañía alemana y de la industrial española en 2017.

Divisas

Buscar rentabilidad en el páramo del mercado de deuda o intentar acercarse al excepcional 2019 en bolsa obliga a los inversores a mirar más allá de las economías desarrolladas, en la amplia oferta de los activos de países emergentes. Un universo que en este arranque de 2020 sale más caro que nunca desde la eurozona por el efecto divisa si se observa la relación del euro respecto al índice de monedas de este tipo de países que construye MSCI, que se sitúa en zona de mínimos históricos.

Tras la presentación del nuevo Gobierno

La prima de riesgo española se encuentra a apenas 3 puntos básicos del mínimo previo a las elecciones generales del 10 de noviembre, los 61,5 enteros, de las que ha surgido el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, tras caer casi 20 puntos desde el máximo inmediatamente posterior. Un día después del anuncio de la coalición, el Tesoro presentó su estrategia para 2020 y estimó que el coste de financiación, que en 2019 cayó al mínimo histórico del 2,19% para la deuda en circulación y que hizo suelo en el 0,23% para las emisiones, subirá "solo ligeramente" si el Banco Central Europeo (BCE) mantiene un tono expansivo, "lo más previsible", descartando que una ambiciosa política de gasto del nuevo Ejecutivo o cualquier tensión con la Comisión Europea sean riesgos que lo puedan disparar.

Divisas

Tras un 2019 en el que el cruce entre el euro y el dólar se ha constriño a un estrecho rango de apenas 6 puntos porcentuales, que se limita a los 4,5 enteros en los últimos seis meses, los expertos descartan, de forma generalizada, un movimiento más profundo en 2020, de apreciación o de depreciación de la divisa comunitaria, ante la desaceleración controlada del crecimiento económico de la eurozona y la previsibilidad de las políticas monetarias a uno y otro lado del Atlántico. Siempre, eso sí, que una crisis geopolítica (véase la tensión reciente entre Irán o Estados Unidos) o la guerra comercial no vuelvan a atraer al dinero hacia el billete verde.

La guerra en la Red

Una de las caras más inhumanas y codiciosas del mercado es la reacción de ciertos inversores ante las crisis geopolíticas y los conflictos bélicos. Aquello de que "la guerra no es buena para nadie" nunca fue exactamente así. En el ensayo Los mongoles en Bagdad, el economista José Luis Sampedro resumía así las ventajas económicas de una guerra -"para quienes se la administran"-: "Los agentes de bolsa recomiendan comprar acciones de empresas de armamento mientras dura y luego acciones de constructoras para la reconstrucción".

Deuda

"Conservadora y continuista" son las palabras que Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro, repitió en varias ocasiones este miércoles para describir la estrategia de la institución que gestiona la deuda del Estado en 2020. El optimismo del cierre de 2019 fue matizado pese a la reciente formación de Gobierno y San Basilio emplazó a la aprobación de los presupuestos generales la reducción de un objetivo de emisión neta de 32.500 millones, que supera en un 62,5% los 20.000 millones del año pasado, y también el recorte del diferencial del interés que se exige al bono de referencia de España respecto a Alemania -la prima de riesgo actualmente se sitúa en 63 puntos básicos tras contraerse 55 enteros desde que arrancó 2019- y a otros países comparables de la eurozona como Francia o Bélgica -con los que existe un brecha de 40 puntos-.

Del comercio 'online' al turismo espacial

Desde 1980, la tendencia es que apenas dos compañías sobreviven entre las 10 más grandes del mundo –las más capitalizadas en bolsa– una década después. En 1990, solo la tecnológica IBM y Exxon repetían entre los gigantes a nivel global respecto a 10 años atrás. En el 2000, eran la japonesa NTT y de nuevo la petrolera estadounidense las que revalidaban su posición en este exclusivo club, del que habían desaparecido para siempre históricas como la propia IBM, como la teleco AT&T o la industrial Toyota. En el 2010, resistían únicamente Microsoft y otra vez Exxon.