Cristina García

Redactora de Bolsa&Inversión en elEconomista
Empresas

Desde el inicio del año y hasta principios de julio, el fondo de bolsa española de Caja Ingenieros, gestionado por Didac Pérez, ocupó el último puesto de la Liga de la Gestión Activa de elEconomista, a pesar de que fue uno de los cinco vehículos con mejor comportamiento en 2020. A partir de julio, este producto fue remontando posiciones hasta librarse de los tres últimos puestos, a los que ha regresado en los últimos días. Según datos de Morningstar, hasta el 1 de noviembre, Caja Ingenieros Iberian Equity desciende hasta la tercera peor posición de la clasificación, con una rentabilidad del 7,31% frente al 16,3% del Ibex con dividendos en el mismo periodo.

Desde el inicio del año y hasta principios de julio, el fondo de bolsa española de Caja Ingenieros, gestionado por Didac Pérez, ocupó el último puesto de la Liga de la Gestión Activa de elEconomista, a pesar de que fue uno de los cinco vehículos con mejor comportamiento en 2020. A partir de julio, este producto fue remontando posiciones hasta librarse de los tres últimos puestos, a los que ha regresado en los últimos días. Según datos de Morningstar, hasta el 1 de noviembre, Caja Ingenieros Iberian Equity desciende hasta la tercera peor posición de la clasificación, con una rentabilidad del 7,31% frente al 16,3% del Ibex con dividendos en el mismo periodo.

El 74% de los españoles muestra preocupación por el sistema público de pensiones, hasta el punto de que solo un 14% cree que recibirá una pensión pública cuando se jubile, y que ésta será suficiente para garantizar su nivel de vida. Es una de las conclusiones que arroja el último Informe Naranja de ING, que lleva seis años investigando la actitud de los españoles frente a esta etapa de la vida y que este año, incluye, además, un apartado en el que analiza la incidencia que ha tenido la reforma legislativa en los planes de pensiones por la que el Gobierno anunció el año pasado una rebaja en la cantidad máxima deducible con las aportaciones a los planes de pensiones del sistema individual de los 8.000 a los 2.000 euros. Y las conclusiones no son nada favorables.

Jaime Martínez, director global de Asset Allocation en BBVA AM

Una de las preocupaciones actuales de los inversores está siendo hasta qué punto la inflación va a ser algo transitorio o se va a convertir en más estructural. Pero en la gestora del BBVA advierten de que los modelos que analizan las subidas de precios no están afinados para recoger el impacto de una conmoción en la oferta.

En un periodo de 25 años

Los 1,95 millones de partícipes que se concentran en los planes de empleo consiguen rentabilidades superiores, de media, a las que obtienen los 7,42 millones que hay en planes de pensiones del sistema individual. Aunque la diferencia a favor de los primeros se observa en todos los plazos, se agudiza especialmente cuando se observan los resultados de ambos vehículos de ahorro en el largo plazo. Según datos de Inverco, a cierre del primer semestre, los planes de empleo han ofrecido de media 1,3 puntos de rentabilidad extra al año durante los últimos 25.

En un año de subidas casi ininterrumpidas para las bolsas, con permiso de septiembre, que trajo la volatilidad de vuelta, los treinta y un fondos de gestión activa que invierten en el mercado español ganan dinero este año. Sin embargo, cuatro destacan por encima del resto con alzas superiores al 20% desde enero, con datos de Morningstar hasta el pasado 18 de octubre, frente al 13% que suma el Ibex con dividendos en el mismo periodo, 7 puntos más.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha puesto sobre la mesa un borrador del anteproyecto de ley de fondos de pensiones de promoción pública y planes simplificados, al que ha tenido acceso elEconomista, que describe el marco que regulará la entrada de distintos planes colectivos de empleo de promoción pública, alejando, así, la idea de un macrofondo de pensiones. Editorial | La industria tradicional está abocada a rebajar las comisiones.

Empresas

Los regalos a cambio de domiciliar la nómina en un determinado banco siempre han sido un clásico..., pero un clásico venido a menos en los últimos años. Las míticas vajillas, televisiones o videoconsolas ya no son tan frecuentes, como tampoco lo son las remuneraciones en metálico. Sin embargo, desde hace algún tiempo, la banca ha vuelto a utilizar el reclamo de regalar dinero a aquellos clientes que domicilien la nómina, con cantidades que llegan a alcanzar los 300 euros en algunos casos, a cambio de que el cliente se case con ellos un mínimo de 24 meses, casi siempre.

Llueve sobre mojado. El nuevo golpe fiscal a los planes de pensiones del sistema individual llega en un momento en el que estos productos de ahorro finalista han visto salir 231 millones de euros entre enero y septiembre, según los últimos datos publicados ayer por Inverco -es decir, el dato ni siquiera recoge el impacto que tendrá la nueva bajada en la cantidad deducible en IRPF, de 2.000 euros anuales a 1.500, que el Gobierno recoge en los Presupuestos Generales del Estado para 2022-. Por lo pronto, la anterior reducción, de 8.000 a 2.000 euros, anunciada el año pasado y que ha entrado en vigor en éste, ya ha provocado que los planes de pensiones del sistema individual vivan su peor año hasta la fecha desde 2016, cuando en el mismo periodo salieron 313 millones.

Asumir más riesgo o asumir pérdidas, la encrucijada

El fuerte repunte de la inflación, que en España se ha disparado hasta el 4% en septiembre, propulsada por la subida del precio de la electricidad, ha introducido al inversor de perfil más conservador en una encrucijada. Gracias al pequeño porcentaje que por definición puede invertir en bolsa, de hasta el 35%, sus carteras consiguen una rentabilidad media del 2,5% en lo que va de año, según datos de Morningstar -que es lo que ofrecen los fondos mixtos más cautos-, ya que la parte dedicada a los bonos apenas aporta rendimientos. Hace unos años habría sido suficiente para cumplir el objetivo básico de toda inversión, que es cubrir el incremento del coste de la vida. Pero ya no basta. El alza del IPC provoca que la rentabilidad real que obtiene un inversor de este tipo, una vez descontada la inflación, sea negativa. Sufre pérdidas latentes del 1,5%.