Bolsa, mercados y cotizaciones

Europa cae más de un 4% semanal: la inestabilidad política contagia al Ibex 35 y cede los 11.000 puntos

  • El Ibex 35 no registraba un descenso igual desde la crisis de SVB, en marzo de 2022
  • Al mercado le preocupa el partido de Le Pen y la coalición de izquierdas
  • Ante la incertidumbre, los inversores se refugian en el bono alemán

Las bolsas europeas han vivido una de sus peores semanas en mucho tiempo. El Ibex 35 no caía con tanta contundencia desde que surgieron las tensiones bancarias en marzo de 2023, es decir, hace más de un año, mientras que la bolsa francesa no retrocedía tanto desde que empezó la invasión rusa de Ucrania, en febrero de 2022, hace más de dos años. El EuroStoxx 50 no acumulaba una pérdida similar desde septiembre de 2022. Mientras, los inversores han reaccionado buscando refugio en la deuda alemana.

La incertidumbre política lleva sacudiendo a la renta variable desde las elecciones europeas del fin de semana, que constataron el ascenso de la extrema derecha en varios países, como Francia o Alemania. De hecho, el presidente galo, Emmanuel Macron, convocó elecciones legislativas tras los resultados en el continente. Ahora se teme que el partido de Marine Le Pen, Rassemblement National, sea el favorito, lo que podría implicar una política fiscal expansiva y ahondar aún más en el endeudamiento público del país.

Paralelamente, el otro flanco con posibilidades en las elecciones del país vecino es la coalición de izquierdas, que ha presentado una propuesta para borrar el legado económico de Macron. Plantean subir el salario mínimo o volver a bajar la edad de jubilación a los 60 años, algo que también preocupa a los mercados, ya que igualmente conduciría a un mayor gasto fiscal. Este bloque ha dicho que compensaría dichas medidas con una mayor recaudación a las empresas, pero las dudas no cesan ante dos alternativas que 'amenazan' con un gasto excesivo. Ante esta perspectiva, el ministro de finanzas, Bruno Le Maire, ha advertido que el país puede vivir una crisis financiera al estilo de lo que ocurrió en Reino Unido con el breve mandato de Liz Truss.

Estas perspectivas han lastrado a la renta variable del Viejo Continente. El Ibex 35 ha registrado un retroceso semanal del 3,6%, una caída no vista desde marzo de 2023, cuando las tensiones financieras sacudieron las bolsas mundiales y se produjo el primer colapso bancario con Silicon Valley Bank (SVB). Este viernes, el selectivo nacional llegaba a bajar un 1,5%, aunque ha moderado su descenso a cierre al 0,67% hasta los 10.992,3 puntos

A nivel técnico, el soporte de los 11.000 es clave, como explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader. "Al ceder al cierre semanal el soporte psicológico de los 11.000 puntos, la pérdida de este soporte abre la puerta a un contexto más correctivo que consolidativo que podría llevar al selectivo español a buscar la zona de mínimos de abril en los 10.500 puntos, algo que vería como una oportunidad magnífica para volver a comprar bolsa española con una orientación de medio plazo", señala.

En la jornada, Colonial, Amadeus e IAG son los tres peores valores, con pérdidas superiores al 2%, mientras que el contraste lo marca Solaria, envuelta en rumores de opa no confirmados, que la han aupado un 9,8% a cierre.

Fuera de casa, el rojo se ha extendido por todos los índices y el peor parado ha sido el CAC 40 francés. Baja más de un 6% semanal, su peor marca acumulada en cinco sesiones desde febrero de 2022, cuando Rusia invadió Ucrania. El indicador pierde más de un 2,5% este viernes y se mueve sobre los 7.500 enteros. La firma de defensa Thales encabeza los números rojos, al dejarse más de un 6% ante un ofrecimiento de Vladimir Putin a Ucrania para emprender negociaciones de un alto al fuego.

El EuroStoxx 50 también baja un 4% semanal y las pérdidas de hoy rozan el 2% al finalizar la jornada, con lo que la referencia europea se distancia de los 4.900 enteros. Las pérdidas acumuladas en el Dax rondan el 3% y las de la jornada superan el 1%, lo que deja al índice algo por encima de los 18.000 puntos.

Con estos retrocesos, los índices europeos se han alejado de los máximos que venían de alcanzar. El Ibex 35 se situaba a principios de junio en máximos anuales y niveles no vistos desde 2015 tras superar los 11.400 enteros. El índice ahora cotiza bajo los 11.000 puntos. Poco antes, el Dax alemán alcanzaba niveles nunca antes vistos, muy cerca de los 19.000 enteros. El Cac 40 presumía también de moverse en lo más alto de su historia y el EuroStoxx 50 se movía en máximos de principios de siglo.

A lo largo de este ejercicio, las bolsas europeas han subido ante la expectativa de que el Banco Central Europeo (BCE) recortaría los tipos de interés este año, como así se confirmó la semana pasada con el primer descenso de 25 puntos básicos. Esta semana han pausado los avances, al pesar más la situación política.

Ahora arrastra a Francia y a las bolsas europeas la incertidumbre política. De hecho, el país galo ha bajado a la segunda división de la deuda, equiparándose a los países periféricos. El bono francés con vencimiento a una década renta más que la misma referencia portuguesa, ahora prácticamente parejas con rentabilidades del 3,17% y el 3,16%, respectivamente. La deuda francesa apenas registra hoy movimientos significativos, pero el bono español, portugués e italiano sí están acaparando compras.

Ecos de la crisis de deuda

Lo llamativo es que los inversores se están refugiando en la deuda alemana y el yield de la deuda a diez años corrige 12 puntos básicos, el reverso de la subida de su precio. El título renta un 2,35%, mínimos desde abril. "Es difícil ignorar los paralelismos entre nuestra situación actual y el momento de la crisis de la deuda soberana de 2012, ya que existe ese enfoque familiar en los resultados electorales, los diferenciales de los bonos soberanos y la sostenibilidad de la deuda", alerta Jim Reid, analista de Deutsche Bank.

Más allá de las cotizaciones de la deuda de este viernes, Link Gestión explica que se está poniendo el foco en los países que siguen engordando su deuda: "Los inversores en Europa han pasado a centrar su preocupación en los niveles de deuda de los distintos países, especialmente de los de sur de la región que, además, con la excepción de Portugal y Grecia, siguen aumentando sus niveles de endeudamiento público a ritmos elevados", explica Juan José Fernández-Figares, director de la firma.

Por otra parte, el euro se debilita frente al dólar. En la semana, la divisa única cede más de un 1% en el par y se intercambia a 1,069 billetes verdes, en mínimos de seis semanas. Los diferentes ritmos y tiempos de política monetaria en EEUU y Europa, también han presionado a la baja a la divisa europea, además, de la tumultuosa semana en Francia. "Hasta ahora habían mantenido una coordinación en materia de política monetaria, afectará a la relación de divisas y rentabilidades públicas", señalan los gestores de Fidelity. Y añaden que "nuestra hipótesis de base es que no haya ningún recorte este año [por parte de la Fed], pero si el progreso de la inflación continúa durante los meses de verano o los mercados laborales empiezan a mostrar algunos signos de tensión, sí que vemos aumentar la probabilidad de que haya uno".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud