Cristina García

Redactora de Bolsa&Inversión en elEconomista

Implicar más, y a largo plazo, al accionista institucional en las compañías cotizadas en las que invierte es un objetivo que se está acelerando en España. El Gobierno ya aprobó un proyecto de ley para modificar la Ley de Sociedades de Capital con medidas en este sentido, que adaptaba en parte una normativa europea -como novedad, por ejemplo, se permiten las llamadas acciones de lealtad-. Y ahora la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiere iniciar un proyecto que llevaba tiempo sobre la mesa para crear un código que incluya recomendaciones sobre la implicación a largo plazo de accionistas institucionales.

Inversiones en un mundo post Covid: Oportunidades en entornos inflacionistas

El contexto económico y financiero no parece ser en este momento el más apropiado para los inversores conservadores, aquellos que históricamente han estado centrados en el universo de la renta fija soberana. Las presiones inflacionistas están asomando la cabeza, y el mercado ha empezado a hacerse eco de ello en la primera mitad de este año, dejando pérdidas del 2,8% para los inversores en deuda global en los primeros seis meses de ejercicio.

E l precio de las materias primas vive una fuerte recuperación este año, ante la expectativa de una mejora en la situación de la economía que ha desencadenado una rotación en el mercado hacia los sectores más cíclicos. El fuerte repunte de las commodities ha llevado a los bancos de inversión a reflexionar en sus informes acerca de si se adentran en un nuevo superciclo (o, lo que es lo mismo, en un periodo prolongado de demanda anormalmente fuerte) o no... sin conclusiones contundentes por ahora. Pero en donde sí parece haber consenso es en la oportunidad que representan. Según la última encuesta de Bank of America, del mes de mayo, el 27% de los gestores las sobrepondera en sus carteras -un porcentaje que se encuentra en zona de máximos históricos-.

La bolsa europea también gusta este año al inversor americano, que en los cuatro primeros meses del año ha invertido 2.800 millones de dólares (unos 2.300 millones de euros al cambio) en fondos y ETFs centrados en este mercado, según datos de Morningstar. Más allá de la cifra, lo relevante es que estos productos no conseguían entradas de dinero en un inicio de ejercicio desde 2017, el año en el que Mario Draghi, que por entonces vestía la gorra de presidente del Banco Central Europeo (BCE), utilizó la Cumbre de Sintra para poner al mercado a pensar en una subida de tipos, que finalmente nunca llegó, pero que sirvió para dar alas a sectores cíclicos como la banca.

Entrevista con Jacobo Blanquer, consejero delegado de Tressis Gestión

La gestora de Tressis llega a sus 10 años de vida con alrededor de 500 millones de euros en activos bajo gestión y mira al futuro con optimismo: "A medio plazo el objetivo es llegar a los 1.000 millones", asegura Jacobo Blanquer, su consejero delegado, para quien la bolsa sigue siendo el activo más atractivo, aunque no descarta que "el mercado se ponga nervioso en verano".

Las grandes gestoras españolas no se plantean invertir en criptomonedas en el corto plazo. El pasado 7 de mayo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores aclaró, en una actualización de un documento de preguntas y respuestas sobre la normativa de instituciones de inversión colectiva, que los fondos de inversión y sicavs podrán hacerlo siempre que estas dispongan de negociación diaria. Consideran que aún se encuentra en una fase muy inicial de su desarrollo y están sometidas a mucha incertidumbre sobre su regulación, además de mostrar una extrema volatilidad.

Aunque estratégicamente siguen prefiriendo Estados Unidos y Europa en renta variable, de forma táctica Latinoamérica se ha configurado como una de las apuestas de BBVA para los próximos meses frente a Asia, en un entorno en el que los inversores que quieran ganar rentabilidad deberán mantener la exposición a bolsa y sin perder de vista los mensajes que puede ir mandando la Reserva Federal norteamericana desde finales de agosto sobre una posible retirada de estímulos.

Entrevista al director de estrategia de inversión de CaixaBank AM

En un entorno difícil para la renta fija, la gestora con mayor patrimonio en fondos en España traslada un claro mensaje al inversor conservador con mucho peso en deuda: "La alternativa, desgraciadamente, es la liquidez y la pérdida limitada, pero conocida".

Las hojas de ruta que siguen las tres mayores gestoras por patrimonio en España para navegar por el mercado tienen puntos en común: las bolsas aún cuentan con recorrido, a pesar de que se han encarecido, mientras que en renta fija conviene pisar el freno porque hay muchas papeletas de que la rentabilidad real (una vez descontada la inflación) sea negativa con la mayoría de tipos. Es el sentimiento de mercado que representa al 55% de la industria en fondos, que es la cuota que concentran las gestoras de CaixaBank, Banco Santander y BBVA -en ese porcentaje se incluye también el patrimonio de Bankia Fondos, integrada ahora en CaixaBank AM-.

Era algo de esperar, pero se confirmó este miércoles. Bestinver, el segundo accionista de Semapa (un holding compuesto por la papelera Navigator, una cementera y una empresa de tratamiento de residuos de animales), no acudirá a la opa de exclusión lanzada por Sodim, el holding de la familia Queiroz Pereira que ya controla el 73% de Semapa.