Retail - Consumo

Los precios suben un 63% en el campo tras recibir ayudas de 1.800 millones

  • En los últimos dos años los alimentos acumulan subidas en origen de más del 71%

La tensión en la cadena alimentaria por la subida de los precios va en aumento cada día que pasa y los precios no paran de subir. En solo un año, y a pesar de haber recibido ayudas por valor de 1.800 millones de euros, agricultores y ganaderos han subido un 62,7% en solo un año y un 71,2% en dos, el precio de sus productos debido a la escalada también de los costes que soportan y que, según denuncian, está provocando una pérdida de su rentabilidad.

La cebolla es la que ha experimentado la mayor subida entre febrero de 2022 y el mismo mes de este año. Su coste en origen se ha encarecido un 368%, pasando de tener un precio de 0,12 euros a 0,58 en febrero de este año.

La naranja es otro de los productos agrícolas que más variaciones de valor ha sufrido, pues en febrero de 2022 tenía un precio de 0,12 euros y ahora ronda los 0,35 euros, lo que supone un incremento del 204,7%. En el podio de los alimentos que más se han encarecido, también se incluye los huevos con una subida del 98,2%, lo que ha provocado que pasen de costar en origen 0,84 euros a 1,66 euros.

Son muchos más, no obstante, los alimentos que siguen sumidos en esta oleada de costes. Ya fuera del ranking, pero también con subidas significativas, están productos como la patata (86,8%), el pimiento verde (83,6%) o el arroz (61,3%). Asimismo, con incrementos de precios entorno al 50% están el calabacín (59,6%), la leche (58,7%), el limón (54,1%), la zanahoria (52,4%) y el cerdo (52,3%).

Si bien es cierto que la tendencia es que los precios del campo se estén encareciendo, también hay productos que han reducido su valor. Por ejemplo, el plátano ha sufrido una caída del 54,5% y en febrero de 2023 tenía un precio de 0,35 euros. Algo similar ocurre con la pero, que pasa de tener un precio de 0,80 euros a 0,71.

Desde el Gobierno mantienen que "se han aprobado medidas urgentes y extraordinarias para hacer frente a la situación que vive el sector primario, afectado por el incremento de los costes de la energía y encarecimiento de insumos y materias primas, que se ha visto agravada por la guerra en Ucrania y por la situación de sequía".

Ayudas al sector

En total, las medidas aprobadas para el sector primario en varios reales decretos-ley suman más de 1.800 millones de euros en apoyos, tanto de ayudas directas para los sectores afectados, como en medidas de liquidez, rebaja en el coste del combustible, rebajas fiscales, exención de cánones o abaratamiento del agua desalada.

En el caso del sector agrario hay ayudas de estado a productores de leche (vacuno, ovino y caprino), con 169 millones de euros, financiadas íntegramente por el Estado. Además, están las ayudas contempladas en la Organización Común de Mercados Agrarios para otros sectores afectados, como vacuno, ovino y caprino de carne, pollos, conejos y cítricos, por un importe de 193,43 millones de euros, de los que 64,5 millones proceden de la reserva de crisis de la PAC y el resto están cofinanciados por el Estado.

Y desde el ministerio de Agricultura destacan también las "ayudas directas para paliar el incremento del precio de los fertilizantes, dotadas con 300 millones de euros" o "la importante rebaja del IRPF que ha beneficiado a la inmensa mayoría de agricultores y ganaderos que tributan por el método de estimación objetiva (unos 850.000 declarantes), tanto por la rebaja generalizada del rendimiento neto (20 %) en el ejercicio 2021, como por la rebaja de los módulos por adversidades en zonas y sectores concretos, así como los índices correctores para aquellos ganaderos que más dependen de la compra de piensos y otros productos para alimentar a sus animales, o los regantes que utilizan energía eléctrica".

En total, ha supuesto más de 1.000 millones de euros de rebaja de la base imponible. Como novedad, para 2022, se ha añadido una bonificación en el rendimiento neto por el 35 % del importe del gasóleo agrícola y por el 15 % del importe de los fertilizantes efectivamente utilizados".

Otras ayudas, como la exención del IBI rústico en 2022 en las explotaciones con pérdidas de ingresos significativas en el ejercicio 2021 (de al menos un 30 % o 20 % en zonas con limitaciones naturales específicas), la exención del canon de regulación y de la tarifa de utilización del agua en las cuencas hidrográficas del Guadalquivir y del Guadiana para los usuarios que hayan tenido reducciones significativas de las dotaciones en 2021 y 2022 o el aplazamiento de las cuotas de la Seguridad Social (4 meses).

También destaca el incremento del presupuesto de las ayudas a la contratación de seguros agrarios, con 60 millones de euros más en 2022, lo que ha permitido incrementar la subvención estatal unos 10 puntos porcentuales de media. "Para 2023, contamos con 317,7 millones de ayudas para la contratación de este tipo de seguros", aseguran en Agricultura.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud