Benjamí Anglès Juanpere

Profesor de Derecho Financiero y Tributario de la UOC

La irrupción de lo digital en nuestro día a día ha superado lo predecible. El teletrabajo se ha generalizado y consolidado en un tiempo récord; la educación online ha cobrado protagonismo frente a la enseñanza presencial en un solo curso; las compras por Internet ya superan al comercio tradicional, y el entretenimiento a través de plataformas y videojuegos ha convertido el salón de casa en el principal espacio de ocio familiar casi sin darnos cuenta. En menos de un año, hemos pasado de tener que desplazarnos para realizar casi todo a poder hacer cada una de estas actividades desde el sofá de casa.

Cómo queda la fiscalidad de los alquileres de los locales de negocios que se han modificado debido a la caída de ingresos por la obligación de cerrar o reducir sus aforos

Entre los cambios que el coronavirus ha acelerado está la generalización y consolidación del teletrabajo. No es de extrañar que el Gobierno haya decidió regular esta materia ante la rápida expansión de esta modalidad de trabajo a distancia, sobre todo pensando en el escenario post pandemia. En este sentido, se acaban de aprobar sendas normas que afectan tanto a las empresas y trabajadores del sector privado como a todas las Administraciones y empleados públicos. Aunque parecidas en el objetivo que persiguen, la regulación del teletrabajo en el sector privado es bastante más extensa y detallada que la parca redacción que modifica el Estatuto del Empleado Público.

El Tribunal Supremo ha cerrado definitivamente la puerta a los ayuntamientos a que puedan gravar las viviendas vacías con una tasa propia. Mediante una reciente sentencia, ha declarado ilegal la tasa aprobada en 2016 por el Ayuntamiento de Badalona que imponía un gravamen a los propietarios de pisos vacíos, igual como ya hizo el año pasado con una tasa similar del Ayuntamiento de Barcelona.

opinión

Todos los que tenemos una nómina sabemos que una cosa es el sueldo bruto y otra el sueldo neto que finalmente cobramos. Aunque también sea salario, una parte se va cada mes directamente a Hacienda en concepto de retenciones. Pero ¿qué son estas retenciones? Pues son pagos a cuenta del IRPF, es decir, pagos avanzados del Impuesto de la Renta para que, cuando tengamos que presentar la declaración anual, no tengamos que pagar toda y de una vez la cuota resultante. Sería como pagar a plazos el impuesto pero por adelantado.

En plena desescalada del confinamiento por el Covid-19, son muchas las voces que opinan sobre cómo será el mundo post-coronavirus. La mayoría auguran grandes cambios sociales y económicos bajo la premisa de que nada volverá a ser igual. No obstante, también coinciden en señalar que el coronavirus no es el causante sino una especie de reactivo que estaría acelerando los cambios generados por la irrupción de las nuevas tecnologías.

Benjamí Anglès Juanpere

Tras dos meses de confinamiento, la producción normativa para combatir los efectos económicos de la pandemia del Covid-19 ha sido realmente extraordinaria, siendo su seguimiento en ocasiones ciertamente complicado. No es extraño que los autónomos y las pymes puedan tener dificultades para conocer el contenido de todas las medidas acordadas y saber cómo pueden afectarles. Ante un escenario económico muy negativo, es vital que cualquier medida que persiga aliviar sus problemas financieros sea conocida y que puedan disfrutar de sus beneficios.

El Gobierno ultima la aprobación del llamado 'ingreso mínimo vital' como una nueva medida para paliar los perjuicios económicos que está causando la pandemia del Covid-19. Se trataría de una ayuda temporal para aquellas personas que se han quedado sin ingresos por culpa del coronavirus y que no pueden cubrir sus necesidades básicas al no poder acceder a ninguna de las prestaciones o ayudas aprobadas por el Gobierno o por ser estas insuficientes.

A pesar de la suspensión de plazos tributarios decretados por el Gobierno, como medida para hacer frente a los perjuicios económicos del coronavirus, dicha medida no afecta a los impuestos que se autoliquidan, como el IRPF, de modo que el 1 de abril ha empezado la campaña de la Renta y todos los sujetos a este impuesto tendrán que presentar las correspondientes declaraciones durante los meses de abril, mayo y junio, como es habitual.

Se dice que toda enfermedad afecta fundamentalmente a dos colectivos, en primer lugar a los propios enfermos, pero también a las personas encargadas de su cuidado. El coronavirus, además de enfermos y familiares, también está teniendo una importante afectación sobre la economía mundial, en un momento en el que todos los indicadores anunciaban una ralentización de la misma y algunos analistas ya estaban hablando de escenario de precrisis.