Benjamí Anglès Juanpere

Profesor de Derecho Financiero y Tributario de la UOC

El Consejo de Ministros ya ha "arreglado" lo de la plusvalía municipal, tal y como anunció la ministra Montero. Cuatro años y dos gobiernos después de la anterior sentencia del Tribunal Constitucional en 2017, la cual ya requería al legislador adecuar este impuesto municipal, finalmente se ha aprobado la reforma legal mediante la cual se quiere subsanar la declaración de inconstitucionalidad dictada el pasado 26 de octubre por el alto tribunal.

Como si de una serie de televisión de juicios y abogados se tratase, el Tribunal Constitucional nos ha brindado un perfecto spoiler del final judicial del culebrón de la plusvalía municipal, anunciando, antes de publicar la sentencia, el contenido de la parte dispositiva por la que declara la inconstitucionalidad de los artículos de la Ley de Haciendas Locales que establecen el cálculo de la cuota del impuesto. Lógicamente, sin posibilidad de determinar las cuotas, el impuesto deja de tener sentido como fuente de ingresos para los municipios.

Con el anunció de Raquel Sánchez, ministra de Transportes, sobre la suspensión del plan de ampliación del Aeropuerto del Prat, termina el acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat logrado hace a penas 5 semanas. Aunque ya hace tiempo que la política nos tiene acostumbrados a los cambios de criterio y al donde dije digo digo diego, la decisión de ampliar el aeropuerto de la capital catalana es uno de esos proyectos que no puede tomarse tan a la ligera, ya que, de llevarse a cabo, tendría una repercusión en la economía catalana y española durante décadas.

El reciente anuncio de la creación de una autoridad central europea contra el blanqueo de dinero, más que demostrar la voluntad de Bruselas de luchar contra el blanqueo de capitales, lo que demuestra es el fracaso hasta ahora de su empeño para terminar con el enorme problema de lavado de dinero dentro de las fronteras comunitarias. La primera directiva relativa a esta cuestión es de 1991 y desde entonces ya ha sido modificada en seis ocasiones. 

La irrupción de lo digital en nuestro día a día ha superado lo predecible. El teletrabajo se ha generalizado y consolidado en un tiempo récord; la educación online ha cobrado protagonismo frente a la enseñanza presencial en un solo curso; las compras por Internet ya superan al comercio tradicional, y el entretenimiento a través de plataformas y videojuegos ha convertido el salón de casa en el principal espacio de ocio familiar casi sin darnos cuenta. En menos de un año, hemos pasado de tener que desplazarnos para realizar casi todo a poder hacer cada una de estas actividades desde el sofá de casa.

Cómo queda la fiscalidad de los alquileres de los locales de negocios que se han modificado debido a la caída de ingresos por la obligación de cerrar o reducir sus aforos

Entre los cambios que el coronavirus ha acelerado está la generalización y consolidación del teletrabajo. No es de extrañar que el Gobierno haya decidió regular esta materia ante la rápida expansión de esta modalidad de trabajo a distancia, sobre todo pensando en el escenario post pandemia. En este sentido, se acaban de aprobar sendas normas que afectan tanto a las empresas y trabajadores del sector privado como a todas las Administraciones y empleados públicos. Aunque parecidas en el objetivo que persiguen, la regulación del teletrabajo en el sector privado es bastante más extensa y detallada que la parca redacción que modifica el Estatuto del Empleado Público.

El Tribunal Supremo ha cerrado definitivamente la puerta a los ayuntamientos a que puedan gravar las viviendas vacías con una tasa propia. Mediante una reciente sentencia, ha declarado ilegal la tasa aprobada en 2016 por el Ayuntamiento de Badalona que imponía un gravamen a los propietarios de pisos vacíos, igual como ya hizo el año pasado con una tasa similar del Ayuntamiento de Barcelona.

opinión

Todos los que tenemos una nómina sabemos que una cosa es el sueldo bruto y otra el sueldo neto que finalmente cobramos. Aunque también sea salario, una parte se va cada mes directamente a Hacienda en concepto de retenciones. Pero ¿qué son estas retenciones? Pues son pagos a cuenta del IRPF, es decir, pagos avanzados del Impuesto de la Renta para que, cuando tengamos que presentar la declaración anual, no tengamos que pagar toda y de una vez la cuota resultante. Sería como pagar a plazos el impuesto pero por adelantado.

En plena desescalada del confinamiento por el Covid-19, son muchas las voces que opinan sobre cómo será el mundo post-coronavirus. La mayoría auguran grandes cambios sociales y económicos bajo la premisa de que nada volverá a ser igual. No obstante, también coinciden en señalar que el coronavirus no es el causante sino una especie de reactivo que estaría acelerando los cambios generados por la irrupción de las nuevas tecnologías.