Cristina García

Redactora de Bolsa&Inversión en elEconomista

Las bolsas se han topado con un nuevo escollo que sortear en su escalada, y esta vez no se trata de la pandemia, ni del miedo a la inflación, ni de la subida en la rentabilidad del bono americano o del precio de las materias primas. Se trata, más bien, de la barrera que supone que tanto el parqué europeo como el americano alcancen ya ganancias del 10% en lo que va de año, un nivel en el que muchos inversores recogen beneficios a la espera de que se produzca una nueva corrección para volver a entrar en el mercado.

Un inversor hipnotizado por la fortaleza del dólar vista en las últimas semanas podría perderse una de las pocas oportunidades que quedan dentro del universo de la renta fija, como es la deuda con alta probabilidad de impago americana, que ofrece una de las expectativas de rentabilidad más altas en estos momentos, del 4%, según los índices de Bloomberg y Barclays (ver gráfico). Sin embargo, lejos de que la subida del dólar represente una amenaza, las previsiones de los bancos de inversión apunta a que el billete verde se debilitará en la segunda mitad del año, coincidiendo con una (todavía mayor) recuperación económica de Estados Unidos.

Entrevista a Rafael Ortega, gestor de 'Kronos' y 'River Patrimonio'

Los inicios de Rafael Ortega en el mundo de la gestión se remontan a 2012, cuando, a título personal, construyó una cartera permanente para rentabilizar el exceso de tesorería de una empresa familiar. El salto a la gestión profesional lo dio en 2018, cuando convirtió esa cartera en un fondo de inversión (aunque, en realidad, tiene dos, Kronos y River Patrimonio). Su filosofía, como la de los Fúcar, una familia de grandes banqueros que llegó a financiar a personajes enfrentados como Carlos V -posibilitaron su ascenso al Sacro Imperio Germánico- o Francisco I de Francia o al Papado turno. El fin, siempre, era ganar porque quien se hiciese con la victoria compensaba las pérdidas del derrotado. Y eso, en el mundo de la gestión, equivale a tener en cartera todos los tipos de activos posibles, de modo que siempre habrá alguno que sea capaz de beneficiarse de cualquier escenario económico y compense al que lo hace mal en mercado.

La rotación vista en el mercado, desde las compañías defensivas hacia las más cíclicas, ayudó a que los fondos de estilo valor defendieran las mayores subidas en el inicio de año, después de varios ejercicios marcados por las pérdidas. Tres meses después mantienen ese liderazgo. Entre los veinte mayores fondos de bolsa española por patrimonio, Magallanes Iberian Equity, gestionado por Iván Martín, se coloca ahora en primera posición, con una rentabilidad que roza el 10% desde enero, con datos de Morningstar hasta el 25 de marzo, al situarse en el 9,99% -últimos datos disponibles para poder comparar entre productos-. En el mismo periodo, los veinte mayores fondos de bolsa española por activos bajo gestión obtienen un 5,21% de media, 4,7 puntos menos que el fondo ibérico de Magallanes.

El escenario ha cambiado de forma radical para la renta fija, y sus precios lo descuentan. La campaña de vacunación en todo el mundo anticipa un aumento del consumo que ha hecho volar a las expectativas de inflación y ha insuflado el miedo en el mercado de que las subidas de tipos puedan llegar antes de lo previsto. De esta forma, el precio de muchos bonos cae ya en lo que va de año y solo un fondo español de renta fija, entre los veinte mayores por patrimonio, resiste ya en positivo desde enero.

A principios de mes, el fondo de bolsa española más rentable entre los mayores por patrimonio pertenecía a Bestinver. Unas semanas más tarde, Santalucía Espabolsa C, sube a la primera posición de esta clasificación, al conseguir una rentabilidad del 11,54% en lo que va de año, con datos de Morningstar hasta el 15 de marzo. En el mismo periodo, el Ibex 35 con dividendos avanza un 7,36%.

Por primera vez desde febrero del año pasado, el Covid-19 ya no es el principal riesgo de cola al que se enfrenta el mercado, según los gestores que han participado en la última encuesta de Bank of America. Ahora lo es la inflación, seguido, muy de cerca, de la posibilidad de que se produzca una retirada de estímulos en el mercado de bonos. El 93% de los profesionales que han participado espera una mayor inflación en los próximos doce meses, el porcentaje más alto desde que se recopilan estos datos. Se trata de un incremento que irá acompañado de una fuerte recuperación económica, y que el 48% dibuja ya que será en forma de V, frente al 10% que lo hacía en mayo.

Hace un año, en plena expansión de la pandemia, las pérdidas que sufrían los distintos perfiles de inversor daban vértigo. La dureza con la que golpeaba el Covid en todo el mundo desató ventas indiscriminadas en todos los activos, que llevaron a los inversores más conservadores -reacios a asumir riesgo- a perder un 10% en solo dos meses y medio (es lo que cedieron los fondos mixtos cautos entre enero y mediados de marzo, según datos de Morningstar). Si la renta fija no actuó como refugio, la situación en la bolsa fue aún más dramática, de modo que las carteras más agresivas se dejaron un 24% en aquel periodo. Quien tuvo aguante para mantenerse invertido, o no se vio obligado a vender, hoy, un año después, ya borra las pérdidas.

Entrevista a Ricardo Seixas, director de inversión de renta variable ibérica de Bestinver

Bestinver es el segundo accionista, con un 5% aproximadamente, de Semapa, un holding compuesto por la papelera Navigator, una cementera y una empresa de tratamiento de residuos animales. Sodim, el holding de la familia Queiroz Pereira, que ya controla un 73% de Semapa, ha lanzado una opa de exclusión a 11,4 euros.

Entrevista a Ricardo Seixas, director de renta variable ibérica de Bestinver

La primera posición de Bestinver Bolsa, el fondo que gestiona Ricardo Seixas, director de renta variable ibérica de la gestora, es el Banco Santander. A la pregunta de si cree que la entidad puede recuperar ROEs de doble dígito y su precio valor en libros, su respuesta es que sí. Sus otras primeras espadas en la cartera son Ence, Acerinox, Ibersol, CIE y la portuguesa Semapa.