Profesor de Derecho Financiero y Tributario de la UOC

Ante el desconcierto del respetable, tenemos nueva faena del Tribunal Supremo, que acaba de brindar una sentencia fallando que los intereses de demora, que paga Hacienda cuando acuerda una devolución de ingresos indebidos, son una ganancia patrimonial para los contribuyentes que los perciben, de modo que están sujetos al Impuesto de la Renta.

Tras meses de duras negociaciones y de tira y afloja entre los socios comunitarios, finalmente los Estados miembros de la Unión Europea (UE) han acordado por unanimidad aplicar un impuesto mínimo del 15% a las multinacionales que superen los 750 millones de euros de ingresos anuales. Este acuerdo llega tras el alcanzado en similares términos por la OCDE el año pasado, y tendría que entrar en vigor antes del 31 de diciembre de 2023.

A través de la propuesta de ley para el establecimiento de gravámenes temporales al sector energético y a las entidades de crédito, el Gobierno quiere introducir el nuevo Impuesto temporal de solidaridad a las grandes fortunas. Con este nuevo impuesto, se pretende complementar el actual Impuesto sobre el patrimonio, cedido a las Comunidades Autónomas, y aplicar un nuevo gravamen al patrimonio neto de las personas físicas cuando sea superior a los 3 millones de euros.

Si hay un impuesto municipal que ha dado de qué hablar durante los últimos años, y sigue dando de qué hablar, ese es el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos urbanos cuando éstos se transmiten, más conocido como la plusvalía municipal. Cabe recordar que fue necesario llegar hasta el Tribunal Constitucional para declarar en 2017 que este impuesto no se podía liquidar en aquellos casos en los que no existiera un incremento de valor de los terrenos transmitidos (vaya sorpresa!); y que, a pesar de ello, fueron necesarias posteriores sentencias del Tribunal Supremo (en 2018) y de nuevo del Constitucional (en 2019 y 2021) para clarificar y confirmar el alcance de la primera sentencia, así como para obligar al legislador a modificar la ley de haciendas locales que regula el impuesto.

El planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática debido al calentamiento global y a la contaminación por la actividad humana. Sin duda, los avances tecnológicos permiten introducir cambios en los procesos productivos y sistemas de transporte para hacerlos más respetuosos con la naturaleza. Pero los tributos también pueden ayudar en la lucha contra el cambio climático, es lo que se conoce como fiscalidad medioambiental.

¿Alguien se acuerda de la rebaja del IVA del cine? Fue en junio de 2018 cuando se decidió pasar del tipo impositivo general del 21% al reducido del 10%, ante la reivindicación unánime del sector como una medida necesaria para recuperar el número de espectadores. A pesar de esa rebaja, los espectadores han seguido cayendo y el precio medio de las entradas se ha mantenido e incluso superado con el paso del tiempo, de modo que el supuesto ahorro fiscal no ha repercutido en los consumidores sino que ha ido a mejorar los maltrechos márgenes de las empresas del sector.

Entre las múltiples actuaciones de control que viene realizando Hacienda en los últimos años, se encuentran en el punto de mira las plataformas digitales que facilitan las ventas online de productos de segunda mano, cuya intermediación se ha disparado, sobre todo por efecto de la pandemia del Covid 19, y que ya representan más del 75% del comercio entre particulares. Aunque puedan parecer actividades libres de pagar impuestos, es necesario tener en cuenta algunas cuestiones.

La Dirección General de Tributos se ha pronunciado sobre la sujeción al Impuesto de plusvalía municipal de las transmisiones de inmuebles realizadas tras la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado 26 de octubre de 2021, y antes de la reforma legal urgente de dicho impuesto publicada en el BOE del 9 de noviembre del mismo año.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) acaba de sacarle los colores a Hacienda a cuenta del Modelo 720, el formulario que tienen que presentar los residentes en España con bienes en el extranjero y que, desde su aprobación por el ministro Montoro en 2012, ha servido para aflorar los bienes de cientos de contribuyentes, algunos muy famosos, y que ha permitido a las arcas públicas ingresar un volumen considerable de deudas tributarias.

El primer ministro del Quebec, François Legault, ha anunciado la posibilidad de aplicar un impuesto a las personas que no se vacunen contra la Covid19. A pesar de que alrededor del 85% de sus habitantes ya han recibido al menos una dosis, esta provincia canadiense concentra el mayor número de enfermos y fallecidos del país por la pandemia.